Back to top
16.08.2016

Yemen: ya son 14 las víctimas mortales por el ataque de ayer al hospital de Abs, apoyado por MSF

Cómo quedó el hospital apoyado por MSF en Abs, Yemen, luego del ataque aéreo de la Coalición liderada por Arabia Saudita
-A A +A

[Actualización 17 de agosto de 2016: la cifra de victimas mortales escaló a 19 personas] 

16 de agosto de 2016. Tres de los cinco pacientes hospitalizados tras el ataque aéreo sufrido ayer a un hospital apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF) en Abs, en el noroeste de Yemen, murieron anoche. Las víctimas mortales ascienden, por tanto, a 14 de acuerdo a las últimas informaciones proporcionadas por los equipos en Hajjah.

El equipo médico hizo todo lo posible para salvar a los heridos, pero llegaron al hospital en condiciones extremadamente críticas. Una de las víctimas es Abdul Kareem al Hakeemi, un trabajador de MSF que murió por las heridas causadas por la explosión. MSF tiene constancia de que 24 heridos por el ataque fueron trasladados a diferentes centros médicos de la zona, y los equipos de la organización están tratando de hacer un seguimiento de su estado. 

En el momento del ataque el hospital estaba repleto de pacientes recuperándose de intervenciones quirúrgicas, mujeres en la maternidad, recién nacidos y niños en el área de pediatría.  “MSF evacuó a todos los pacientes y al personal. Con el cierre de este hospital que servía a toda la región, la comunidad ahora está privada de servicios médicos esenciales justo en el momento en el que su acceso es una cuestión vital”, denuncia Juan Prieto, Jefe de Misión en Yemen. MSF está aún evaluando los daños y llevará a cabo su propia investigación acerca del ataque.

El bombardeo de ayer constituye el cuarto ataque en menos de 12 meses contra un centro al que MSF brinda apoyo en Yemen. “Después de cada ataque MSF recibe la confirmación reiterada de los actores en conflicto con promesas de que esto no volverá a pasar” explica Teresa Sancristóval, responsable de la Unidad de Emergencias de MSF. “No queremos palabras de cortesía ni promesas excesivas que no llevan a ningún lado. Necesitamos ver pruebas de esas intenciones y el compromiso de que no habrá más ataques aéreos a instalaciones médicas, personal sanitario y pacientes”, subraya Sancristóval.

“Este nuevo incidente muestra que no hay medidas efectivas vigentes que aseguren que los hospitales no sean otras de las víctimas de la guerra. MSF había compartido las coordenadas y la información relacionada con todas sus instalaciones en Yemen con todas las partes en conflicto, y aún así fuimos alcanzados por ataques en cuatro ocasiones. Si los protocolos militares están llevando a `errores´, entonces esos protocolos tienen que cambiarse porque están destruyendo hospitales en funcionamiento, personal y pacientes.”

Desde julio de 2015, 4.611 pacientes habían recibido atención en el hospital de Abs, el centro de referencia entre los que se mantienen operativos en la parte occidental de la gobernación de Hajjah. El centro contaba con una sala de urgencias con 14 camas, una maternidad y una unidad de cirugía. En las últimas semanas, el hospital había registrado un incremento de pacientes heridos; la mayoría de ellos eran víctimas de combates recientes y de la campaña de ataques aéreos en la zona. En el momento del bombardeo, había 23 pacientes en el departamento de cirugía, 25 en la sala de maternidad, 13 recién nacidos y 12 en la unidad de pediatría.