Back to top

Mar Mediterráneo

-A A +A

En 2016, más de 300.000 personas que huían de la guerra, la persecución y la miseria intentaron cruzar el Mediterráneo en busca de seguridad en Europa, según los datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

Mediterráneo central

2016 fue el año más letal del que se tiene registro en el Mediterráneo: 4.581 adultos y niños murieron ahogados al intentar cruzar desde el norte de África a Europa. La inmensa mayoría de las 181.436 personas que consiguieron llegar a Italia tras ser rescatadas habían embarcado en Libia; sin las operaciones de rescate, también ellas habrían perecido en el mar.

Durante 2016, Médicos Sin Fronteras tuvo equipos a bordo de tres barcos de rescate. El Dignity I, de 50 metros y capacidad para 400 personas, contaba con un equipo propio de MSF de 19 personas; el Bourbon Argos, de 68,8 metros y capaz de acoger a 700 personas, contaba a bordo con 11 miembros de MSF y una tripulación contratada de 15 personas; finalmente, el Aquarius, de 77 metros, fue fletado en colaboración con la ONG SOS Méditerranée y podría trasladar a 500 personas. Los tres buscaron barcos en peligro en las aguas internacionales al norte de Libia.

Desde que zarpó el primer barco a finales de abril (el Dignity) hasta finales de 2016, estos tres barcos rescataron a 21.603 refugiados, solicitantes de asilo y migrantes, y asistieron a otras 8.969 personas transferidas desde otras embarcaciones, siendo más de 200 en total las operaciones llevadas a cabo en el mar.

A bordo, los equipos médicos trataron lesiones relacionadas con la violencia sufrida por muchas de estas personas a su paso por Libia, donde habían estado detenidas en condiciones espantosas o incluso torturadas y agredidas sexualmente. Las dolencias más habituales eran enfermedades de la piel, deshidratación, hipotermia y sarna, así como lesiones graves sufridas durante la travesía (como quemaduras químicas causadas por la mezcla de combustible y agua de mar). Las mujeres embarazadas recibieron atención especializada y varios bebés nacieron a bordo de estos tres barcos. También fue necesario prestar atención urgente a los rescatados, tanto en los barcos como mediante evacuaciones médicas.

En el segundo semestre del año, a pesar de la llegada del invierno, la gente siguió cruzando el mar, por lo que SOS Méditerranée y MSF mantuvieron activo el Aquarius, que fue de hecho el único barco no gubernamental trabajando en ese tramo del Mediterráneo.

Mediterráneo oriental

A pesar de las duras condiciones meteorológicas, en el primer trimestre de 2016, 151.452 personas cruzaron el mar desde Turquía a las islas griegas, siendo la isla de Lesbos el principal punto de llegada. En esos tres primeros meses, murieron en el Egeo 366 personas, entre adultos y niños.

MSF prestó asistencia a las embarcaciones en peligro en la costa de Lesbos hasta junio, cuando las llegadas se redujeron y la presencia de la organización ya no fue necesaria. Entre diciembre de 2015 y junio de 2016, esta operación de rescate, en la que colaboraron MSF y Greenpeace, ayudó a más de 18.117 personas en 361 intervenciones diferentes.

Los equipos médicos de MSF también trataron a las personas a su llegada a Grecia, remitiendo al hospital a 30 personas que necesitaban atención especial, debido principalmente a los traumatismos sufridos.

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en el Mediterráneo entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2016, MSF contaba en Níger con 19 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 10,4 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. 

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en el Mediterráneo. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.