Back to top
02.05.2018

Sudán del Sur: un violento robo a mano armada nos obliga a suspender nuestra asistencia remota

Un grupo de 10 hombres armados agredió físicamente a uno de nuestros equipos móviles en Mundri y lo amenazó con violencia. Condenamos este acto brutal y dejamos de operar hasta que se garantice un acceso seguro a las comunidades más remotas, tan necesitadas de atención médica.

-A A +A

Uno de nuestros equipos móviles que trabaja en áreas remotas alrededor de la ciudad de Mundri, en Sudán del Sur, ha tenido que dejar de operar después de un violento robo a mano armada ocurrido el pasado martes 24 de abril.

El suceso tuvo lugar en una zona al sur de la ciudad, mientras nuestros compañeros brindaban atención médica vital en áreas remotas. Fue entonces cuando un grupo de 10 hombres armados no identificados detuvo su convoy, agredió físicamente a nuestro equipo, lo amenazó con violencia y se llevó sus pertenencias personales, suministros médicos y otras propiedades.
 
Este ataque nos obliga a dejar de operar nuestras clínicas sus móviles en la zona hasta que todos los actores armados puedan garantizar el acceso seguro a las comunidades aisladas a las que apoyamos. Por todo ello, condenamos este acto brutal.

La población de Sudán del Sur sufre más cuando nuestras clínicas móviles y otras instalaciones no pueden operar de manera segura. En este caso, el robo a mano armada afecta directamente los muy necesarios servicios de atención médica para unas 75.000 personas.
 
Hemos estado trabajando en Mundri desde octubre de 2016. A pesar de los desafíos que enfrentamos para proporcionar asistencia médica y humanitaria, de enero a marzo de 2018, proporcionamos 1.760 consultas médicas a las comunidades en Mundri, incluidos 509 pacientes tratados por malaria.