Back to top
19.02.2021

Esta es la carta de uno de nuestros pacientes de salud mental en Lesbos

“Me siento como en una selva llena de monstruos que son más fuertes que yo. Soy demasiado débil para enfrentarme solo a las duras condiciones del campamento. Espero que ustedes me ayuden, sois mi única esperanza”, expresa.

Carta de uno de nuestros pacientes de salud mental en Lesbos, Grecia
-A A +A

En enero, uno de nuestros psicólogos pidió a uno de sus pacientes que pensara y escribiera, como parte de su proceso terapéutico, sobre lo que le hacía sentir mejor y lo que le infundía valor, a pesar de las dificultades de la vida en el campo de refugiados de Mitilene, en Lesbos (Grecia).

Se trataba de un joven sirio de 20 años que había llegado a Lesbos en mayo de 2019 y que había sido derivado a MSF en enero de 2021 para recibir apoyo en salud mental tras un intento de suicidio. Así se expresó:

"Mi sueño sería salir de Mitilene y empezar a ser un ciudadano activo en la sociedad, integrándome y continuando mi educación para que un día pueda convertirme en un abogado que defienda a todas estas personas vulnerables y necesitadas, solicitantes de asilo y refugiados.

Sin embargo, en el momento en que escribo estas líneas me siento profundamente triste y en el peor estado psicológico y emocional. Hace tiempo que he perdido el apetito, solo hago una comida al día e incluso ninguna.

Sinceramente, evito dormir y me paso las noches en vela para no tener pesadillas. Intento dormir solo unas horas y de día. Quiero salir de este lugar y reunirme con mis hermanos y mis sobrinos porque aquí me siento como en una selva llena de monstruos que son más fuertes que yo. Soy demasiado débil para enfrentarme solo a las duras condiciones del campamento.

Prefiero estar a solas y evitar a todos los que me rodean porque siempre hay peleas o problemas dentro del campo. En muchas ocasiones, he oído historias de violaciones de niños; me aterra volver a enfrentarme a lo que viví en los días en que estuve en la prisión en Siria. Sufrí mucho acoso de otros reclusos.

Espero que ustedes me ayuden, ya que aquí estoy solo, sin ningún apoyo, sois mi única esperanza. Me sentí lo suficientemente cómodo como para compartir mis problemas y mis peores temores con ustedes porque confío en los médicos de aquí y en el personal que me trató muy bien. Me sentí respetado y comprendido. Muchas gracias a todos".