Back to top

El Salvador

En 2019, seguimos proporcionando atención médica y psicológica en zonas de San Salvador catalogadas como “zonas rojas” debido a sus altos niveles de violencia.

Proyectos MSF en El Salvador 2019
11.300  
consultas externas
3.030  
consultas individuales de salud mental
1.130  
sesiones en grupo de salud mental
71 
personas atendidas tras sufrir violencia sexual
-A A +A

El Salvador tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo: 36 por cada 100.000 habitantes en 2019, según la Policía. La violencia entre las maras y sus conflictos con las fuerzas de seguridad del Estado tienen graves consecuencias humanitarias y perjudican el acceso a la atención médica.

Hay bolsas de población que no pueden moverse libremente entre diferentes barrios y territorios de pandillas rivales, lo que impide que busquen atención médica. En algunas “zonas rojas”, el Ministerio de Salud ha suspendido los servicios debido a la violencia y las amenazas que sufre el personal médico.

En 2019, dentro de nuestras actividades de promoción de la salud y fortalecimiento comunitario, creamos seis comités de salud en barrios de San Salvador y la cercana ciudad de Soyapango. Estos comités pudieron trabajar en colaboración directa con el Ministerio de Salud para proporcionar atención médica.

En respuesta a la labor comunitaria de nuestro equipo de promoción de la salud, los comités también trabajaron con las autoridades locales para promover hábitos saludables y prevenir enfermedades. Entre estas actividades se incluían la desinfección del agua, campañas de saneamiento, la prevención de enfermedades transmitidas por los mosquitos y la capacitación en primeros auxilios.

MSF también colaboró con el Ministerio de Salud para facilitar el acceso a comunidades consideradas como peligrosas, donde la población se había quedado sin atención médica y sin promoción de la salud. Como resultado, se reanudaron los servicios de vacunación y de salud sexual y reproductiva y pudimos ofrecer atención en salud mental en los centros de salud.

En colaboración con el Sistema de Emergencias Médicas (servicio nacional de ambulancias) y los Comandos de Salvamento (asociación de voluntarios), continuamos ofreciendo servicios de emergencias y ambulancias en Soyapango. Se realizaron más de 1.650 derivaciones de emergencia desde comunidades donde no hay atención médica.

Además, colaboramos con instituciones estatales y otras ONG para brindar ayuda y refugio a migrantes, así como a personas deportadas y desplazadas. Respondimos a las necesidades médicas y de salud mental de casi 2.300 personas.

En El Salvador, en 2019, una de cada seis mujeres fue víctima de violencia sexual; MSF proporcionó salud mental a 70 víctimas de este tipo de agresiones. Asimismo, nuestros equipos médicos y de trabajo social ayudaron a personas que habían sufrido el asesinato o la desaparición forzada de familiares y también a las que vivían amenazadas o estaban en riesgo de ser reclutadas a la fuerza por las maras. Todas estas personas necesitan protección.

MSF también defendió públicamente la necesidad de acceso seguro del personal médico-humanitario a las zonas más afectadas por la violencia endémica.

Durante 2019, dirigimos aproximadamente 7.100 actividades comunitarias y nuestras clínicas móviles atendieron unas 10.500 consultas médicas y 2.900 de salud sexual y reproductiva.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 76 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 1,6 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1983.

En 2019, MSF España era la única sección de MSF con actividades en el país. Si quieres conocer más en profundidad nuestro trabajo allí, consulta nuestro ‘Informe de Misiones’.