Back to top

Venezuela

Consultas médicas: 
580
Consultas en grupo de salud mental: 
930
-A A +A

En 2016, iniciamos nuestras actividades de atención psicológica a las víctimas de la violencia urbana en Caracas.

En colaboración con la organización local Fe y Alegría, también ofrecimos atención integral a las víctimas de violencia sexual. El proyecto comenzó a mediados de 2016 en dos de los barrios más peligrosos de la ciudad, Petare y La Vega.

En estas áreas, las bandas criminales recurren a la violencia –robos, asesinatos, extorsión y secuestros– para asegurarse el control del territorio. Nuestros psicólogos atendieron 367 consultas individuales de salud mental y, durante estas sesiones, detectaron y atendieron 57 casos de violencia sexual.

Dentro de este programa, nuestros equipos también ofrecieron formaciones a líderes comunitarios y educadores y organizaron actividades psicosociales, como clases y talleres centrados en el control de la ansiedad y el miedo, los primeros auxilios psicológicos y la prevención de la violencia sexual. Este año participaron en estos talleres más de 7.800 voluntarios.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Venezuela entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2016, contábamos en Venezuela con 24 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 1,9 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 2015.

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en el país. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.

Testimonio de una paciente:

Cecilia, de 58 años, vive en Libertador, un municipio de Caracas, donde presenció el asesinato de su hijo a manos de una banda criminal. Cecilia ha recibido tratamiento psicológico durante cuatro meses.

“Me siento mejor gracias a ti, eres el único que me escucha, me entiende y no me juzga, que me hace ver la luz cuando lo veo todo oscuro. Cuando estoy en la calle, recuerdo lo que hablamos aquí y me siento mejor”.