Back to top
20.04.2017

Mali: la ayuda humanitaria no debe utilizarse con fines políticos y militares

Alertamos en un nuevo informe que la confusión entre los actores humanitarios y actores militares pone en riesgo la provisión de ayuda en el país africano.

-A A +A

La incursión de actores militares y políticos en el ámbito humanitario está poniendo en riesgo la provisión de ayuda humanitaria en Mali. Esta es la principal conclusión de un nuevo informe que publicamos y en el que analizamos la continua y perjudicial instrumentalización de la ayuda humanitaria en el país africano.

A pesar del acuerdo de paz firmado en 2015 entre el Gobierno de Mali y algunos grupos insurgentes, el conflicto sigue activo en muchas zonas del norte del país. La inseguridad, que limita la presencia de actores humanitarios, así como la falta de presencia del estado en estas áreas, ha provocado que la población tenga un acceso muy limitado a servicios básicos, particularmente a la atención sanitaria.

Lamentablemente, las amenazas a la seguridad de las organizaciones de ayuda humanitaria se han agravado todavía más por el riesgo que supone la confusión entre los actores humanitarios y los actores militares.

Actualmente, existen tres operaciones militares extranjeras en Mali: la misión Multidimensional Integrada de Estabilización de la ONU (MINUSMA), la misión de la Unión Europea en el Sahel y la operación militar francesa Barkhane. Todas, en apoyo del gobierno y sus fuerzas armadas y contra ciertos grupos armados. Varios grupos armados combaten estas operaciones en el país; de hecho, la misión de la ONU en Mali es una de las más atacadas en la historia de la organización.

Esta respuesta extranjera se enmarca dentro de tres lógicas:

  • La integración de todos los objetivos (políticos, militares, económicos, humanitarios y de desarrollo) en una misma agenda.
  • La estabilización del contexto para ayudar al gobierno de Mali a extender su legitimidad.
  • La lucha contra el terrorismo.

La unión de estas tres lógicas puede tener un grave impacto en la provisión de acción humanitaria, al ser confundida por parte de la población y varios actores como parte en conflicto.

Según nuestro nuevo informe, los principales riesgos para la acción humanitaria en Mali son cuatro:

  • En primer lugar, corre el riesgo de ser percibida como un apoyo a la agenda política del gobierno.
  • En segundo lugar, puede ser rechazada por la población y los grupos contrarios a esta agenda política.
  • En tercer lugar, y como consecuencia de lo anterior, las organizaciones humanitarias pueden ser atacadas si son identificados como parte del enemigo. El uso de escoltas armados por parte de los trabajadores humanitarios y el uso de vehículos civiles por parte de los militares, ambos observados en Mali, pueden aumentar la probabilidad de estos ataques.
  • Y finalmente, existe el riesgo de que ayuda humanitaria vital no pueda implementarse, agravando las necesidades de la población a asistir.

“Desde que comenzó el conflicto armado, el acceso a las poblaciones más vulnerables ha sido una lucha para los actores humanitarios. Sin embargo, el sector humanitario en Mali no ha encontrado una forma efectiva de reaccionar ante las actuales dinámicas militares y políticas que supeditan a la acción humanitaria a sus intereses, poniendo en riesgo a las organizaciones humanitarias y su trabajo. No podemos resignarnos ante esta realidad”, explica Mari Carmen Viñoles, nuestra responsable de operaciones en Sahel.

“A pesar de las dificultades, la acción humanitaria sigue siendo posible y viable hoy en Mali y tenemos que trabajar para que siga siendo así”.

Trabajamos en el norte de Mali desde el año 2012 proporcionando atención médica a las poblaciones afectadas por el conflicto armado. Actualmente, lo hacemos en el distrito de Ansongo, en la región de Gao, apoyando el hospital de referencia de 48 camas del distrito y un centro de salud. También trabajamos en las áreas rurales del distrito, gestionando referencias médicas y dando atención sanitaria primaria a la población nómada. En la región de Kidal, al norte de Gao, apoyamos dos centros de salud en la ciudad de Kidal y otros tres en la periferia.

 

Proyecto ‘Emergency Gap’

El informe ‘Terreno peligroso. La acción humanitaria en riesgo en Mali’ forma parte nuestro proyecto 'Brecha en la ayuda de emergencia (Emergency gap)', cuyo objetivo es analizar la ausencia de una respuesta de emergencia efectiva y significativa en las fases agudas de las crisis   humanitarias, en un momento en el que estas se multiplican y las necesidades de millones de personas se disparan. El informe está disponible en inglés en la página web del Centro de Reflexión Aplicada a la Práctica Humanitaria (ARHP).