Back to top
17.06.2020

COVID-19 en Brasil: una pesadilla lejos de estar bajo control

Cada día, entre 15.000 y 30.000 brasileños se infectan de COVID-19 y cientos de personas mueren. El país suma ya 43.000 muertes; nos preocupa especialmente el estado de Amazonas, con la tasa de mortalidad más alta.

-A A +A

En Brasil, las olas pandémicas se han trasladado de ricos a pobres, y de las ciudades costeras al interior, amenazando a los más vulnerables y con menos atención: residentes de barrios marginales y favelas, personas sin hogar y comunidades indígenas y ribereñas.

El estado de Amazonas tiene la tasa de mortalidad más alta de COVID-19 en Brasil. En Manaus, la capital del estado, la situación en los hospitales ha sido devastadora. "Los cuatro hospitales principales en Manaus estaban llenos y los equipos médicos que trabajaban arduamente se ocupaban de pacientes extremadamente enfermos, a menudo llegaban demasiado tarde y demasiado lejos para ser salvados", dice el Dr. Bart Janssens, nuestro coordinador de Emergencias en el proyecto.

“Un alto porcentaje de los pacientes que ingresaron a las unidades de cuidados intensivos mueren; y un gran número de médicos estaban cayendo enfermos ". Las asombrosas tasas de mortalidad se debieron a la gran cantidad de personas muy enfermas que necesitaban un tratamiento intensivo con oxígeno y no había suficientes camas o personal en la UCI. Durante varias semanas, cientos de personas se enfermaron cada vez más en las salas de hospital no pertenecientes a la UCI, esperando que las camas de la UCI quedara libre.

En Tefe, un pueblo de un día y medio de viaje en bote por el río Amazonas, los médicos se enfrentaban a una situación aún más desafiante. "Cuando visité para evaluar la situación, el equipo de administración del hospital me dijo que casi el 100% de sus pacientes con COVID-19 que necesitaban cuidados críticos habían muerto", dice el Dr. Janssens. "No tenían suficiente personal especializado para atender a los pacientes muy enfermos que llegaban a su puerta".

También vemos altas tasas de mortalidad en Río de Janeiro, São Paulo y, más recientemente, en Boa Vista, una ciudad en la frontera norte con Venezuela.

Centro de observación y aislamiento de COVID-19 en Manaus, Amazonia.

La capacidad de responder a las necesidades en Brasil mengua cada vez más. En Brasil, hoy las enfermeras mueren de COVID-19 más rápido que en cualquier otro país del mundo. El número de casos sospechosos y confirmados aumentó de 230 a principios de abril a 11.000 a principios de mayo, y casi 100 enfermeras mueren a causa de la enfermedad por mes. Las pruebas se están implementando a un ritmo increíblemente lento, con Brasil reportando 7.500 pruebas por millón de personas, que es casi diez veces menos que los EE. UU. (74.927 por millón) y 12 veces menos que Portugal (95.680 por millón).

Con Brasil como el segundo país más afectado en el mundo después de los EE. UU. tanto en términos de casos totales como de muertes totales-. está claro que la situación en todo el país es catastrófica, y hemos visto que los grupos vulnerables y las áreas descuidadas del país países como la Amazonía son los más afectados por la crisis.

"No es una coincidencia que Brasil esté sufriendo tanto", dice Ana de Lemos, directora ejecutiva de MSF Brasil. "Hace tiempo que sabemos que Brasil es un país con enormes desigualdades, pero la COVID-19 está poniendo aún más énfasis en un sistema de salud plagado de desigualdades estructurales y exclusión de la atención de un gran número de personas pobres o sin hogar de regiones como la Amazonía, necesitadas de inversiones sanitarias adecuadas durante décadas. Hemos visto increíbles esfuerzos desplegados a nivel estatal o local para hacer frente a la pandemia, pero también vemos una gran desalineación en las directrices, políticas y enfoque general entre el gobierno central y las regiones. Esto siembra confusión y sirve para debilitar la respuesta nacional, con declaraciones del gobierno que en ocasiones tratan las miles de muertes de COVID-19 como cualquier otra muerte, o incluso a veces con absoluta negligencia”.


MSF hemos lanzado seis respuestas específicas de emergencia de COVID-19; en los estados de Amazonas y Roraima en la región de la gran Amazonía; en Rio de Janeiro; y en São Paulo. Algunos ahora están bien establecidos y otros están en fase de arranque de emergencia.

Complejidad y vulnerabilidad en la Amazonía

Amplia y escasamente poblada por comunidades indígenas, la región amazónica de Brasil es un lugar especialmente vulnerable. El área ha sufrido la invasión de intereses mineros, deforestadores y agrícolas durante años, y la falta de inversión crónica en atención médica. Así, la transmisión que trajo la COVID-19 desde las grandes ciudades costeras supuso una desastrosa combinación.

"La COVID-19 se mueve rápido, a veces de manera impredecible", dice Brice de le Vingne, nuestro coordinador de los programas de respuesta de la COVID-19. “Cambiamos nuestra atención de las ciudades costeras a la gran ciudad amazónica de Manaos cuando comenzaron a surgir informes de altos números de casos y fosas comunes. Para entonces, la situación ya estaba en niveles de desastre, y con un pequeño equipo tuvimos que identificar rápidamente dónde podíamos ayudar mejor”.

Nuestro compañero toma la temperatura a una mujer warao en un centro de observación y aislamiento. Manaus, Amazonia.


En Manaos, empezamos a administrar un servicio COVID-19 de 48 camas con una unidad de cuidados intensivos y una sala para pacientes graves en el hospital 28 de Agosto para complementar la capacidad de tratamiento COVID-19 existente del hospital, donde el personal estaba exhausto después de un lucha agotadora contra la enfermedad.

Al traer personal especializado de la UCI, algunos con experiencia previa en el tratamiento de COVID-19 en otros países, y al traer nuevos protocolos para el tratamiento de oxígeno no invasivo, hemos logrado proporcionar un espacio más seguro para una mejor atención clínica. Desde que comenzaron las actividades médicas el 28 de mayo, nuestras salas han estado ocupadas en un 80% o más, y aunque todavía es temprano para sacar conclusiones, hay buenas señales de que un número creciente de pacientes se curará con éxito, incluso con síntomas muy graves.

Estamos trabajando de la mejor manera, y de la forma más responsable, para llegar a las comunidades remotas de la Amazonía rural. Mientras tanto, se están llevando a cabo dos pasos iniciales de respuesta de emergencia para abrir la atención moderada e intensiva en las ciudades rurales de Tefe y São Gabriel da Cachoeira, ambas accesibles por varios días en barco o en avioneta desde Manaus.

En Tefe, una próspera ciudad portuaria a orillas del río Amazonas, el hospital solicitó nuestra asistencia. Esperamos operar la UCI, donde escuchamos que una proporción terrible de los pacientes con COVID-19 han estado muriendo, y también brindamos atención médica en seis centros de salud periféricos. Esto debería proporcionar una opción invaluable y que salve vidas para las comunidades indígenas: puede evitar la necesidad de un viaje más largo a Manaus para buscar tratamiento. En São Gabriel da Cachoeira, en el afluente del río Negro del río Amazonas, estamos abriendo un centro de tratamiento que complementará la capacidad COVID-19 del hospital existente y nos hemos asociado con una organización local para transmitir información de educación sanitaria en esta área remota.