Back to top
16.11.2018

El Salvador: algunos barrios más inseguros vuelven a contar con una ambulancia

Reforzamos nuestras actividades en Soyapango, en el centro del país. En algunas zonas, la inseguridad y la violencia habían interrumpido durante años servicios médicos tan básicos como citologías o vacunaciones.

-A A +A

Con el objetivo de facilitar la referencia hospitalaria necesitada por aquellos pacientes que viven en los barrios más hostigados por la violencia de Soyapango -una ciudad en el centro El Salvador y contigua a San Salvador, la capital-, hemos ampliado nuestras actividades y reforzado nuestra presencia con dos vehículos del servicio de ambulancias de Comandos de Salvamento, uno de ellos medicalizado.

En marzo pasado, reanudamos nuestras actividades médicas en el país con brigadas médicas en colonias y barrios de San Salvador primero, para luego también establecernos en Soyapango.

Así, con nuestro apoyo, se han podido realizar también actividades del Ministerio de Salud como vacunaciones y citologías en barrios de Soyapango que se habían suspendido en el pasado a causa de la inseguridad.

El refuerzo de los servicios de Comandos de Salvamento se inició el pasado mes de agosto y ya se han realizado 248 salidas para proceder a referencias hospitalarias desde la base de Comandos de Ilopango hacia hospitales de segundo nivel de Soyapango, Ilapango y de tercer nivel, ya en la capital.

Uno de los voluntarios de Comandos de Salvamento acompaña a nuestro personal en sus salidas. La gran mayoría de ellas han obedecido a traumas, seguidos de emergencias neurológicas, ginecológicas y obstétricas o cardiovasculares.

“El refuerzo del servicio de ambulancias busca facilitar el acceso a la salud de comunidades vulnerables de zonas en las que, por la inseguridad, los servicios de socorro no tenían acceso bien durante la noche, bien las 24 horas del día. Hay más de 50 comunidades afectadas y no cubiertas por el sistema de urgencias médicas del Ministerio de Salud”, explica Stéphane Foulon, nuestro coordinador general en El Salvador, tras destacar que la aceptación del servicio ha sido notable.

“Las comunidades saben qué hacemos y existe una confianza mutua en aumento, lo que genera todavía mayor aceptación. En Villa de Jesús, por ejemplo -una zona difícil, incluso los jóvenes de la zona se ofrecieron a acompañar a la ambulancia al domicilio al que acudía y agradecieron los servicios en el barrio al que hacía años que no llegaba un vehículo médico”.

La presencia cada vez más normalizada de nuestra organización en los barrios de Soyapango ha facilitado asimismo que se puedan retomar actividades por parte del Ministerio de Salud como la realización de citologías o campañas de vacunación, en barrios en los que se habían interrumpido por las condiciones de seguridad (en Bosques del Río, Río Las Cañas y Margaritas).

Hasta el momento, en los proyectos de San Salvador y Soyapango, hemos realizado 4.167 consultas médicas (relacionadas con patologías crónicas como diabetes, hipertensión o agudas como infecciones respiratorias, úlceras, o dolores gástricos y diarreas), 364 consultas en salud sexual y reproductiva, y 11 atenciones en salud mental a supervivientes de violencia sexual. Además, nuestros equipos psicológicos han realizado cerca de 951 consultas.

“Uno de los grupos de edad en los que queremos incidir son especialmente las jóvenes, con información sobre la prevención de embarazos no deseados y a ambos sexos en general en la necesidad de obtener ayuda especializada si uno es objeto de una agresión sexual y de hacerlo en las 72 horas siguientes a la agresión, para poder prevenir enfermedades”.