Back to top

Sudáfrica

Mapa de proyectos MSF Sudáfrica
Pacientes con VIH en tratamiento de primera línea: 
11.000
Pacientes con tuberculosis en tratamiento: 
740
Pacientes con TB multirresistente en tratamiento: 
960
-A A +A

En julio, MSF abrió el centro de atención de Kgomotso para proporcionar atención médica y psicosocial de emergencia a las víctimas de violencia sexual en Rustenburg, una importante ciudad de la zona minera conocida como cinturón de platino.

En Rustenburg, una de cada tres mujeres ha sido víctima de una violación en algún momento de su vida. Desde que MSF empezó a trabajar en esta ciudad, los equipos de promoción de la salud han hablado con más de 25.000 adultos y estudiantes de secundaria acerca de la violencia sexual y de género. El objetivo de este proyecto es proponer un modelo de atención a las víctimas de violencia sexual en Sudáfrica que sea integral en cuanto a los servicios ofrecidos y que esté integrado en la atención primaria, a cargo de enfermeras y psicólogos (en lugar del actual servicio centralizado dirigido por médicos). Aumentar la concienciación pública y alentar a las mujeres a romper su silencio también resulta muy importante, ya que los resultados preliminares de una encuesta realizada por MSF muestran que hasta el 30% de las mujeres no solicita atención médica tras un asalto sexual.

Emergencia en Durban

En abril, un equipo de emergencia del proyecto de MSF en Eshowe respondió a un brote de violencia xenófoba en la ciudad costera de Durban. Más de 7.000 migrantes, en su mayoría malauíes, zimbabuos, mozambiqueños, congoleños y burundeses, huyeron a tres campos de desplazados construidos apresuradamente. MSF prestó atención médica, asesoramiento psicosocial y servicios de agua y saneamiento, y ayudó a coordinar la respuesta con otras organizaciones como el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

‘Acabemos con las rupturas de stocks’

El proyecto ‘Acabemos con las rupturas de stocks’ (Stop Stocks Out) es una iniciativa impulsada por la sociedad civil en la que MSF, en colaboración con otras organizaciones y con las autoridades sanitarias, monitoriza la disponibilidad de medicamentos esenciales en las clínicas de todo el país, vigila que no haya desabastecimiento y facilita una resolución rápida si este se produce. Según el informe publicado por MSF en la VII Conferencia Sudafricana de Sida, celebrada en Durban en julio, una de cada cuatro clínicas encuestadas ha experimentado situaciones de escasez de medicamentos, lo que confirma que el deficiente aprovisionamiento representa una amenaza para la salud pública y podría socavar los avances logrados por el programa nacional de antirretrovirales (el más grande del mundo, con más de tres millones de pacientes en tratamiento).

Khayelitsha

En Khayelitsha, en las afueras de Ciudad del Cabo, MSF mantuvo operativo el que es su proyecto de VIH más antiguo en Sudáfrica. Este programa siguió proporcionando tratamiento especializado a los niños que han experimentado un fracaso de su terapia, además de desarrollar estrategias innovadoras para apoyar a los jóvenes y las mujeres embarazadas con VIH. Este proyecto se sitúa en la vanguardia de la investigación sobre diagnóstico y tratamiento de los lactantes infectados por VIH. MSF también proporcionó pruebas y tratamiento para el VIH y la tuberculosis (TB), ya que las tasas de coinfección son muy elevadas. Recientemente, y por primera vez en Sudáfrica, un paciente con tuberculosis extrarresistente inició tratamiento con una combinación de fármacos que incluyen los nuevos medicamentos delamanid y bedaquilina, los únicos desarrollados contra la TB en los últimos 50 años.

KwaZulu-Natal

El programa de VIH y TB de MSF, que cubre Mbongolwane y Eshowe (en KwaZulu-Natal), siguió reduciendo la incidencia de la epidemia en esta región. En 2015 se realizaron pruebas de VIH a más de 60.000 personas, se distribuyeron 750.000 preservativos y más de 3.600 hombres se sometieron a la circuncisión voluntaria, un método que ha demostrado su capacidad para disminuir el riesgo de transmisión del VIH.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Sudáfrica entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Sudáfrica con 242 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 8,7 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1999.

Testimonio

Thembisa, 24 años, paciente de Khayelitsha

“Cuando regresaba de la clínica ese día, en 2008, sentí que todo el mundo se daba cuenta de que era VIH-positiva. No sabía si llorar o no. No todo el mundo en Khayelitsha tiene problemas con las personas infectadas con VIH. Sin embargo, algunas personas tienen prejuicios, y no quieren hablar o salir contigo, ya que ni siquiera entienden cómo se contrae el VIH. Yo prefiero que la gente conozca mi estado, ya que ocultarlo no sirve de nada. Me ofrecí para aparecer en el mural porque los jóvenes no tienen tanto valor como yo. Espero que el mural ayude a los jóvenes a no sentirse solos cuando conozcan su estado y que puedan sacar fuerzas de mi valentía. Cuando vean que en el mural hay una mujer joven, espero que puedan encontrar la esperanza de que todavía les quedan muchos años de vida”.