Back to top
10.08.2018

Gaza: a los cientos de heridos tras la "Marcha del Retorno" les espera un largo sufrimiento

Durante los últimos cuatro meses, las manifestaciones de la "Marcha del Retorno" en Gaza han sido recibidas con fuerza letal por el ejército israelí. Si bien se han reducido tanto los manifestantes como las víctimas, la violencia no ha terminado aún.

-A A +A

En el quirófano del Hospital de la Amistad en la ciudad de Gaza, dos cirujanos de MSF ya llevaban 90 minutos en lo que se suponía que sería una operación de 90 minutos, pero luchando con lo que habían encontrado. La espinilla del paciente había sido destrozada por una bala israelí, el hueso estaba despedazado y un gran trozo de carne había desaparecido. El plan fue tomar un fragmento de músculo sano de la pantorrilla para ayudar a llenar la herida. Sin embargo, una vez que Camille Rodaix y Jan Wynands, los dos cirujanos de MSF, abrieron la pantorrilla, descubrieron que el músculo también estaba dañado: plagado de fragmentos de metralla y endurecido por áreas de tejido cicatrizado.

El problema que los dos cirujanos intentaban tratar ha alcanzado recientemente proporciones epidémicas en Gaza. Desde finales de marzo, las protestas de la "Gran Marcha del Retorno" han dejado más de 150 palestinos muertos a tiros por el ejército israelí, así como a más de 4.100 heridos por balas de ese país. Desde que comenzaron las protestas, MSF ha tratado a más de 1.700 pacientes, casi todos con heridas de bala. La mayoría de estas heridas se produjeron en solo 23 días de los últimos cuatro meses, ya que la mayoría de las protestas y la posterior respuesta de Israel se llevan a cabo los viernes de cada semana. MSF sigue recibiendo nuevos pacientes ya que la violencia no se ha detenido, aunque ahora está sucediendo a menor escala. Aun así, cientos de manifestantes palestinos son heridos todas las semanas en la frontera, y algunos son asesinados.

Requieren múltiples cirugías

"Las lesiones que vemos se caracterizan por una alta prevalencia de fracturas abiertas, la mayoría por debajo de la rodilla, con pérdida masiva de tejido, lo que también provoca daños en las venas y los nervios", dice Marie-Elisabeth Ingres, jefe de misión de MSF. "Muchos de estos pacientes requieren múltiples cirugías tan solo para cerrar la herida".

Ese era el objetivo con el paciente sobre la mesa en el Hospital de la Amistad. "Mi propósito es estabilizar la herida para que podamos ver si el hueso sanará", dijo Camille, una cirujana ortopédica, mientras inspeccionaba la pierna del paciente, cuya herida aún estaba en carne viva casi dos meses después de recibir el disparo. Un fijador externo, una varilla de metal unida en ángulo recto a las clavijas perforadas en las partes restantes del hueso, mantenía las partes rotas del hueso en su lugar. "Operé a este paciente antes para extraer un fragmento de hueso que se estaba pegando a la piel", explicó Camille, "y ahora trabajaré con Jan, un cirujano plástico, para buscar restos de hueso muerto y cerrar la herida".

Aunque esta no fue la primera operación del paciente, tampoco sería la última: la cirugía ortopédica necesaria para sanar permanentemente la herida es" realmente difícil ", dice Camille. "No tenemos las herramientas para hacerlo, y no podemos tratar de reparar el hueso mientras la herida todavía esté abierta".

Discapacidad de por vida

Es mucho lo que está en juego para pacientes como el que Camille y Jan estaban operando. Con un sistema de salud que ha quedado paralizado por más de diez años por el bloqueo israelí y las luchas internas políticas palestinas, las cirugías especializadas que muchos de ellos necesitan no están disponibles, lo que aumenta la probabilidad de que cuenten con una discapacidad de por vida.

