Back to top
21.08.2020

Nuestras dos clínicas móviles buscan frenar la COVID-19 en México

Nos movilizamos en el país para preparar centros de salud, hospitales y albergues de migrantes contra la pandemia. El objetivo es prevenir y detectar, en especial en lugares más vulnerables donde la población migrante tiene más dificultades para acceder a atención médica.

-A A +A

Dos equipos itinerantes de Médicos Sin Fronteras (MSF) en México se están encargando de cooperar en la adaptación de centros de salud y hospitales por un lado, y albergues de migrantes por el otro, para adecuar sus instalaciones y personal ante la pandemia de COVID-19.

Desde el inicio de la pandemia, nuestros equipos se han trasladado a diferentes lugares del país (Guerrero, Tabasco, Chiapas, Chihuahua u Oaxaca) para reforzar las medidas dispuestas en los centros de salud y albergues de migrantes y, asimismo, dotar de mayor información y talleres prácticos tanto en la prevención como en cómo actuar en caso de detección de casos sospechosos.

En el caso del equipo que se dedica a la atención a población migrante, este se acerca a los albergues y junto con el personal y los usuarios se efectúa una evaluación que sirve para proponer e implementar soluciones ad-hoc, dado que cada centro presenta características diferentes.

Asimismo, se brinda capacitación a los voluntarios y usuarios mientras que se van poniendo en práctica las medidas necesarias.

"Primero trabajamos sobre las medidas de prevención, es decir mitigar el riesgo de que el COVID 19 llegue al albergue, realizamos mucha promoción de salud (para disipar las dudas sobre el COVID-19, despejar mitos, rumores, enseñar cómo protegerse, etc) y luego trabajamos asimismo en asegurar que la provisión de agua, saneamiento e higiene es adecuada", explica Owen Breuil, coordinador de terreno adjunto de nuestro proyecto en México .

"Nos centramos también en las medidas de control, para gestionar los casos sospechosos y confirmados COVID19 y evitar la propagación del virus. Hay que diseñar circuitos para que el paso de personas se haga sin contaminación, con control a la entrada para la identificación de posibles síntomas, divisiones de los espacios en zonas y asimismo, la gestión de una zona de aislamiento o cuarentena para personas contagiadas o sospechosas de estarlo", añade Breuil.

El equipo cuenta con un logista, especializado también en agua y saneamiento y con conocimiento previo de la situación de los albergues en la frontera norte y sur, con una psicóloga clínica especializada en abordaje comunitario - que apoyó a las familias de los pacientes ingresados en el hospital COVID gestionado hasta junio por MSF en Tijuana-, con una promotora de salud que también colaboró en Tijuana y un coordinador del equipo.

"Nuestro objetivo es que el mayor número de personas pueda estar protegido de la enfermedad incluidos los migrantes, que son muy vulnerables frente a una pandemia, dado que tienen por lo general mayores dificultades para acceder a cuidados médicos. Los albergues que los atendían deben poder reabrir en una "nueva normalidad" en condiciones de seguridad –adecuadas para prevenir en primer lugar el contagio, pero también para poder detectar casos y actuar de inmediato con garantías, tanto para los migrantes como para el personal que los atiende", explica el coordinador.

Nuestro equipo presta también atención a la salud mental, con psicólogos que pueden ayudar tanto a los usuarios actuales de los albergues como a los voluntarios que trabajan en ellos.

En los próximos días, nuestros equipos visitarán los albergues de Chiapas, tras haber ya evaluado la situación en Oaxaca. En total, desde el inicio de la pandemia en marzo, hemos ofrecido asesoramiento sobre la COVID-19 a 52.

"Cada centro es diferente, en unos la gente pasa una noche o dos, en otros solo se alojan solicitantes de asilo que llevan largas temporadas, en otros la gente es diversa, unos de paso, otros más estables. Son muchos los albergues que han cerrado y que ven la necesidad de reabrir, pero tienen inquietudes, que tratamos de solventar. Muchas veces, cuando terminamos, los responsables de los centros nos dicen que se sienten mucho más tranquilos para tomar la decisión de abrir sus puertas y manejar el flujo migrante".

En paralelo, hemos dispuesto un segundo equipo itinerante, también destinado a COVID-19, para verificar las necesidades de protocolos de bioseguridad (control de infecciones y prevención y agua y saneamiento), en este caso en hospitales COVID, hospitales comunitarios y centros de salud de todo el país, con el objetivo de garantizar en lo posible la seguridad del personal de salud y de los pacientes.

Este equipo realiza una evaluación de la situación del centro y trabaja asimismo en prevención y control de infecciones, circuitos, gestión médica, de agua y saneamiento. Se han centrado, tras la gestión del hospital de Tijuana y desde junio de 2020, en la visita a siete hospitales de Ciudad de México, nueve en el Estado de Guerrero (entre otros, en Acapulco, en el Hospital Renacimiento y en el Hospital General de Coyuca de Catalán donde se rediseñaron los circuitos del área COVID para cumplir protocolos correctos de bioseguridad y se realizaron capacitaciones al personal de salud sobre equipo de protección y manejo del paciente) y otros nueve en el Estado de Oaxaca.

En la actualidad, el equipo se encuentra operando en Tuxtepec (Oaxaca), en el Hospital General y en tres hospitales comunitarios.

 

MSF trabaja en México desde 1985. Además de su intervención en diferentes albergues de migrantes, y de los equipos móviles, opera un Centro de Atención Integral para víctimas de violencia extrema y tortura en Ciudad de México y opera clínicas móviles en poblaciones afectadas por la violencia en el Estado de Guerrero. En Matamoros trabaja en el campo de migrantes establecidos en la ciudad y tanto en Matamoros como Reynosa, ha dispuesto estructuras hospitalarias para afrontar la COVID-19 en Tamaulipas.