Back to top
22.12.2016

Cruzaron Europa, pero ahora sufren depresión y pesadillas

Apoyamos actividades de salud mental y ayuda psicosocial para refugiados y migrantes traumatizados en Viena. En colaboración con la ONG HEMAYAT, buscamos responder a la creciente demanda y ampliar la oferta de tratamiento a través de terapias, deporte y arte.

-A A +A

En los últimos dos años, muchas personas que huyeron hacia Europa han encontrado refugio en Austria. Muchas están traumatizadas y necesitan asistencia psicológica profesional. Sin embargo, los servicios adecuados son escasos.

Por ello, Médicos Sin Fronteras (MSF) hemos decidido apoyar a la organización HEMAYAT, especializada en el tratamiento de supervivientes de guerra y tortura.

Focalizada en un centro con sede en Viena, nuestra colaboración estará centrada en ofrecer ayuda financiera durante los próximos tres años, con el objetivo de ampliar el apoyo a las personas afectadas.

Según nuestra presidenta de MSF Austria, Margaretha Maleh, el aumento de la capacidad de apoyo a la salud mental de los refugiados y los migrantes es de gran importancia, especialmente en la capital austriaca.

 "Ofrecemos atención médica y psicológica en sus países de origen y a lo largo de las rutas de migración", comenta Maleh.

“Por nuestra propia experiencia sabemos que muchas de las personas que buscan refugio en Europa están traumatizadas. Con frecuencia han experimentado formas terribles de violencia, han perdido a sus seres queridos o han tenido que arriesgar sus vidas en el mar. Es por ello que muchos refugiados necesitan urgentemente ayuda profesional", subraya.

Sobrepasados por la demanda

Una evaluación de las necesidades reveló grandes lagunas en el apoyo psicológico para los solicitantes de asilo traumatizados en Austria. Y eso que la demanda está aumentando.

Y es que la falta de oferta pública de estos servicios hace que las instituciones y las ONGs como HEMAYAT estén sobrepasadas con listas de espera de hasta 18 meses.

"Nuestra evaluación de necesidades mostró cuellos de botella en varias provincias federales. La situación en Viena, donde vive la mayoría de los solicitantes de asilo, es particularmente tensa", explica Margaretha Maleh.

Tres veces más refugiados

El año pasado, el número de refugiados y migrantes que llegó a Austria se triplicó, pero los fondos institucionales no se han incrementado en consecuencia. "Es probable que la brecha entre las necesidades de atención de calidad para las personas traumatizadas y las opciones disponibles se amplíe aún más", advierte Cecilia Heiss, directora de HEMAYAT, tras señalar que algunos pacientes buscan ayuda poco después de su llegada a Austria, mientras que otros esperan hasta varios años y buscan apoyo solo cuando sus síntomas se han vuelto insoportables.

Deporte y terapia de arte

En la actualidad, el número de personas que buscan atención en HEMAYAT es muy alto. La primera semana de diciembre de 2016, diez personas solicitaron tratamiento en un solo día. En 2015, el centro proporcionó tratamiento a 752 personas provenientes de 48 países. Este año, el número de pacientes ha aumentado casi a 1.000, de los cuales 200 son menores de edad.

Ante esta realidad, nuestro apoyo ayudará a ampliar la oferta de tratamiento. Con ese objetivo, se concederá un importe anual de 150.000 euros durante un período de tres años. Este refuerzo ya ha permitido el aumento de la capacidad de tratamiento de HEMAYAT: se han amueblado dos nuevas salas de terapia y se han podido ofrecer más terapias para los refugiados traumatizados. Cecilia Heiss asegura estar complacida de que las opciones para realizar terapias de grupo también puedan ser ampliadas, así como un nuevo proyecto deportivo, actividades psicosociales y grupos de terapia de arte que ya tuvieron un inicio exitoso.

Depresión, pesadillas y dolor

Sin embargo, unas 415 personas aún están en lista de espera para recibir tratamiento en HEMAYAT, entre ellas 55 menores. Los síntomas son una carga muy grande para los afligidos y van desde trastornos del sueño, pesadillas y flashbacks, a la depresión y ataques de dolor psicosomáticos.

Si no se tratan, la vida cotidiana y, por lo tanto, la integración de estos refugiados y migrantes en Austria se verá afectada. Según Heiss, cuanto más tiempo pasa, el tratamiento se hace más difícil. Si las personas no reciben asistencia oportuna, los trastornos tienden a convertirse en crónicos y los traumas pueden incluso transmitirse a las generaciones futuras.

En HEMAYAT, médicos capacitados, psicólogos, psicoterapeutas e intérpretes trabajan para restablecer la salud, la capacidad de trabajo y las habilidades sociales de sus pacientes, y así permitirles una integración exitosa. "Durante más de 20 años, HEMAYAT ha cumplido una importante tarea en el cuidado de la salud de la ciudad y en la prevención de la violencia", explica.

220.000 personas tratadas en todo el mundo

La atención psicológica es un componente muy importante en nuestros programas. En 2015, ofrecimos apoyo psicosocial a más de 220.000 personas en todo el mundo. En la actualidad, no tenemos intención de iniciar nuestro  propio proyecto en Austria.

En palabras de nuestra presidenta de MSF Austria, Margaretha Maleh, "el sistema de salud austriaco es sólido y tiene suficientes recursos para ofrecer tratamiento a los refugiados que viven en el país. Sin embargo, la atención psicosocial no recibe la atención necesaria, hay una necesidad urgente de intensificar el apoyo para la salud mental".