Back to top

Mali

En 2019, la vertiginosa violencia en el centro y norte de Mali siguió alterando los servicios públicos, restringiendo los movimientos de las personas e impidiéndoles obtener asistencia médica.

Mapa de proyectos MSF Malí
350.100  
consultas externas
161.500  
personas con malaria tratadas
371.800  
vacunaciones rutinarias
6.810  
niños con desnutrición aguda atendidos en programas ambulatorios de nutrición terapéutica
-A A +A

Los programas de Médicos Sin Fronteras en todo el país siguieron centrados en mejorar el acceso a la atención médica para las personas más vulnerables en las zonas tanto rurales como urbanas.

Una crisis cada vez mayor

La inseguridad en la región central de Mali ha alcanzado un nivel sin precedentes, con un aumento de los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad del Estado y los grupos armados no estatales, al que se suma la intensificación de la violencia entre las comunidades. En marzo de 2019, 160 personas murieron en un ataque supuestamente perpetrado por un grupo militar, lo que provocó un ciclo de violentas represalias en la región.

Tuvimos equipos trabajando en los hospitales de Douentza y Ténenkou, en la región de Mopti, y organizamos derivaciones de las zonas rurales aledañas. En los alrededores de Douentza, trabajamos en tres centros de salud e implementamos un programa comunitario para ofrecer atención médica en 26 emplazamientos de las aldeas más afectadas por la violencia. Cerca de Ténenkou, asignamos equipos itinerantes a unas 40 aldeas, para proporcionar atención médica general a casi 15.000 personas. Ampliamos nuestras actividades en Koro, Bandiagara y Bankass, para asistir a algunas de las personas más afectadas por el agravamiento de la violencia en la región, brindándoles atención médica general, apoyo en salud mental y artículos de primera necesidad, como mantas. En junio, iniciamos un nuevo programa dirigido a mujeres y niños menores de 15 años en Niono, en la región de Ségou. Además de colaborar en las unidades de maternidad y pediatría del hospital de Niono, trabajamos en cinco centros de salud periféricos. En 2019, atendimos unas 4.590 consultas externas.

Acercar la salud a las comunidades nómadas

En Ansongo y Kidal (en la región de Gao), nos aseguramos de que la atención médica estuviera disponible para las comunidades nómadas, capacitando al personal de salud de la comunidad para diagnosticar y tratar las enfermedades más frecuentes que afectan a las mujeres embarazadas y a los niños menores de 5 años. En 2019, nuestros equipos trabajaron en 62 asentamientos nómadas en Kidal y Ansongo.

También tuvimos equipos en un hospital y cuatro centros de salud en Ansongo, donde proporcionaron atención médica y apoyo psicológico a víctimas de violencia, y en seis centros de salud en Kidal y los alrededores.

Pacientes con cáncer en Bamako

Desde noviembre de 2018, trabajamos con el Ministerio de Salud en Bamako para facilitar el acceso al diagnóstico y tratamiento (radioterapia, cirugía y quimioterapia) de cáncer de cuello uterino y del cáncer de mama. Para asistir a los pacientes que reciben tratamiento en el Hospital Universitario de Point G, la mayoría en estadios avanzados de la enfermedad y con pocas o ninguna opción de tratamiento, dirigimos servicios gratuitos de cuidados paliativos y apoyo tanto en el hospital como a domicilio. En 2019, también capacitamos al personal médico y realizamos trabajos de rehabilitación en el hospital en colaboración con las autoridades sanitarias.

10 años de pediatría en Koutiala

En el sur, colaboramos con los servicios nutricionales y pediátricos en el hospital de Koutiala, en la unidad de cuidados pediátricos de 185 camas recién construida. Nuestros equipos también llevan a cabo actividades preventivas y curativas en 36 centros de salud, en especial durante los picos de malaria estacional y de desnutrición. Durante el año, atendimos unas 165.000 consultas externas.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 907 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 17,2 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1992.

En 2019, MSF España era una de las secciones de MSF con actividades en el país. Si quieres conocer más en profundidad nuestro trabajo allí, consulta nuestro ‘Informe de Misiones’.