Back to top
11.03.2022

Guerra en Ucrania: una contrarreloj humanitaria urgente

Mientras los hospitales en el este del país se están saturando por la cantidad cada vez mayor de pacientes heridos de guerra, sus suministros van menguando. Se volverá mucho más difícil -y quizás suceda rápido- transportar suministros y personal médico a donde sean necesarios; de ahí la urgencia real de centrarse en este tema ahora. La respuesta médico-humanitaria debe ser escalable y rápida.

-A A +A

Anja Wolz, nuestra coordinadora de emergencias en Lviv, en Ucrania, explica la urgencia en esta etapa de la respuesta humanitaria:

Aquí, en Lviv, estoy recibiendo muchas llamadas de hospitales con peticiones urgentes de asistencia. Nos estamos embarcando en una contrarreloj urgente para que los suministros médicos necesarios lleguen a los lugares correctos antes de que la ayuda no pueda llegar a las ciudades y poblaciones rodeadas por los militares.

 

Destrucción, bombardeos aéreos, fuego pesado de artillería, batallas de tanques, poblaciones rodeadas, los primeros enfrentamientos armados en entornos urbanos, personas refugiándose en refugios subterráneos y sótanos quedándose sin comida, agua y electricidad… Esto es lo que está pasando. Y la situación está empeorando. La brutalidad, intensidad y velocidad de esta guerra es distinta todo lo que hemos visto desde hace mucho tiempo.

 

La respuesta médico-humanitaria debe ser escalable y rápida.

 

Médicos Sin Fronteras hemos trabajado día y noche para cambiar un programa médico regular a largo plazo en Ucrania, a dar respuesta a una situación de guerra total.

Nuestros equipos han estado distribuyendo los limitados suministros médicos y otros, que ya teníamos en el país desde el primer día de la guerra, pero sabíamos que era una ayuda muy pequeña en comparación con las necesidades de los hospitales y de la población.

 

Primeros suministros en tren a Kiev

El fin de semana pasado -el sábado 5 de marzo- nuestros primeros tres camiones de suministros médicos de emergencia (120 m3) entraron en Ucrania. Inmediatamente enviamos un tercio de ellos -en su mayoría materiales quirúrgicos, de trauma y medicamentos- a Kiev en tren, cargándolos hasta medianoche. Fueron entregados la tarde del domingo 6 de marzo al Ministerio de Salud en Kiev para que los distribuyeran a los hospitales que tratan a heridos de guerra en la capital y en los hospitales en zonas de guerra más al este.

Mientras los hospitales en este del país se quedaban saturados por la cantidad cada vez mayor de pacientes heridos de guerra, sus suministros van menguando. Y no sabemos cuánto tiempo estarán abiertas las vías de comunicación con Kiev. Nuestros esfuerzos principales por ahora están en conseguir que los suministros médicos correctos lleguen a donde se necesitan, en grandes volúmenes y tan rápido como sea humanamente posible. Más suministros médicos de emergencia han llegado los últimos días, y más envíos llegarán en los próximos días y semanas.

 

Necesidades múltiples superpuestas

Hasta ahora, nos hemos centrado en materiales de cirugía, trauma, urgencias y unidades de cuidados intensivos, y en medicamentos. Pero en un panorama más amplio, otros ítems médicos clave están empezando a aparecer: insulina para los pacientes de diabetes, medicamentos para pacientes con otras enfermedades crónicas como asma, hipertensión o VIH. Algunos de ellos necesitan ser transportados con la complejidad añadida de una cadena de frío.

Hacer llegar suministros a donde sean necesarios en Ucrania será un desafío. La mayoría de los trenes aún están funcionando, y son una buena opción por el volumen que pueden transportar, pero estamos analizando otras posibilidades para transportar suministros médicos por todo el país de manera segura. Tememos que se volverá mucho más difícil, y quizás suceda rápido, transportar suministros y personal médico a donde sean necesarios; de ahí la urgencia real de centrarse en este tema ahora.



La carrera contra el frío

La otra carrera es contra frío. Aquí donde estoy ahora, en la ciudad de Lviv, hay siete grados bajo cero por la noche, y hay centenares de miles de personas que se han reunido aquí o que están de camino desde Lviv a las fronteras polacas, eslovacas o húngaras. Las temperaturas tan frías pueden matar. Así que estamos trayendo rápidamente más 160m3 de materiales de ayuda: más de 2.000 sacos de dormir, más de 3.500 mantas polares térmicas, cientos de conjuntos de ropa interior térmica, jerseis térmicos, sombreros, impermeables, y otras ropas, y más de 500 tiendas, además de artículos de higiene como pasta de dientes, cepillos de dientes, jabón y toallas. Tenemos planeado distribuir estos materiales a organizaciones de la sociedad civil local que pueda distribuirlas a las personas que han huido a Lviv o que hacen cola en las fronteras ucranianas.

Nuestro primer equipo de cirugía ha llegado a Lviv, pero las decisiones de trasladarse más cerca de las zonas de enfrentamientos activos para hacer trabajo médico activo no pueden tomarse a la ligera. Estamos sopesando varias localizaciones y opciones y estaremos tomando decisiones en los próximos días.

La carrera para hacer llegar ayuda médica donde se necesite ha empezado. Estamos aumentándola rápidamente, y estos son los primeros pasos, muy necesarios, mientras construimos nuestra respuesta médica concreta”.