Back to top
29.01.2020

La nueva vacuna contra la neumonía ya está disponible: ¡que empiecen a usarla!

Pedimos a la comunidad mundial de vacunas que apoye de forma urgente la introducción de la nueva vacuna, segura y mucho más barata. A día de hoy, 55 millones de niños quedan sin protección contra esta enfermedad, la principal causa de mortalidad infantil.

-A A +A

Médicos Sin Fronteras (MSF) instamos a Gavi (la Alianza de Vacunas), la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF y la Fundación Bill y Melinda Gates a que se comprometan a apoyar la introducción de una nueva versión más asequible de la vacuna contra la neumonía, particularmente en países donde la vacuna contra el neumococo no se ha incorporado a sus programas de inmunización precisamente por el alto precio de las versiones anteriores de Pfizer y GlaxoSmithKline (GSK).

Hoy, 55 millones de niños quedan sin protección contra la neumonía, la principal causa de mortalidad infantil. Los países de ingresos medios conforman la gran mayoría de los 50 estados donde la vacuna contra la neumonía aún no se ha introducido. Muchos no han podido pagar el elevado precio de las vacunas contra la neumonía que, durante décadas, solo fueron fabricadas por las dos farmacéuticas. Mientras tanto, ambas compañías han facturado de forman conjunta más de 45.000 millones de euros en ventas por la vacuna del neumococo.

Hacemos esta petición en el marco del primer Foro Mundial sobre Neumonía Infantil que reúne en Barcelona a representantes de gobiernos y de la comunidad mundial de vacunas del 29 al 31 de enero.

En diciembre de 2019, la OMS aseguró la calidad de una tercera vacuna contra la neumonía, fabricada por el Serum Institute de India. Esta versión, la primera desarrollada por un fabricante de un país en desarrollo, se espera que sea más económica y podría ayudar a mejorar el acceso y salvar muchas más vidas.

La compañía india ha declarado que planea vender la vacuna a 5,4 euros para los países pobres incluidos en el sistema de apoyo de Gavi (un 30% menos de lo que Pfizer y GSK cobran a Gavi) y por menos de 10 euros a los estados de ingresos medios, lo que supone una reducción importante respecto a lo que los dos gigantes farmacéuticos cargan a este grupo de países.

"Es terrible que millones de niños queden desprotegidos frente a la neumonía simplemente por el lugar donde viven", lamenta Kate Elder, responsable de Políticas de Vacunas de nuestra Campaña de Acceso. “Los altos precios impulsados por la avaricia corporativa se han traducido en que muchos países de ingresos medios no pueden pagar la vacuna contra la neumonía. La llegada de una vacuna nueva y más asequible podría constituir un momento crucial para que todos los gobiernos protejan a sus hijos, especialmente para los estados de ingresos medios que hoy no pueden asumir las versiones gravosas de Pfizer y GSK".

Aunque los países más pobres del mundo pueden acceder a la vacuna contra la neumonía a través de Gavi a un precio especial (7,8 euros), se deja solos a los estados de ingresos medios a la hora de negociar precios y financiar la vacuna con sus propios medios y estos acaban pagando precios mucho más altos.

La información sobre cuánto cobran Pfizer y GSK en diferentes países está rodeada de misterio. Este secretismo se traduce en que países de ingresos medios no pueden negociar los precios de manera justa y sus niños y niñas no pueden ser inmunizados contra enfermedades mortales como la neumonía.

En la mayoría de los países de ingresos medios donde trabajamos, la vacuna contra la neumonía resulta prohibitiva. Se dan situaciones de países de ingresos medios, como Filipinas o Líbano que tienen que pagar 44 y 220 euros respectivamente. El resultado es que en 2018, mientras que 9 de cada 10 países respaldados por Gavi han introducido la vacuna contra la neumonía, apenas la mitad (el 52%) de los países de ingresos medios la han incorporado en sus programas.

"Los países y los miembros clave de la comunidad mundial de vacunas deben aprovechar la oportunidad esta semana para unirse y apoyar la puesta en marcha de la nueva vacuna contra la neumonía, particularmente en países donde no se ha introducido debido a su alto precio", explica Elder. "Gavi, la OMS, UNICEF y la Fundación Gates deben doblar su apuesta y trabajar para paliar los obstáculos para la introducción de esta nueva vacuna en los lugares donde niños y niñas aún no han podido ser protegidos contra la neumonía: el 40% de la población infantil del mundo depende de ello".

Gavi debe trabajar para apoyar a sus países elegibles, especialmente a aquellos que pronto perderán su financiación, para introducir esta nueva vacuna. Por su parte, la OMS y el UNICEF tienen que ayudar a los países a superar los obstáculos reglamentarios para introducir la vacuna; y la Fundación Gates debe continuar reuniendo la investigación esencial que apoya a los países a elegir la vacuna contra la neumonía más adecuada para sus necesidades epidemiológicas.