Back to top
13.10.2021

Mediterráneo: historias a bordo, relatos de huida y dignidad (parte 5)

“Entraron a la habitación y tiraron a varias mujeres al suelo. Se quitaron la ropa. Nos torturaron todo el tiempo ”. Es parte de la historia de Ayaan, quien fue rescatada y llevada a bordo del barco Geo Barents el 20 de septiembre. La cicatriz en su cuello, causada por un alambre, y la de su pierna, son las marcas visibles de esta historia.

-A A +A

Ayaan* nos dijo a bordo del barco de búsqueda y rescate Geo Barents, en el Mediterráneo central, que llegó a Libia en enero de 2020, después de un largo viaje por Somalia, Etiopía y Sudán. Fue retenida contra su voluntad por contrabandistas en una habitación sin ventanas y no tenía comida ni agua. Solo había un baño para todas las mujeres cautivas en un espacio pequeño y asfixiante. Ayaan recuerda que una vez no comió durante siete días.

“Los rostros de los contrabandistas estaban cubiertos todo el tiempo, solo podíamos ver sus ojos. Solían estar todo el tiempo en la puerta, con pistolas. Escapar fue simplemente imposible".

Durante su cautiverio, dice Ayaan, fue golpeada constantemente con cables y electricidad: “Entraron a la habitación y tiraron a las mujeres al suelo. Les quitaron la ropa. Les tiraron fuerte del pelo y las golpearon. Nos torturaron todo el tiempo", recuerda.

Nos cuenta que mucha gente de su país estuvo cautiva en contra de su voluntad y cuenta que la mayoría murió en ese lugar.

"Cuando llegó la pandemia de COVID-19, todo se puso peor para mí".

Explica que aumentaron las torturas y las palizas y que todos los días la obligaban a limpiar las casas de los contrabandistas. Cuenta cómo un día, mientras ella limpiaba, uno de los contrabandistas estaba ocupado cuidando a sus hijos, y ella logró escapar para terminar en otra prisión, en Zawiya. Esta vez, dice, los contrabandistas la ayudaron a ella y a otros somalíes a escapar. Se lesionó durante este intento, cortándose la frente, lo que le provocó una gran herida.

Ayaan está recibiendo atención médica a bordo del Geo Barents. Nos dice que no ha podido comunicarse con su familia durante los últimos seis meses. Cuando le preguntaron qué esperaba para el futuro, respondió: “Encontrar un trabajo en el que pueda ayudar a las personas que lo necesitan. Quiero ayudar a la gente".
 

*Los nombres se han cambiado para proteger la identidad de las personas supervivientes.