Back to top
15.01.2021

Respondemos de inmediato al nuevo brote de violencia extrema en República Centroafricana

Durante las últimas cuatro semanas, nuestros equipos en todo el país han estado tratando a decenas de heridos. En un país ya muy afectado por ocho años de guerra civil, donde las personas viven en una situación de crisis médica crónica, la inseguridad actual está agravando aún más su vulnerabilidad.

-A A +A

La situación humanitaria y de seguridad se está deteriorando rápidamente en República Centroafricana, según informes de nuestros equipos, a medida que aumentan los enfrentamientos entre los grupos armados de la coalición y las fuerzas gubernamentales apoyadas por tropas extranjeras, en una violencia vinculada al proceso electoral.

Después de numerosas ofensivas en las últimas semanas en todo el país, el 13 de enero se produjeron enfrentamientos en las afueras de la capital, Bangui. Nuestros equipos en Bangui trataron a 12 personas por lesiones relacionadas con la violencia.

Más allá de las víctimas directas de la violencia actual, las personas en todo el país cuentan con un acceso reducido a los servicios médicos esenciales debido a la creciente inseguridad. El 13 de enero, solo 14 mujeres embarazadas llegaron a la maternidad Castor de Bangui, donde brindamos atención obstétrica de emergencia, en comparación con una media diaria de más de 30.

Respuesta de MSF en Bangassou y Ndu.



Responder a las necesidades de las personas desplazadas y refugiados

Decenas de miles de personas han sido desplazadas de sus hogares por el último ciclo de violencia, que comenzó hace un mes. Muchos viven en condiciones muy precarias, tanto en República Centroafricana como en los países vecinos.

En el sureste del país, más de 10.000 personas huyeron de Bangassou durante una ofensiva contra la ciudad el 3 de enero y cruzaron el río Mbomou para buscar refugio en la aldea de Ndu, República Democrática del Congo. Nuestros equipos, que han estado apoyando la atención médica materno-infantil en el centro de salud local en Ndu desde 2017, han estado respondiendo a las necesidades de las personas desplazadas.

“Con la afluencia masiva de refugiados en Ndu, aumentamos inmediatamente nuestro apoyo al centro de salud al traer medicamentos, vacunas y personal adicional”, explica el coordinador de nuestro proyecto, Marco Doneda. “El número de consultas médicas se ha disparado, con más de 110 pacientes atendidos cada día, de media, principalmente mujeres y niños que padecen malaria, diarrea e infecciones respiratorias. Ante las necesidades, continuaremos aumentando nuestra capacidad médica en el centro de salud en los próximos días, así como nuestra capacidad para responder a posibles epidemias reforzando la vacunación de rutina”.

Además de brindar atención médica a los refugiados, nuestros equipos han instalado un sistema de purificación de agua que abastece a tres vejigas con agua de río tratada para que sea potable.

“El acceso al agua es fundamental para prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por el agua”, dice Doneda. "Las condiciones de vida en Ndu son muy malas, con muy poco acceso al saneamiento".

Familias buscando refugio en el Hospital regional de la Universidad de Bangassou, apoyado por MSF, tras la ofensiva armada en la ciudad del 3 de enero de 2021.

Refugio para personas desplazadas en nuestro hospital

En el lado centroafricano del río Mbomou, seguimos con nuestras actividades médicas en el hospital regional de Bangassou, apoyado por MSF desde 2014. El 3 de enero, el día de la ofensiva, cerca de 800 personas, la mayoría mujeres y niños, buscaron refugio dentro de los terrenos del hospital, donde les proporcionaron refugio, agua potable y atención médica.

“Aunque la situación de seguridad se ha calmado relativamente en Bangassou, la gente todavía está asustada y casi 1.600 personas pasan la noche en el hospital mientras hablamos”, dice Doneda. “Además del hospital, han surgido otros sitios para personas desplazadas cerca de Bangassou. Dado que algunas organizaciones no gubernamentales brindan apoyo, ahora estamos evaluando la necesidad de que nosotros también apoyemos a las personas allí".

Durante las últimas cuatro semanas, nuestros equipos en todo el país han estado tratando a los heridos y respondiendo a las necesidades de salud de las personas como resultado de este nuevo brote de violencia. En un país ya muy afectado por ocho años de guerra civil, donde las personas viven en una situación de crisis médica crónica, la inseguridad actual está agravando aún más su vulnerabilidad. Además de nuestra respuesta de emergencia, nuestros equipos continúan brindando atención médica vital en Bangui, Bambari, Bria, Bangassou, Batangafo, Bossangoa, Boguila, Carnot, Kabo, Paoua y Zemio.
 

Personal MSF cruzan el río Mbomou para llegar a Ndu, en RDC, donde miles de personas de RCA han buscado refugio por los ataques a Bangassou el 3 de enero de 2021.