Back to top
01.09.2022

Inundaciones en Pakistán: un tercio del país está bajo el agua

Proporcionamos atención médica y distribuimos productos de primera necesidad a la población afectada, a la vez que establecemos puntos de agua potable. Además, ya estamos preparando planes de emergencia para evitar la aparición de brotes de enfermedades transmitidas por el agua contaminada.

-A A +A

En Pakistán, Médicos Sin Fronteras seguimos respondiendo a las inundaciones generalizadas que afectan a buena parte del país. Nuestros trabajadores y trabajadoras, muchos de los cuales se ha visto directamente afectados por las inundaciones y algunos han perdido sus hogares, están proporcionando atención médica, estableciendo puntos de agua potable y distribuyendo artículos no alimentarios a los afectados.

Nuestra respuesta en Baluchistán
En Baluchistán, 31 de sus 33 distritos se han visto gravemente afectados. Las zonas cercanas a Dera Murad Jamali han sufrido importantes inundaciones en las últimas dos semanas. Nuestros equipos reaccionaron rápidamente para prestar atención sanitaria de primera necesidad a las personas que se agrupaban a lo largo o cerca de las carreteras y en las escuelas, que son los lugares donde muchos de los que han perdido sus casas han acudido a buscar refugio o donde muchas personas han montado refugios improvisados.

MSF hemos puesto en marcha clínicas móviles en Dera Murad Jamali a través de las cuales se ofrece atención primaria y se llevan a cabo actividades de promoción de la salud, así como derivaciones al hospital principal del distrito, que también cuenta con el respaldo de nuestros equipos.

La mayoría de los pacientes atendidos presentaban infecciones respiratorias, fiebre, enfermedades cutáneas y diarrea. También estamos haciendo pruebas diagnósticas para detectar a los niños y niñas que sufren desnutrición y les prestamos atención médica dentro del centro de alimentación terapéutica ambulatoria (ATFC) instalado en nuestras clínicas móviles.

Un equipo de MSF hace una evaluación en el área golpeada por las inundaciones del canal Rabii. Dera Murad Jamali, Baluchistán, Pakistán.



El volumen de pacientes no ha sido muy elevado hasta ahora, especialmente durante los primeros días de intervención, pero es probable que esto se deba a que muchas personas cuentan con enormes dificultades para acceder hasta los lugares donde es posible llegar con las clínicas móviles, ya que muchos pueblos y aldeas están aislados por las aguas.

Además de las actividades médicas, los equipos que llevan a cabo estas clínicas móviles están visitando tres localidades en los alrededores de Dera Murad Jamali y proporcionando agua potable mediante la instalación de puntos de agua. También han distribuido artículos no alimentarios de primera necesidad (jabones, cubos, utensilios de cocina y mosquiteras).

También contamos con proyectos en Quetta y Chaman, cerca de la frontera con Afganistán. Hemos establecido puntos de distribución de agua en la ciudad de Quetta y hemos donado unos 300 kits de artículos no alimentarios. En Chaman, hemos empezado a reparar las tuberías de agua dañadas, a distribuir productos no alimentarios de primera necesidad y ha puesto en marcha una clínica móvil.

También se están realizando evaluaciones de las necesidades en el distrito de Killa Abdulá, situado en el noroeste de la provincia de Baluchistán.

Personas afectadas por las inundaciones se refugian en tiendas en la zona protegida por un dique, en el pueblo de Johi, distrito de Dadu, provincia de Sindh, Pakistán.

También estamos presentes en Sindh, Punjab y Khyber Pakhtunkwa
Tras enfrentarse a grandes dificultades para llegar a la población afectada durante los primeros días, en parte debido a que muchas carreteras han desaparecido del mapa, nuestros equipos han conseguido llegar a los lugares donde se refugian los desplazados en Dadu y en Sindh.

En estos momentos están llevando a cabo una evaluación de las necesidades y preparando la intervención que pondrán en marcha. Según distintos informes, entre el 50% y el 60% de las casas de barro de la región han sido destruidas por la inundación y todavía hay personas viviendo junto a los márgenes del río.

Hay una necesidad urgente de agua potable y de kits de higiene, así como de atención médica para evitar que se sigan propagando las infecciones cutáneas y las diarreas.

Estamos preparando planes de emergencia ante la posible aparición de brotes de enfermedades transmitidas a través del agua contaminada o por vectores que se multiplican con la aparición de bolsas de agua estancada.

Evalúan también las necesidades en los distritos de Dera Ghazi Khan y Rajanpur, en la provincia de Punjab, y en Charsadda y Nowshehra, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa.