Back to top

Malasia

En 2017, nuestros proyectos en Malasia se centraron en dar atención médica a las comunidades de refugiados y a las víctimas de la trata de personas.

4.900 
consultas externas
-A A +A

Gestionamos 51 clínicas móviles en diversas comunidades de refugiados y realizamos un total de 4.862 consultas y 893 derivaciones a servicios secundarios; estos últimos ofrecían obstetricia integral de emergencia, atención neonatal, tratamiento de traumas relacionados con el trabajo y accidentes, y tratamiento de la tuberculosis y las enfermedades no transmisibles. Alrededor del 65% de los pacientes eran refugiados no registrados, principalmente rohingyas de Myanmar cuyo precario estatus legal conlleva que a menudo no pueden recibir atención médica. En 2018, pondremos en marcha una clínica fija de atención primaria en un barrio de Penang donde se han asentado migrantes procedentes de un gran número de países.

A principios de 2017, también comenzamos a realizar exámenes médicos y consultas en refugios gubernamentales para víctimas de la trata de personas. También donamos kits de higiene y organizamos sesiones de promoción de la salud. A lo largo del año se beneficiaron de estos servicios 297 víctimas procedentes de Tailandia, Camboya, Vietnam, Indonesia, China, Myanmar, Malasia, Nepal, Bangladesh y Filipinas.

En Langkawi, un conocido punto de desembarco de migrantes, hemos desarrollado una sólida red de trabajo con varias comunidades de pescadores y con las autoridades locales. Esto situará al equipo en una posición inmejorable para dar una primera respuesta a la llegada de embarcaciones. Concretamente, se organizaron dos sesiones de formación para los pescadores.

También abordamos la cuestión de la protección. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) sigue restringiendo las solicitudes de asilo presentadas por las comunidades étnicas de Myanmar, que de hecho representan el 90% de las solicitudes en Malasia. Solo un reducido número de ONG puede remitir solicitudes de asilo a ACNUR según un conjunto de criterios de vulnerabilidad adicionales. En 2017, presentamos 439 solicitudes de este tipo, el 31% del total recibido por ACNUR en el país.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Malasia entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2017, contábamos en Malasia con 6 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 0,8 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 2004.