Back to top

Balcanes

.
-A A +A

En 2015, la mayoría de refugiados, migrantes y solicitantes de asilo que llegaron a Grecia siguieron su camino atravesando los Balcanes, con la esperanza de alcanzar Europa occidental.

Esta ruta cruzaba la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), Serbia, Hungría, Croacia o Eslovenia –en función de qué frontera estuviera abierta–, y desde allí seguía hacia Austria y más allá. En este trayecto, MSF realizó más de 40.000 consultas médicas, y con frecuencia tuvo que tratar enfermedades ocasionadas por las agotadoras jornadas y las precarias condiciones de cobijo, higiene y saneamiento.

Serbia

En Serbia, MSF desplegó equipos móviles a lo largo de la ruta que cruzaba el país. En la frontera con la ARYM, MSF se centró en Miratovac y Presevo, donde hasta 4.000 personas aguardaban a ser registradas, a la intemperie y expuestas al mal tiempo; en esta área, MSF puso en marcha clínicas de atención médica básica y salud mental, en las inmediaciones del centro de registro y en un campo de tránsito cerca de la frontera. Entre junio y diciembre, se realizaron casi 9.200 consultas médicas, siendo las afecciones más habituales los resfriados comunes, las infecciones de las vías respiratorias y la hipotermia. Estos equipos también distribuyeron artículos de primera necesidad, como kits de higiene, alimentos, tiendas de campaña, mantas e impermeables, y colaboraron en los dispositivos de recogida de basura, instalaron aseos y ofrecieron transporte a personas con discapacidad y a familias vulnerables. En noviembre, un equipo de MSF rehabilitó un tramo de carretera de 1,5 kilómetros para que fuera más seguro, e instaló aseos y seis carpas con calefacción para albergar hasta a 270 personas.

En Belgrado, MSF trabajó en dos parques cercanos a las estaciones de tren y autobús. Entre los meses de abril y septiembre, el equipo realizó aquí 3.950 consultas médicas.

En la frontera con Croacia, algunas noches podían congregarse hasta 3.000 personas haciendo cola para ser registradas, y cientos estaban abandonadas a su suerte, obligadas a dormir a la intemperie. Mediante clínicas móviles, MSF dio atención médica en los pasos fronterizos, por ejemplo en Sid, donde se pasaba consulta mientras la gente esperaba el tren en el centro de tránsito. Asimismo, MSF instaló ocho grandes carpas con calefacción para más de 2.000 personas en los nuevos puntos de tránsito designados por las autoridades. Entre mediados de septiembre y principios de diciembre, este equipo realizó más de 15.200 consultas médicas.

Hungría

En septiembre, MSF desplegó una clínica móvil en la ciudad fronteriza de Röszke, donde cada día cruzaban entre 2.000 y 4.000 personas procedentes de Serbia. En cuatro días se proporcionó atención médica a 400 personas, hasta que el 14 de septiembre se erigió una alambrada y se cerró la frontera. Desde ese momento, los refugiados y migrantes se dirigieron al oeste hacia Croacia, hasta que también quedó cerrada esa frontera el 17 de octubre, por lo que se desviaron de nuevo, esta vez hacia Eslovenia.

La mayoría de los pacientes tratados en Röszke eran niños con problemas respiratorios, mujeres embarazadas y personas con heridas infectadas causadas por el largo viaje a pie o por intentar saltar las alambradas.

Eslovenia y Croacia

En septiembre y octubre llegaron entre 10.000 y 15.000 personas al día a Eslovenia y Croacia, en su mayoría familias enteras. Debido a la falta de coordinación entre los dos países, los centros de recepción de Eslovenia se vieron desbordados y fueron incapaces de hacer frente a los primeros flujos de refugiados.

En octubre y noviembre, MSF ayudó al Ministerio esloveno de Salud en el centro de tránsito de Brezice, en la frontera con Croacia, dando atención médica ininterrumpida, hasta que pudieron organizarse trenes desde Croacia para transportar directamente a los refugiados y migrantes hasta la frontera de Eslovenia con Austria.

En Croacia, los equipos de MSF pusieron en marcha una clínica en un campo de tránsito a 15 kilómetros de Tovarnik, cerca de la frontera con Serbia, para proporcionar asistencia sanitaria a los refugiados que se encontraban a la espera de ser transferidos a Hungría. La clínica asistió a alrededor de 5.000 personas cada día.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en la ruta de los Balcanes entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo.

 

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajaron en la ruta de los Balcanes: intervino en las fronteras húngaro-serbia y húngaro-croata entre los meses de septiembre y noviembre de 2015. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.