Back to top
19.05.2020

"Hogar es donde mi familia pueda estar unida de nuevo"

Toma llegó embarazada al campo de refugiados de Al Kashafa, en Sudán, en busca de su madre. Tuvo a su bebé, Achuil, en nuestro hospital.

Historias del Nilo Blanco (Sudán del Sur): Toma con Neymat y Rita
-A A +A

Toma Ali Usman (27 años) echaba mucho de menos a su madre. Muchísimo. Desde hacía demasiado tiempo.

Su casa se quemó en Malakal, su pueblo natal en Sudán del Sur, durante la guerra. Ella consiguió escapar con su marido a Rank (en Sudán del Sur, cerca de la frontera con Sudán) donde pudo vivir con la hermana de su marido. Pero su madre ya había abandonado el país y, desde la guerra, vive aquí, en el campo de refugiados de Al Kashafa, en Sudán.

Toma estaba preocupada porque su madre había estado sola durante muchos años. Así que en enero, incluso estando embarazada, decidió venir a Al Kashafa y buscarla. Su marido se quedó en Sudán del Sur cuidando de sus dos hijos gemelos.

La primera vez que oyó hablar del coronavirus fue a uno de nuestros trabajadores, pero se sintió segura porque sabía que podría dar a luz en nuestro hospital, así que supo que su bebé estaría bien.

Toma ha dado a luz a un precioso niño llamado Achuil que significa ‘nacido después de gemelos’ y está muy agradecida a Neimat, la supervisora de las matronas, y a Rita, la expatriada portuguesa encargada del servicio de maternidad.

Cree que todavía tardará un tiempo, pero confía en que algún día podrá volver con su madre a un Sudán del Sur en paz. Y que con su marido y sus hijos podrán construir un nuevo hogar.

¿En Malakal? ¿En el mismo lugar donde se quemó tu antigua casa? –le preguntamos.

Hogar es donde mi familia pueda estar unida de nuevo. No importa dónde –responde levantando la mirada y mirándome directamente a los ojos.

Quiere que su pequeña Achuil llegue a ser una doctora en Malakal. Quizá trabajando para MSF si es que para entonces seguís allí – dice, al fin, sonriendo.