Cada mañana, en cinco clínicas de la Franja de Gaza, una sucesión de camionetas de MSF se detienen y descargan oleadas de hombres jóvenes, que salen con dificultad de los vehículos con piernas que se mantienen derechas gracias a   una maraña de metal. Recogen sus muletas y se impulsan a través de las puertas. En el interior, filas de pacientes esperan a ser atendidos. Sus fijadores externos se adhieren a través de las botas de sus pantalones con solapas de velcro cosidas amorosamente, las cuales permiten quitarlos y ponerlos sin afectar a los alfileres clavados en el hueso.

Es en estas clínicas que MSF está cambiando los vendajes y proporcionando fisioterapia, en una escala que refleja la asombrosa cantidad y gravedad de las lesiones. Desde el 30 de marzo de 2018, MSF ha llevado a cabo más de 40.000 citas para cambiar los vendajes de los pacientes con traumatismos,  ayudando a los que pueden recuperarse y realizando el seguimiento de las personas cuyas lesiones requieren más cirugías.

"Cuando me dispararon, no sentí nada al principio, ", dice Raed Bordini, de 24 años, del campo de Al Maghazi. "Hubo un destello de algo así como electricidad, me senté de repente y descubrí que no podía moverme. Traté de levantarme, pero no pude. Estaba sangrando mucho y tuve miedo de los efectos en la pierna porque estaba abierta, desde atrás hacia adelante ". Raed acude a la clínica varias veces a la semana para cambiar sus vendajes. Su fijador externo está puesto todavía.  "Estoy sufriendo mucho", dice. "Tomo muchas cosas como ibuprofeno y l paracetamol, pero no tiene ningún efecto. Tengo miedo de que mi pierna no vuelva a funcionar. Me asusta que no pueda soportarlo, puedo ver que no está bien".

"Temo no poder volver a andar"

Dawlet Hamidiyyeh, de 33 años, es una de las pocas pacientes femeninas que MSF trata por herida de bala. Asiste a la clínica de Beit Lahia en una silla de ruedas, con la pierna extendida frente a ella. "Fue la primera vez que fui a la frontera", dice sobre el 14 de mayo, el día de protestas más mortífero. "Quería ver qué estaba pasando. Les traje algo de agua y un poco de perfume a los muchachos por los efectos del gas. Después de que me dispararon, me llevaron al hospital. Tenía los ojos abiertos pero no podía ver, aunque podía oír todo. La gente pensó que estaba muerta. Me metieron en la morgue, pero después de diez minutos uno de los doctores notó que estaba viva y comenzó a gritar que tenía pulso". Ahora, ella tiene que ir a la clínica tres veces a la semana para cambiarse el vendaje. Su fijador externo durará al menos cinco meses y también teme por su futuro. "Tengo miedo de no ser como antes, de que no seré capaz de volver a andar".

Desafortunadamente, las preocupaciones de muchos pacientes como Raed y Dawlet se convertirán en realidad. "Probablemente veamos una segunda ola de amputaciones", dice Pascale Marty, líder del equipo médico de MSF en Gaza. "Las heridas por arma de fuego son, por definición, heridas contaminadas, porque la bala ha entrado en la herida, lo que significa que hay una alta prevalencia de infección". Las fracturas abiertas infectadas de tal complejidad representan una amenaza para la vida del paciente, y no dejan otra opción que amputar si la cirugía reconstructiva no es una opción.

Si bien por la gravedad de ese tipo de heridas y las altas tasas de infección generalmente se requeriría que fueran ingresados en un hospital, el sobrecargado sistema de salud en Gaza no puede acomodar a un número tan elevado de pacientes. Mohammed Abu Gaza, de 25 años, recibió un disparo el 6 de abril cerca de Rafah. Su rodilla se rompió, pero fue dado de alta repetidamente del hospital. "Seis días después de que me dispararan, me dieron de alta para dejar espacio a los heridos del viernes siguiente", dice. "Seguí yendo al hospital con fiebre y dolor, pero no me admitieron, porque estaban llenos". Después de ser remitido por MSF a otro hospital, tuvo otra operación, pero finalmente sucedió lo mismo: "Me quedé una semana allí, pero luego me descargaron de nuevo para dar paso a la siguiente ola de heridos”.

