Back to top

Grecia

En 2019, seguimos proporcionando servicios médicos a personas migrantes y refugiadas en Atenas y otros lugares de la parte continental de Grecia, así como en las islas de Lesbos, Samos y Quíos.

Mapa de proyectos MSF Grecia
46.600  
consultas externas
7.470  
consultas individuales de salud mental
11.600  
vacunaciones rutinarias
390  
víctimas de tortura atendidas
780  
víctimas de violencia sexual atendidas
-A A +A

Desde la entrada en vigor del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía en marzo de 2016, miles de personas que se desplazaban han quedado atrapadas por tiempo indefinido en cinco emplazamientos de las cinco islas del Egeo (Lesbos, Quíos, Samos, Kos y Leros), donde viven en condiciones degradantes e inhumanas mientras esperan una decisión sobre sus solicitudes de asilo. En 2019, los equipos de Médicos Sin Fronteras atendieron casi 46.600 consultas externas en toda Grecia.

Durante el segundo semestre de 2019, la situación humanitaria en los cinco centros de recepción se deterioró rápidamente. Al mismo tiempo, el nuevo Gobierno griego aprobó una ley nueva y más estricta sobre protección internacional, que redujo la ya limitada posibilidad de los solicitantes de asilo de obtener atención médica. Además, según la nueva ley, los menores también pueden ser detenidos y el trastorno de estrés postraumático ya no califica como una vulnerabilidad. Como resultado, incluso las personas extremadamente vulnerables deben pasar largos periodos en condiciones precarias, lo que exacerba sus problemas médicos y de salud mental.

En Lesbos, continuamos dirigiendo una clínica pediátrica a las afueras del campo de Moria, donde ofrecimos atención médica general y apoyo en salud mental a menores, y servicios de salud sexual y reproductiva a mujeres embarazadas. En la ciudad de Mitilene, atendimos a víctimas de tortura y violencia sexual, así como a personas con problemas graves de salud mental causados por los traumas sufridos en su país de origen, durante su viaje hasta Grecia o por el estrés y la inseguridad de su situación en Moria.

En respuesta al aumento masivo de personas que llegaron a Samos, ampliamos nuestras actividades. Instalamos un sistema de agua y saneamiento para quienes viven cerca del centro de recepción oficial y les proporcionamos agua potable y aseos. Este fue el primer paso de una intervención que también incluirá la construcción de duchas, para prevenir problemas de salud relacionados con la escasez de agua y la mala higiene. Cerca del campo, dirigimos un centro de día, donde ofrecimos apoyo en salud mental y atención de salud sexual y reproductiva.

Nuestros servicios en Quíos incluyen atención médica general, salud sexual y reproductiva, salud mental, asistencia social y medicina del viajero para las personas que se encuentran en el campo de Vial, así como servicios de mediación cultural en el hospital local.

También gestionamos dos clínicas en Atenas para responder a las necesidades específicas de las personas en movimiento. La primera, un centro de día, ofrece salud sexual y reproductiva, salud mental y tratamiento de enfermedades crónicas y complejas, asistencia social y legal, así como medicina del viajero para quienes planean seguir adelante e irse de Grecia. La segunda ofrece atención integral a víctimas de tortura y otras formas de violencia, y está dirigida en colaboración con otras dos organizaciones: el Centro de Día Babel y el Consejo Griego para los Refugiados. Aplica un enfoque multidisciplinario, que comprende atención médica y de salud mental, fisioterapia y asistencia social y legal.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 237 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 10,3 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1991.