Back to top

Filipinas

En 2019, MSF siguió trabajando en Manila, para mejorar la salud sexual y reproductiva en los barrios marginales, y también en Mindanao, tras concluir el conflicto, para ayudar a las personas que siguen desplazadas y a las que han podido regresar a sus hogares.

Mapa de proyectos MSF Filipinas
35.600  
consultas externas
1.120 
consultas prenatales
-A A +A

Desde 2016, dirigimos un programa integral de salud sexual y reproductiva en clínicas en San Andrés y Tondo, dos de las zonas más empobrecidas y densamente pobladas de la capital. Trabajamos en colaboración con una organización local, Likhaan, y nos centramos en las necesidades de niñas y mujeres jóvenes, a las que ofrecemos servicios anticonceptivos, atención prenatal y posnatal, tratamiento de las infecciones de transmisión sexual y detección y tratamiento del cáncer de cuello uterino. A pesar del estigma que sufren en este país las víctimas de violencia sexual y de género, no deja de aumentar la cifra de personas que se acercan a nuestra clínica en busca de ayuda. Además, nuestros equipos organizan clínicas móviles cuatro veces por semana, principalmente en Tondo, para aquellas personas que no pueden acercarse a la clínica fija.

En 2019, atendimos más de 15.000 consultas de planificación familiar y realizamos pruebas de detección de cáncer cervical a 4.352 mujeres. De estas, 289 recibieron tratamiento con crioterapia, un procedimiento que congela una sección del cuello uterino mediante nitrógeno para destruir la zona afectada. También colaboramos con las autoridades sanitarias para vacunar a 2.230 niñas contra el virus del papiloma humano, responsable de este cáncer.

Por otra parte, seguimos trabajando en la ciudad de Marawi, en el Mindanao musulmán, la región con peores indicadores de salud de Filipinas y donde los enfrentamientos violentos son frecuentes.

En 2017, los combates por el control de Marawi se saldaron con 200.000 personas desplazadas y más del 70% de los centros de salud destruidos. En 2019, aún había más de 70.000 desplazados, que tenían pocos servicios médicos a su alcance. Por esta razón, colaboramos con tres centros de salud con servicios de salud mental, atención primaria y tratamiento de enfermedades no transmisibles.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 56 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 2 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1987.