Los efectos se extienden

Los efectos de las heridas se están extendiendo a través de la población de Gaza, cargando a la sociedad con los costes y responsabilidades de la atención, en un lugar donde los años de ocupación, guerra y bloqueo han llevado a la economía al borde del colapso. El desempleo entre el grupo de edad de 15 a 29 años, que representa dos tercios de los pacientes de MSF, ha alcanzado el 60 por ciento, según el Banco Mundial. Las familias han perdido una fuente de ingresos, o para aquellos que ya tenían que mantener a sus miembros desempleados, ahora están cargando con la carga extra de su cuidado.

"Antes de que me lastimaran, a veces vendía verduras en el mercado, pero eso solo me daba dinero para comprar cigarrillos", dice Mohammed. "Ahora simplemente me siento en la casa, no puedo hacer nada solo, ni siquiera bañarme. Tengo que pedirle ayuda a la familia con todo". Otro paciente, que recibió un disparo el 30 de marzo, describió cómo su padre, un empleado del gobierno, tuvo que pedir prestados $ 1.500 a sus parientes para pagar el tratamiento que necesitaba. "Antes, a veces trabajaba con mis amigos y parientes en la construcción. Realmente extraño eso. Ahora no puedo ganar dinero. Mis familiares en el extranjero están enviando dinero para mi tratamiento".

Sin embargo, las consecuencias no son solo económicas. Además de ser peluquera, un trabajo que había realizado durante los últimos diez años, Dawlet cuidaba a su padre enfermo. "Me duele que no pueda ayudar a mi papá", dice. "Ahora necesito tanta atención como él". La acumulación de dolor físico, estrés financiero y presiones sociales está causando dificultades mentales para muchos de los pacientes. "Es difícil, las 24 horas del día estoy sentada en la casa. Honestamente, ha destruido mi vida y la de mi familia ", dice Dawlet, abatida.

Aunque las protestas continúan en la frontera cada fin de semana y algunos palestinos continúan siendo asesinados y heridos por el ejército israelí, el número es cada vez menor. Sin embargo, la naturaleza de la violencia ha evolucionado y se ha intensificado en las últimas semanas, lo que ha provocado la muerte de un soldado israelí a mediados de julio y la continuación de las muertes y lesiones entre los palestinos.

De 5 a 6 meses para sanar

Han pasado más de dos meses desde los días de las heridas más fuertes, un período en el que las fracturas normales sanarían. Para muchos de los que están en Gaza, el progreso no ha sido tan rápido, debido a la complejidad de sus lesiones. "Necesitarán de cinco a seis meses para sanar, si es que llegan a hacerlo", dice Camille, la cirujana ortopédica. "Nuestros pacientes se pueden dividir en tres grupos de tamaños aproximadamente iguales: aquellos que finalmente se curarán, aquellos que necesitarán cirugías adicionales para sanar y aquellos que necesitarán cirugía reconstructiva especializada en el transcurso de los años para tener alguna posibilidad de curación". Sin embargo, este tipo de cirugía no está disponible en Gaza, lo que deja a muchas personas ante la posibilidad de que nunca recuperen la movilidad de sus extremidades.

De vuelta en el Hospital de la Amistad, después de algunos momentos tensos, Camille y Jan lograron atravesar la sección de músculos que necesitaban para llenar la herida. Una sección de la piel del muslo fue injertada en la herida para cerrarla, y el equipo comenzó a relajarse a medida que las largas horas de la cirugía llegaban a su fin. "Esta operación fue representativa del momento en el que piensas, 'esto no es tan malo'", dijo Camille, "pero las heridas son tan malas aquí que nunca se sabe lo que encontrarás dentro". Tiene la esperanza de que el paciente logre evitar infecciones con la herida cerrada. Sin embargo, para él y para muchos otros, con huesos faltantes y el bloqueo israelí, el futuro a largo plazo está lejos de ser predecible.