Back to top
11.05.2021

India: aumentan los casos graves de COVID-19 mientras los hospitales están saturados y falta oxígeno

La devastadora segunda oleada de COVID-19 en India está poniendo al límite la prestación de asistencia sanitaria en Bombay. Hemos movilizado a 60 personas y reclutaremos a más para apoyar las instalaciones médicas de la zona. Urge más personal, más oxígeno y una mayor atención para pacientes de riesgo.

-A A +A

La segunda ola de COVID-19 está alcanzando niveles extremadamente alarmantes en India. Médicos Sin Fronteras hemos ampliado recientemente nuestra intervención en Bombay, en el estado de Maharashtra, donde el creciente número de casos ha sido devastador para el sistema sanitario y abrumador para todos los proveedores de atención médica.

"Nadie estaba preparado para esta segunda oleada. Cogió a todo el mundo por sorpresa. Los casos siguen aumentando y cada vez es más difícil encontrar camas disponibles. Están llamando de hospital en hospital intentando derivar pacientes, pero las dificultades que encuentran son enormes”, explica Mabel Morales, nuestra coordinadora médica.

Así, hemos movilizado a 60 personas y estamos en proceso de reclutar y enviar equipos adicionales con experiencia en COVID-19. Hemos desplegado personal médico, de enfermería, de psicología y anestesistas para apoyar al hospital BKC (también llamado Jumbo Hospital) de Bombay. Este centro sanitario cuenta con 2.000 camas, dividido en dos zonas de 1.000 camas, y está centrado en tratar a pacientes de COVID-19 de moderados a graves.
 

Educadora de salud de MSF explicando el uso correcto de la mascarilla a un vendedor ambulante en Bombay.

“La gente está muy comprometida. Algunos de nuestros trabajadores ya trabajaron con nosotros durante nuestra primera intervención de COVID-19 aquí en la India, durante la primera ola. En cuanto les llamamos de nuevo, vinieron inmediatamente y se unieron a nosotros. Ver el enorme grado de compromiso que muestran es muy alentador. Ahora que hay muchos más casos, el equipo trabaja seis días a la semana en turnos de ocho horas y es un entorno difícil”, comenta Morales.

Y es que el actual aumento de los casos graves de COVID-19 ha incrementado el número de personas que necesitan hospitalización y oxigenoterapia, por lo que también hemos empezado a apoyar a los centros de salud dedicados a la COVID-19 en Bombay.

Ahora mismo, los recursos humanos están al límite y, con el aumento del número de casos y de personas con necesidad de ingreso hospitalario, es probable que el sistema sanitario tenga que soportar una presión aún mayor en los próximos días.

 

Shagufta Sayyed, educadora de salud, haciendo un anuncio público sobre COVID-19 durante una campaña masiva de concienciación en la zona industrial de M-East Ward, Bombay.



“Los compañeros de medicina y enfermería están completamente desbordados. Un objetivo crucial es mantener a nuestros equipos, y a todos los trabajadores sanitarios, seguros y protegidos para que puedan seguir prestando atención y ayudar a mitigar la propagación del virus", subraya Daniela Garone, nuestra responsable médica

Frente a esta realidad, entendemos que el sistema de salud está al límite de su capacidad y que está teniendo que enfrentarse a muchísimas dificultades, pero es necesario aumentar urgentemente la disponibilidad de oxígeno en los hospitales y la mejorar la calidad de la atención médica que se está prestando a los pacientes.

Estamos especialmente preocupados por las poblaciones más vulnerables y por las personas afectadas por otras enfermedades, como la diabetes, el VIH y/o la tuberculosis, y su capacidad para acceder a la atención médica, incluida la oxigenoterapia. Una parte muy importante de nuestra intervención es garantizar la continuidad de la atención a 950 pacientes de tuberculosis extremadamente resistente en el hospital de Shatabdi y a otros 114 en nuestra clínica independiente. Así, estamos ampliando las actividades de cribado, triaje, pruebas diagnósticas y derivación a hospitales, en la comunidad y en nueve puestos de salud.
 

Un rikshaw motorizado (tuktuk) visita los suburbios de M-East Ward, en Bombay, para promover  concienciación sobre la COVID-19

"Nos preocupa que los pacientes con complicaciones pulmonares derivadas de la tuberculosis puedan empezar a deteriorarse rápidamente. El miedo hace que muchos no accedan a la atención médica y al tratamiento que necesitan. Están asustados ante la posibilidad de contagiarse de COVID-19 y que su estado se complique aún más. Es imprescindible que haya disponibilidad de oxígeno suficiente para ellos y que contemos con camas hospitalarias para aquellos que lo necesiten, ya que la tuberculosis, al igual que la COVID-19 es una enfermedad que puede provocar un deterioro agudo y rápido de los pacientes", insiste Aparna Iyer, nuestro responsable médico para los proyectos de tuberculosis.

Además, nuestros equipos han reiniciado las actividades de promoción de la salud y de agua y saneamiento en el distrito M-East (MEW) de Bombay, además de proporcionar información sobre control de infecciones y prevención y distribuir kits de higiene en los que se incluyen mascarillas. La ciudad está densamente poblada y casi el 42% de la población vive en viviendas muy precarias y con escasas instalaciones sanitarias, lo que le expone a un riesgo muy elevado de contraer infecciones.