Back to top

Camboya

En 2018, seguimos desarrollando estrategias más eficaces de diagnóstico y tratamiento de la hepatitis C y la malaria.

Mapa de proyectos MSF Camboya
8.290 
personas con hepatitis C en tratamiento
3.890 
personas con malaria tratadas
-A A +A

Aunque se la consideraba una enfermedad de por vida y mortal, la hepatitis C ahora se puede curar con antivirales de acción directa (AAD), unos nuevos medicamentos más fáciles de tomar y que se toleran mejor, pero que son más caros.

La hepatitis C es endémica en Camboya y apenas hay diagnóstico y tratamiento disponibles para los enfermos. Nuestro proyecto en el hospital Preah Kossamak de la capital, Phnom Penh, aspira a simplificar el diagnóstico y tratamiento, demostrar la “rentabilidad” de atención a estos pacientes y hacer que el modelo pueda replicarse en otros países.

En 2018, el procedimiento simplificado de diagnóstico nos permitió reducir el lapso entre la detección y el inicio del tratamiento de 140 días a solo 9. Sumado a ello, el uso de los nuevos AAD disminuyó la cantidad de consultas que necesitaba cada paciente durante el tratamiento, de 16 a 5, y solo una de ellas necesitaba la presencia de un médico.

En marzo, iniciamos un proyecto en el distrito de Moung Ruessei para adaptar al contexto rural este modelo simplificado de atención. Además de encomendar al personal de enfermería la detección de la enfermedad, desde octubre ampliamos esta búsqueda de casos a las propias comunidades y aldeas del distrito. El equipo examinó a más de 12.700 personas en el último trimestre de 2018.

Desde 2015, también hemos desarrollando modelos de intervención para contribuir a la eliminación de la malaria en Preah Vihear y Stung Treng, dos áreas del norte del país donde hay multirresistencia a los medicamentos antipalúdicos. En 2018, realizamos la primera prueba piloto de un nuevo test rápido de diagnóstico de alta sensibilidad. Además, ampliamos el número de distritos en los que trabajamos y las autoridades sanitarias replicaron uno de nuestros modelos de intervención.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2018; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2018, contábamos con 143 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 4,8 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1979.