Back to top

Grecia

Mapa de proyectos MSF Grecia
Consultas externas: 
46.300
Kits de artículos de primera necesidad distribuidos: 
35.400
Consultas de salud mental (individuales y en grupo): 
3.400
-A A +A

En 2015, más de 856.000 refugiados y migrantes llegaron por mar o tierra a Grecia: es el principal punto de entrada para las personas que intentan llegar a Europa.

Los voluntarios y las organizaciones de la sociedad civil se movilizaron para ayudar a los recién llegados. Médicos Sin Fronteras se encargó de proporcionarles atención sanitaria. Un tercio de las personas que alcanzaron las costas griegas eran mujeres y niños, y cerca del 90% provenían de países afectados por la guerra y la violencia, sobre todo Siria, Afganistán, Irak y Somalia. La mayoría desembarcó en las islas de Lesbos, Samos, Quíos, Kos y Leros. Solo en Lesbos, en octubre llegaron unas 6.000 personas al día.

Lesbos y Samos

En julio, MSF puso en marcha dos clínicas en los campos de Moria y Kara Tepe, en Lesbos, y desplegó una clínica móvil en el puerto, donde miles de personas aguardaban al raso, bajo un sofocante calor, para poder seguir viaje hacia Atenas. MSF mejoró las instalaciones de agua y saneamiento, proporcionó servicios de gestión de residuos e instaló baños químicos y puntos de suministro de agua en Moria; también organizó autobuses para llevar a los recién llegados a los centros de registro, que se encuentran a 70 kilómetros de distancia, y para trasladar a quienes tuvieran que ser ingresados por cuestiones médicas. En Matamandos, MSF creó un pequeño centro de tránsito para proporcionar asistencia a los recién llegados: cobijo, transporte, alimentos, mantas y conexión wifi (para que pudieran contactar con familiares y amigos). Se realizaron más de 16.100 consultas médicas y se ofreció apoyo psicológico a 3.000 personas.

En octubre, otro equipo de MSF comenzó a ofrecer asistencia médica a las personas que tocaban tierra en Samos. Un equipo móvil se encargaba de acogerlos y trasladarlos a la oficina de registro en el puerto principal, donde además se les prestaba consulta médica. En el centro de recepción, este equipo también distribuyó artículos de primera necesidad y una media de 540 comidas al día.

MSF es la única organización humanitaria presente en Agatonisi, una pequeña isla cerca de Samos; allí, un equipo recibía a los recién llegados y les proporcionaba refugio y atención médica.

Islas del Dodecaneso

Al no existir sistemas de recepción oficial en ninguna de las islas del Dodecaneso, en marzo MSF empezó a proporcionar refugio, alimentos y atención médica en Kos. En septiembre, las autoridades griegas clausuraron el campo improvisado en el hotel Capitán Elías, un edificio abandonado en el que MSF también estaba proporcionando asistencia básica de emergencia. A los migrantes y refugiados no les quedaba otra opción que pernoctar al raso en plena ciudad, hasta que MSF estableció un campo cerca de un recinto arqueológico. Allí, la organización estuvo trabajando junto con otras organizaciones para ofrecer asistencia médica y humanitaria básica.

En junio MSF organizó una clínica médica móvil para las islas de Leros, Symi, Tilos y Kálimnos. Para septiembre, la presencia de MSF en Leros ya era permanente, con actividades de atención médica y psicológica, cobijo y agua y saneamiento. Tanto en Leros como en la isla de Kos, estos equipos realizaron más de 14.000 consultas médicas, dieron apoyo psicológico a 6.000 personas y distribuyeron casi 35.400 kits de artículos de primera necesidad (jabón, mantas, etc.) a las personas que habían perdido sus pertenencias a lo largo del camino.

En el continente

En Atenas, MSF realizó más de 700 consultas médicas en el centro de tránsito de Eleonas, que alberga a las personas que desean solicitar asilo en Grecia. Quienes eran identificados como víctimas de tortura recibían atención especializada en el centro de rehabilitación de Kypseli, en colaboración con la ONG griegas Babel y Consejo Griego para los Refugiados.

En el campo de tránsito de Idomeni, cerca de la frontera con la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), MSF estableció una clínica móvil para ofrecer asistencia sanitaria básica y de salud mental; también donó artículos de primera necesidad, como mantas y kits de higiene. Entre abril y diciembre, este equipo realizó más de 13.000 consultas, construyó refugios, duchas y letrinas para más de 1.500 personas en el campo de Idomeni, y asumió el mantenimiento de los servicios de electricidad y saneamiento. Entre junio y diciembre, MSF también organizó sesiones individuales y en grupo de salud mental, que beneficiaron a más de 14.000 personas.

Tras cerrar este campo, los refugiados y migrantes que seguían viaje a la frontera con la ARYM se veían obligados a pasar horas esperando en la gasolinera de Polikastro, a menos de 20 kilómetros de distancia de Idomeni. MSF se encargó de organizar refugios, ofrecer servicios médicos y distribuir alimentos y agua en los puntos en los que se congregaban de camino a la frontera.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Grecia entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Grecia con 12 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 1,4 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1991.