Back to top

Myanmar

Mapa de proyectos MSF Myanmar
Pacientes con VIH en tratamiento de primera línea: 
35.200
Pacientes con tuberculosis en tratamiento: 
1.100
-A A +A

A finales de julio de 2015, el ciclón Komen causó graves inundaciones en una gran parte del territorio birmano. Fue el peor desastre natural registrado en el país desde el paso del ciclón Nargis en 2008. Médicos Sin Fronteras lanzó una intervención de emergencias en el estado de Rakhine y en la región de Sagaing, que fueron declaradas zonas catastróficas.

En las localidades de Kalay y Tamu (Sagaing) y en Minbya y Maungdaw (Rakhine), MSF distribuyó agua y kits de higiene para reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con la mala calidad del agua y del saneamiento, además de mosquiteras para prevenir las enfermedades transmitidas por mosquitos, como la malaria y el dengue, endémicas en estas áreas. En Monywa, Kalay y Tamu, MSF impartió formación al personal del Ministerio de Salud y a voluntarios locales sobre la erradicación de los criaderos de mosquitos (que se reproducen con facilidad en macetas y recipientes abiertos con agua estancada) y organizó actividades de promoción de la salud puerta a puerta para que la población supiera cómo prevenir el dengue. De forma complementaria, MSF donó pruebas rápidas de dengue al Ministerio de Salud e impartió formaciones sobre su uso. Los equipos de MSF también desplegaron clínicas móviles en colaboración con el Ministerio en los principales centros de acogida para damnificados (entre otros, monasterios, mezquitas, una escuela y un orfanato).

Asistencia en Rakhine

MSF siguió consolidando las actividades que tuvieron que ser suspendidas durante nueve meses por orden gubernamental en 2014. Entre las actividades reanudadas estaban el apoyo a las clínicas móviles del Ministerio de Salud en los campos de desplazados internos de Pauktaw y Sittwe y en los pueblos de minorías étnicas, así como las actividades médicas en Maungdaw (en el norte del Estado). En total, los equipos realizaron casi 84.700 consultas, apoyaron las campañas de vacunación contra el sarampión y la poliomielitis y derivaron a más de 900 pacientes a centros de atención secundaria. En el norte de Rakhine, muchas personas apenas reciben atención médica, una situación inaceptable provocada por las severas restricciones de movimiento impuestas a los rohingyas (una minoría de religión musulmana compuesta por unos 1,3 millones de personas) y la llamativa ausencia de organizaciones humanitarias nacionales e internacionales.

Nuevo proyecto en la Región Especial Wa 2

Una encuesta realizada por MSF en la Región Especial Wa 2 confirmó la escasez de servicios de atención sanitaria primaria y secundaria y de prevención de enfermedades, así como carencias existentes en materia de vacunación y de salud materno-infantil.

En Lin Haw, MSF abrió una nueva clínica dentro de un centro de salud local. Desde septiembre, este equipo operó clínicas móviles semanales en el mercado de Pang Yang y organizó sesiones de promoción de la salud y sesiones generales de información en dos escuelas cercanas.

Atención a pacientes con VIH

En 2015, MSF atendió a más de 35.000 personas con VIH en sus proyectos en las regiones de Yangón y Tanintharyi y en los Estados de Shan y Kachin; este es el programa de mayor envergadura de MSF en Myanmar. Aunque el Gobierno ha conseguido grandes progresos en la extensión del tratamiento antirretroviral, lamentablemente siguen sin recibirlo la mitad de las 210.000 personas que lo necesitan. Uno de los problemas es que el tratamiento sigue prestándose de forma centralizada; por eso, MSF se centra en ayudar al Plan Nacional Estratégico contra el VIH y el Sida (NAP) en sus esfuerzos por acercar todo lo posible los programas de tratamiento a los pacientes. Por ejemplo, en Dawei, MSF comenzó a transferir a los pacientes estables a los centros del NAP ya descentralizados. En todos los proyectos de VIH, MSF siguió prestando especial atención a los grupos más vulnerables, incluidos los usuarios de drogas intravenosas, los trabajadores sexuales, los varones que mantienen relaciones homosexuales y los pacientes coinfectados con tuberculosis, tuberculosis resistente a los medicamentos o citomegalovirus.

Salud mental en Myanmar e Indonesia

Entre mayo y junio, MSF ofreció atención médica y psicosocial a más de 700 boat people, personas que habían sido detenidas tras ser rescatadas de barcos abandonados por traficantes de personas en la Bahía de Bengala.

Finalmente, en agosto, MSF inició un proyecto de salud mental para refugiados rohingyas de Myanmar que habían cruzado a la vecina indonesia y estaban instalados en el campo de Lhokseumawe, en Banda Aceh; en noviembre, estas actividades se ampliaron a dos campos en Langsa.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Myanmar entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Myanmar con 1.076 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 16,4 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1992.

Testimonio

Ma Moe Moe Khaing vive en el estado de Kachin

“Cuando supimos que mi marido era VIH-positivo y comenzó su tratamiento con MSF, decidí hacerme la prueba. Estaba embarazada de dos meses y también di positivo. Mi marido estaba tan enfermo que no podía ni caminar en línea recta, y yo estaba muy asustada e incluso pensé en poner fin al embarazo. Pero decidimos dejarlo en manos de la fe y aceptar lo que nos llegara. Tomamos nuestros ARV regularmente siguiendo las instrucciones del médico. Después de dar a luz, seguía temiendo haberle transmitido el virus al bebé. Pero después de 12 meses de pruebas que dieron todas negativas, nos sentimos increíblemente felices. Nuestra niña está completamente sana y ahora va a la guardería”.