Back to top
11.04.2019

Trazamos 17.000 kilómetros en mapas de alta calidad para responder al ciclón Idai

Voluntarios de todo el mundo ponen en el mapa el rastro y las necesidades generadas por el desastre natural y las inundaciones, que azotaron en marzo Mozambique, Zimbabue y Malaui. Las nuevas tecnologías juegan un rol clave en nuestras intervenciones de emergencia.

-A A +A

Por Jan Bohm, responsable de participación en Missing Maps.

Justo después de que el ciclón Idai tocara tierra en el sur de África, enviamos a cuatro expertos en Sistemas de Información Geográfica (SIG) a la región y movilizamos a voluntarios en todo el mundo para producir mapas de alta calidad de las áreas más afectadas.

Se trata de la mayor respuesta en esta materia que lanzamos desde la epidemia de Ébola en África Occidental de 2014. El objetivo: ayudar a los equipos de emergencia a organizar una respuesta eficaz.

El 14 de marzo, el ciclón Idai golpeó Mozambique y Zimbabue inundando vastas extensiones de tierra, dejando a cientos de miles de personas sin hogar y destruyendo edificios, cultivos e infraestructuras.

Respondimos a este desastre con el envío de equipos de emergencia y suministros médicos. Al mismo tiempo, desplegamos un equipo de expertos en SIG, uno de los cuales se encontraba ya en Zimbabue, para apoyar a los equipos sobre el terreno proporcionando mapas detallados de la región y diseñados en varias capas.

Los mapas producidos por el SIG pueden combinar múltiples capas de información en un solo plano, ayudando así los responsables de la respuesta a tener una imagen de la magnitud de la emergencia, planear la logística, mejorar la vigilancia epidemiológica y coordinarse con otras organizaciones.

"En una catástrofe natural a gran escala como esta, las necesidades son más graves en el inicio de la crisis", explica Audrey Lessard-Fontaine, nuestra responsable de la Unidad de Sistemas de Información Geográfica. “En los primeros días o semanas, la situación cambia continuamente, ya sean los accesos por carreteras, los niveles de las inundaciones o la evaluación de daños; y necesitamos esa información para planificar cómo vamos a llegar hasta la población afectada".

"Que los equipos soliciten el apoyo de los SIG para la elaboración de mapas para ver de dónde provienen los pacientes en una epidemia es ahora algo casi tan natural como un reflejo", dice Lessard-Fontaine. "También necesitan el apoyo de los SIG para las evaluaciones de agua y saneamiento o para trazar cartas que marquen dónde están los puntos de agua y las letrinas".

Un elemento clave para los SIG son los mapas de base. Se tratan de cartografías que muestran edificios, vías fluviales y redes de carreteras en una determinada área. Los expertos en esta materia necesitan estos planos para generar un análisis de alta calidad de las áreas afectadas que puedan ser usados por nuestros logistas y epidemiólogos.

Sin embargo, en muchas de las regiones donde MSF trabaja, esta información básica no existe. Se trata de zonas remotas, propensas a catástrofes o donde habitan algunas de las personas más vulnerables del mundo. La falta de mapas presentaba un gran desafío hasta que se encontró una solución sencilla conocida como el proyecto Missing Maps. Missing Maps nació en 2014 de la mano de Médicos Sin Fronteras, la Cruz Roja británica  y estadounidense y el equipo humanitario de OpenStreetMap.

Precisamente, la tecnología OpenStreetMap, un mapa abierto y colaborativo, posibilita que miles de voluntarios de todo el mundo digitalicen imágenes satelitales y cartografíen algunas de las áreas más vulnerables del mundo para que puedan ser usados por las organizaciones de ayuda humanitaria.

Tras la llegada del Ciclón Idai, los voluntarios de Missing Maps han entrado en acción y ya han identificado más de 200.000 edificios y casi 17.000 km de carreteras en las áreas afectadas.

Zimbabue es un país del que existen pocos mapas de base detallados. Last Prosper Mufoya, nuestro técnico de Sistemas de Información Geográfica, apoya nuestras operaciones. Cuando Idai golpeó el país, Mufoya activó a la comunidad de Missing Maps para crear mapas de Chimanimani, el distrito más afectado. "Chimanimani quedó totalmente aislado del resto del mundo. Todas las carreteras y caminos que permitían el acceso resultaron dañados y la mayoría de los puentes se los llevó el agua ", expone Mufoya.

Empleando imágenes satelitales, los voluntarios se han centrado en identificar y marcar carreteras, edificios y sistemas de drenaje de agua dado que la información disponible en OpenStreetMap era muy escasa. "Voluntarios de todos los rincones de la comunidad Missing Maps, incluido miembros que están en el propio Zimbabue, han trabajado incansablemente para aportar los datos que necesitábamos", asegura Mufoya.

Los mapas de base de Mozambique, Zimbabue y Malaui –que también sufrió graves inundaciones relacionadas con el ciclón– producidos por los voluntarios de Missing Maps se han distribuido a las organizaciones involucradas en la emergencia para ayudarles a obtener una imagen clara de la situación sobre el terreno y planear una respuesta rápida y eficaz.

Artículo originalmente publicado en El Diario.

Ciclón Idai: contigo, listos para responder a la emergencia