Back to top
22.06.2021

“Los niños lloraban mucho. Ya no podíamos respirar. El combustible acababa de terminar cuando MSF nos rescató”

Estas tres historias desgarradoras de tres hombres que rescatamos en el Mediterráneo central a bordo de nuestro barco de búsqueda y rescate hablan de torturas en Libia, arrestos arbitrarios en centros de detención y violencia extrema en la ruta más mortífera del mundo.

-A A +A

Los días 10, 11 y 12 de junio de 2021, nuestros equipos a bordo de nuestro barco de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central, el Geo Barents, llevaron a cabo siete rescates. En menos de 48 horas, subieron a bordo de manera segura a 410 hombres, mujeres, niños y niñas, incluida una mujer embarazada y 91 menores no acompañados. Algunos de los supervivientes nos contaron sus desgarradoras historias de supervivencia al intentar cruzar la ruta migratoria más mortífera del mundo.

 

“Hemos pasado casi tres días en el barco en el mar sin nada para comer ni beber. Era de noche cuando dejamos Zuwara. Los niños en el barco con nosotros lloraban mucho. Estábamos en la cubierta inferior de este barco de madera y ya no podíamos respirar. Teníamos botes de combustible que acababan de terminar cuando llegó MSF para rescatarnos”.

Hombre de Costa de Marfil

 

Traspaso de la barca a una de las lanchas de rescate del Geo Barents.

“Mi tercer intento de cruzar el mar fue desde Zawiya, en agosto de 2020. Éramos aproximadamente 50 personas en un bote de madera. A la 1:30 de la mañana fuimos a la playa y partimos. Estuvimos en el mar un día y medio. Luego fuimos atrapados por la Guardia Costera de Libia. Nos devolvieron a al Joms. Al igual que en las dos últimas veces que me devolvieron, los guardacostas nos golpeaban y golpeaban. Cuando llegamos al puerto de al Joms, mis amigos y yo intentamos escapar. La policía abrió fuego contra nosotros y dos de mis amigos murieron. Otros tres resultaron heridos. Eran mis amigos, pero tuve que huir, porque si me atrapaban, sabía que también me matarían”.

Joven, de Darfur, Sudán

 

El 11 de junio, en el segundo rescate, nuestros equipos rescataron a 97 personas de una barca de madera cerca salida de la costa Libia.

 “Incluso cuatro días en Libia es demasiado largo y peligroso. Estaba con un grupo de otros sudaneses de Darfur haciendo el viaje a Libia. Primero, nos quedamos encerrados en una casa, porque era demasiado peligroso para los sudaneses o las personas negras caminar por las calles. Luego estuve atrapado un mes en un centro de detención en Beni Walid. Tuve que pagar por mi libertad para salir y llegar a al Joms.

En el barco, con otras 75 personas en el mar, vimos un avión sobre nosotros. Tomó fotos. Dos aviones. Uno blanco por la mañana y otro gris por la noche. Justo después llegó un barco. Un barco del gobierno [de la Guardia Costera de Libia] vino y nos llevó de regreso.

Nos llevaron de regreso a un campamento, no sé dónde estábamos, tal vez Trípoli, nos golpeaban. Toda la gente. Estábamos en una habitación donde nos mantenían a oscuras y no nos permitían levantar la cabeza o, de lo contrario, nos golpeaban aún más. Entonces, no sé cuántas personas se quedaron conmigo. Todos los sudaneses se mantuvieron en el mismo lugar mientras que otros estaban en otro lugar.

Nos golpeaban por la noche. Luego nos llevaron a una habitación más pequeña donde tuvimos que sentarnos durante dos días. Después, nos llevaron con coches a un lugar más grande, pero todavía un lugar lleno de 740 personas. Sin ventanas, nada, sin ventanas. Ya sabes, no hay ventanas.

Cualquier cosa que encontraran, te golpearían. En la cabeza, en los brazos, en las piernas, en cualquier lugar donde puedan llevarte si las personas no se sientan como quieren o no levantan la cabeza. Las personas que estaban sentadas a mi lado tenían piernas, brazos y cráneos rotos por las palizas.

Después de 19 días en la oscuridad y palizas, pedí a los guardias que me liberaran. Me dolía la pierna porque estaba infectada. Me dijeron que si no pagaba, me quedaría aquí y moriría. Mi familia en Sudán logró enviarme algo de dinero. Cuando salí, no sabía a dónde ir.

Me quedé en la casa de otro sudanés esperando que mi familia me enviara más dinero. En Zuwara, ese viernes, cuando entramos al mar, éramos 100.

Casi dos días después encontramos el barco [Geo Barents].

Nuestra agua y comida se terminaron hace mucho tiempo y solo quedaron unos pocos botes de combustible a bordo de este barco abarrotado antes de que nos rescataran ".

Hombre de 23 años de Darfur, Sudán

Lo tenemos muy claro