Back to top
23.02.2016

Darfur: miles de personas huyen de los enfrentamientos en Jebel Marra

Los combates continuos en las zonas de Jebel Marra y Jebel Si, en Darfur del Norte, Sudán, han obligado a muchas familias a huir en busca de protección.

-A A +A

Estos últimos enfrentamientos comenzaron a mediados de enero y, hasta el momento, cerca de 58.000 personas, en su mayoría mujeres y niños, han abandonado sus hogares, granjas y ganado, a cambio de la relativa seguridad de los campos próximos a las ciudades de Tawilla y Sortony.

Las condiciones de esta zona de Darfur son duras: se trata de un entorno semidesértico, donde apenas puede cosecharse nada y las temperaturas ascienden generalmente por encima de los 40 grados centígrados. Sin ayuda, pocos pueden superar los retos que plantea sobrevivir en un lugar así.

A medida que se producen más desplazamientos, son los más pequeños, los enfermos y los ancianos quienes se enfrentan a un riesgo mayor a lo largo de los 50 kilómetros que les separan de Tawilla. A día de hoy Médicos Sin Fronteras (MSF) está proporcionando ayuda de emergencia a unas 40.000 personas desplazadas que están llegando a Sortony, y a otras 18.000 que necesitan agua, alimentos y atención médica en Tawilla.

"Tenemos que prestar atención a las necesidades inmediatas y futuras de los desplazados", dice David Therond, coordinador general de MSF en Sudán, "debemos garantizar la respuesta a sus necesidades inmediatas hasta que la situación de seguridad se normalice".

Las autoridades locales y las ONG internacionales prevén que aumente el flujo de personas desplazadas. Antes de que se produjeran los enfrentamientos, había en la zona una población estimada de 140.000 personas. Actualmente, unas 70.000 ya se han ido.

Según David Therond, "en estas primeras semanas de la intervención, nos hemos centrado en la entrega de los kits de artículos de primera necesidad a los desplazados, que a menudo llegan sin nada. Con ello, se les proporciona algunos utensilios básicos de cocina y de limpieza, al igual que algunos materiales con los que poder construir un refugio".

MSF también está tratando de asegurar un suministro continuo y limpio de agua potable a la numerosa población que se encuentra en los campos. En la actualidad, se distribuye diariamente alrededor de 9,5 litros de agua por persona, pero no es suficiente. El objetivo es aumentar esta cifra a 15 litros.

Los campos también tienen que proveerse de un sistema básico de saneamiento. Con tantas personas viviendo juntas en tan poco espacio, la higiene supone una gran preocupación. Hasta el momento, MSF ha instalado 250 letrinas, pero tiene el objetivo de llegar hasta las 700.

En las próximas semanas, MSF tiene previsto poner en marcha un programa de vacunación contra el sarampión y la polio, en colaboración con el Ministerio de Salud.

MSF empezó a trabajar en Darfur en 1985. MSF es una organización médico-humanitaria que proporciona ayuda de emergencia a las personas afectadas por los conflictos armados, epidemias, desastres naturales y la exclusión de la atención sanitaria. MSF ofrece asistencia a las personas que lo necesitan, independientemente de su raza, religión, sexo o afiliación política. En Sudán, MSF trabaja actualmente en los estados de Darfur del Norte, Darfur Occidental, Nilo Blanco y Gedaref.