Back to top
25.11.2016

Grecia: un incendio causado por las deplorables condiciones de vida de los refugiados

El pasado jueves 22 de noviembre, alrededor de las 23:30 horas, un incendio estalló en el campo de refugiados de Moria, en la isla de Lesbos (Grecia). Poco después, uno de nuestros equipos llegó al lugar para evaluar los daños causado por el fuego y las necesidades de los afectados.

-A A +A

Poco después de que un incendio estallara en un campo de refugiados de Moria, en la isla de Lesbos, en Grecia, una ambulancia local y nuestros primeros equipos ya estaban en el campo atendiendo a las víctimas. Proporcionamos primeros auxilios y distribuimos mantas y ropa de abrigo fuera del campo, cerca de la localidad de Mytilini, para aquellas personas que habían huido del incendio.

El incendio causó dos víctimas mortales, una mujer y un niño. El fuego estalló en un área donde se agolpan numerosas tiendas, fuera de la zona de ‘contenedores vivienda’ portátiles ya de por sí superpoblada.

En esta línea, nuestros equipos médicos y logísticos están evaluando la situación y trabajando estrechamente con otros actores humanitarios y autoridades locales para identificar las necesidades.

Medidas de mejora urgentes

"El incendio en Moria es más que un accidente: es una consecuencia directa de las condiciones de vida deplorables en las que las autoridades griegas y la UE obligan a los refugiados a vivir dentro del campo y en otros lugares en toda Grecia", afirma Loïc Jaeger, nuestro coordinador general en Grecia.

"En todo el país heleno, las condiciones de vida inhumanas y deplorables en los campos de refugiados son moneda común. Las medidas y políticas aplicadas por la UE y las autoridades griegas han provocado esa situación. Por desgracia, hoy en día, el incendio de Moria es solo otro ejemplo más de las consecuencias mortales de sus decisiones.

"Hombres, mujeres y niños viven en tiendas de campaña en áreas abarrotadas y en ellas emplean estufas y hornillos para calentarse. Estas personas viven en condiciones inhumanas bajo unas condiciones climáticas en invierno muy duras”, cuenta Jaeger. “Esta situación constituye una señal de que la protección y el bienestar de miles de personas no es una prioridad para las autoridades griegas”.

Por ello, pedimos a todas las autoridades competentes que tomen inmediatamente las medidas necesarias para mejorar las condiciones de vida y las medidas de seguridad en todos los campos. Millones de euros del dinero de los contribuyentes de la UE se han canalizado hacia Grecia durante el año pasado, pero todavía hoy, la gente muere en accidentes evitables. Esto resulta inaceptable.

"Las autoridades griegas y la UE afirman continuamente que las personas no pueden ser trasladadas fuera de las islas a fin de cumplir el acuerdo entre la UE y Turquía. ¿Cuántas deben morir en una tienda de campaña tratando de resguardarse del frío, antes de que la UE y las autoridades helenas tomen medidas?”, pregunta Jaeger.

En este sentido, instamos a las autoridades a descongestionar los campos, proporcionar condiciones de vida apropiadas y garantizar el acceso a los servicios básicos a todos los migrantes y refugiados. Sus vidas dependen de ello.

En octubre, abrimos una clínica en la ciudad de Mytilini para refugiados y migrantes que residían en la isla de Lesbos (campo de Kara Tepe, ‘hotspot’ de Moria, etc.). Los equipos brindan atención en salud mental, salud sexual y reproductiva (ginecología, atención de seguimiento del embarazo, planificación familiar, atención a víctimas de violencia sexual), así como atención a personas con enfermedades crónicas (cardiopatía, diabetes crónica Enfermedad pulmonar, asma, epilepsia). Además, nuestros equipos de promoción y sensibilización visitan los campos de Lesbos para evaluar las necesidades médicas y remitirlas a la clínica de Mytilini para su seguimiento, trabajando con otros actores médicos para identificar a los pacientes que pueden beneficiarse de los servicios.Cubrimos los costes de transporte a todos los refugiados y migrantes para llegar al centro.