Back to top

Líbano

En 2021, la situación humanitaria siguió deteriorándose rápidamente en Líbano: la crisis económica y financiera no dio señales de mejoría y la sanidad tuvo dificultades para garantizar los servicios básicos.

Mapa de proyectos MSF Líbano
124.600 
consultas externas
11.000 
consultas individuales de salud mental
51.600 
dosis de vacuna de la COVID-19 administradas
4.030 
partos asistidos
-A A +A

Se estima que el 85% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y tiene dificultades para conseguir comida, combustible y medicamentos. En 2021, el colapso de la sanidad y la grave escasez de medicamentos esenciales llevaron a más personas a pedir ayuda a Médicos Sin Fronteras y a otras organizaciones médico-humanitarias.

En diversas zonas del país, nuestros equipos brindaron servicios médicos básicos, que incluyían salud sexual y reproductiva, consultas para enfermedades crónicas, salud mental, tratamiento de la talasemia y cirugía. También asistimos partos y ofrecimos atención pediátrica y vacunaciones de rutina a los niños. A finales de año, reevaluamos nuestras actividades y decidimos cerrar la unidad de cuidados intensivos pediátricos de Zahlé.

En 2021, inauguramos una nueva clínica para atender a trabajadores migrantes afectados por la crisis económica. Se estima que hay 250.000 migrantes trabajando en Líbano, además de más de 1,5 millones de personas refugiadas, principalmente palestinas y sirias, que a menudo viven en condiciones precarias en campos superpoblados. MSF desarrolló actividades en las zonas este y norte del país para cubrir sus necesidades, ya que, a menudo, reciben poca atención médica.

La COVID-19 fue un golpe más para la desbordada sanidad libanesa. Su personal se ha resentido –algunos profesionales se han marchado del país– y, en Beirut, aún se sienten las consecuencias de la terrible explosión del puerto en 2020: muchos centros de salud que resultaron afectados aún no se han rehabilitado.

Para colaborar en la respuesta a la COVID-19, durante los primeros meses de 2021, transformamos temporalmente nuestro hospital de Bar Elias en un centro de tratamiento. También ayudamos a vacunar a las personas de mayor riesgo, como mayores, personal médico y detenidos. Finalmente, desplegamos equipos itinerantes para vacunar a las comunidades que viven en la remota zona de Accar, en el norte del país.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2021; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2021, contábamos con 586 profesionales* y gastamos 25,1 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1976.

 

* La cifra de personal equivale al total de puestos a tiempo completo o FTE (del inglés full-time equivalent). Por ejemplo, dos personas a media jornada equivalen a un FTE.