Back to top

Grecia

En 2018, llegaron a Grecia más de 50.000 personas migrantes y refugiadas de países como Siria, Afganistán e Irak. Seguimos brindando atención médica y de salud mental a migrantes en las islas griegas y en el continente.

Mapa de proyectos MSF Grecia
26.500 
consultas externas
7.440 
consultas individuales de salud mental
4.480 
vacunaciones rutinarias
320 
víctimas de tortura atendidas
280 
víctimas de violencia sexual atendidas
-A A +A

Entre enero y diciembre de 2018, nuestros equipos atendieron alrededor de 26.500 consultas externas en toda Grecia y vacunaron a unos 4.500 niños contra las enfermedades infantiles más frecuentes.

Islas griegas

Desde el acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía en marzo de 2016, los migrantes y refugiados que estaban en tránsito en las islas griegas quedaron atrapados a la espera de que se determinara su estatus. Pasan largos periodos en centros de recepción inadecuados, con escasa atención médica y con el temor de que los envíen de regreso a Turquía; todo ello agrava sus problemas médicos y de salud mental. En 2018, continuamos denunciando este acuerdo y su dramático efecto en la salud de las personas retenidas en las islas.

Desde 2016, hemos dirigido una clínica en Lesbos para brindar atención primaria, servicios de salud sexual y reproductiva y apoyo en salud mental. A finales de 2017, establecimos otra clínica fuera del centro de recepción de Moria y prestamos los mismos servicios a menores de 16 años, mujeres embarazadas y víctimas de violencia sexual.

También tenemos un equipo en la ciudad de Mitilene que atiende a pacientes con problemas graves de salud mental causados por el trauma y la violencia en su país de origen o en su viaje a Grecia.

Muchos pacientes, incluidos menores, nos contaron que sienten una desesperación absoluta y que las peligrosas e inhumanas condiciones en Moria son un factor importante en los episodios de desesperanza, las conductas de autolesión o los pensamientos suicidas que han sufrido.

En Quíos, brindamos atención primaria, salud sexual y reproductiva y apoyo de salud mental y asistencia social. Nuestros equipos de mediación intercultural y trabajo social trabajan en el hospital de la isla y, en abril de 2018, asumimos los servicios de medicina para viajes internacionales, para garantizar la continuidad de la atención médica a pacientes en tránsito; este servicio incluye asesoramiento sobre salud, vacunación, medicamentos y derivaciones a los servicios de MSF en Atenas.

Hasta abril, también ofrecimos atención de salud mental, promoción de la salud y refugio temporal en Vathy, en la isla de Samos, principalmente a mujeres, niños y pacientes que necesitan tratamiento urgente en el continente.

Atenas

Dirigimos dos clínicas en Atenas para responder a las necesidades específicas de migrantes y refugiados. En nuestro centro de día, ofrecemos salud sexual y reproductiva, apoyo en salud mental, asistencia social y tratamiento de enfermedades crónicas.

En nuestro segundo centro, dirigido en colaboración con el Centro de Día Babel y el Consejo Griego para los Refugiados, ofrecemos atención integral a las víctimas de tortura, malos tratos y trato degradante. El enfoque multidisciplinario de la clínica comprende atención médica, salud mental, fisioterapia, asistencia social y apoyo legal.

Norte de Grecia

En respuesta al enorme aumento de llegadas (más de 18.000 personas en 2018, frente a las 6.500 de 2017) y a la falta absoluta de atención médica por parte del Ministerio de Salud, en julio empezamos a trabajar en el centro de recepción e identificación de Filakio, en la región de Evros, fronteriza con Turquía. Hasta finales de año, ofrecimos consultas de atención médica general, salud sexual y reproductiva y medicina del viajero.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2018; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2018, contábamos con 223 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 9,5 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1991.