Back to top

Líbano

Más de un millón de personas han huido hacia Líbano desde que comenzó el conflicto en la vecina Siria en 2011; es el país con la mayor cantidad de refugiados per cápita del mundo.

Mapa de proyectos MSF Líbano
125.400 
consultas externas
11.700  
consultas individuales de salud mental
4.660 
partos
3.660 
personas hospitalizadas
-A A +A

Muchos refugiados viven en condiciones deplorables y sus necesidades más básicas no están satisfechas. Este crecimiento poblacional ha supuesto una dura carga en los servicios públicos, incluyendo la Sanidad. Incluso donde hay atención médica disponible, el precio de las consultas, las pruebas de laboratorio y los medicamentos es demasiado elevado para la comunidad refugiada y migrante y para los libaneses vulnerables.

Nuestros equipos siguieron trabajando en Líbano para proporcionar asistencia médica gratuita y de calidad, por ejemplo tratamiento de enfermedades no transmisibles, salud sexual y reproductiva, salud mental y servicios de maternidad. En 2018, ampliamos nuestros proyectos para ofrecer servicios especializados, como cuidados intensivos pediátricos, tratamiento de la talasemia y cirugía general electiva.

Valle de la Bekaa

En Bekaa y Baalbek-Hermel, donde se asentaron la mayoría de los refugiados sirios, ofrecemos atención primaria, concretamente en Hermel, Aarsal, Baalbek y Majdal Anjar.

Tenemos equipos trabajando en dos centros de salud materno-infantil en Aarsal y Majdal Anjar, y dirigimos un programa pediátrico especializado en Zahlé, que incluye consultas de emergencia, cuidados intensivos y tratamiento de la talasemia.

En julio, finalizamos la rehabilitación de un hospital en Bar Elias y, cuando acababa el año, comenzamos a brindar cuidado de heridas crónicas y cirugía general electiva.

Además, colaboramos con el Ministerio de Salud Pública para vacunar a 22.000 niños contra el sarampión y la polio en Zahlé, Baalbek y Hermel.

Norte de Líbano y Akar

Ofrecemos atención primaria en Wadi Jaled y salud mental en una clínica en Fnaidek, tanto para los refugiados sirios como para la comunidad local.

En Trípoli y Al Abdé, continuamos ofreciendo atención para enfermedades crónicas y servicios de planificación familiar. En 2018, implementamos el Programa de Acción para Superar las Brechas en Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud (OMS), adoptado por el Ministerio de Salud Pública libanés; para ello, capacitamos a médicos generalistas para que pudieran recetar medicamentos psiquiátricos, con la supervisión de un psiquiatra.

Beirut Sur

Desde septiembre de 2013, dirigimos un centro de atención primaria y un centro para mujeres en el campo de refugiados de Shatila, donde viven en muy malas condiciones refugiados palestinos, refugiados sirios, palestinos procedentes de Siria y libaneses, además de otras comunidades de diversas nacionalidades.

En marzo, lanzamos una campaña de vacunación en el área de Sabra y Shatila, en colaboración con el Ministerio de Salud; vacunamos a unos 10.000 niños contra el sarampión y la polio, y en julio abrimos un paritorio en el Hospital Universitario Rafik Hariri, donde además atendimos las derivaciones neonatales de nuestra clínica en Shatila.

En el campo de refugiados de Burj al Barajne, dirigimos servicios de planificación familiar y atención de salud mental; además, gestionamos un programa de atención domiciliaria para pacientes con enfermedades crónicas que tienen problemas de movilidad.

Líbano Sur

También dirigimos un programa de atención domiciliaria para personas con problemas de movilidad en el campo de refugiados de Ein el Hilwe, en Saida, y continuamos colaborando con el personal médico del campo para mejorar su plan de preparación para emergencias, para que puedan estabilizar a los heridos en caso de incidentes violentos.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2018; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2018, contábamos con 649 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 29,8 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1976.