Back to top
04.09.2017

Nigeria: doble esfuerzo para contener el cólera en Maiduguri

Los pacientes enfermos aumentan en nuestro Centro de Tratamiento de Cólera en Dala, en el norte del país. Para frenar el brote, es clave prevenir y tratar de forma coordinada y rápida.

-A A +A

Con el fin de prevenir más muertes por cólera y frenar su propagación en Maiduguri, en el estado de Borno (Nigeria), estamos reforzando nuestros esfuerzos en coordinación con el Ministerio de Salud y otras organizaciones que también están respondiendo ante el brote en la ciudad.

En Dala, hemos establecido un Centro de Tratamiento de Cólera con capacidad de 40 camas: hasta ahora hemos admitido a 70 pacientes. Además, hemos instalado un punto de rehidratación oral en el campo de Muna y tenemos a un equipo de 14 trabajadores de salud comunitarios centrados en localizar nuevos casos e identificar a los miembros de la comunidad que podrían haber estado en contacto con pacientes enfermos.

La mayoría de los pacientes con cólera vienen de Muna Garage, un campo para las personas que han huido de otras partes del estado debido al conflicto entre las fuerzas armadas de Nigeria y Boko Haram. Tras las fuertes lluvias, el campo quedó parcialmente inundado, empeorando así las ya precarias condiciones sanitarias en el campo -un factor de riesgo adicional durante un brote de cólera-. También se reportó un posible caso en otra parte de la ciudad.

“Estamos respondiendo rápidamente ante el brote de cólera en Maiduguri. Instalamos un Centro de Tratamiento de Cólera en Dala a principios de este año para prepararnos ante un posible brote. Desde el fin de semana pasado, hemos visto un incremento constante en el número de pacientes en nuestro centro de tratamiento y en el punto de rehidratación en el campo de Muna”, confiesa Anne-Cécile Niard, nuestra coordinadora de proyecto.

Un brote en aumento

“Estamos en proceso de aumentar a 50 camas la capacidad de nuestro centro de tratamiento en Dala y valorando la posibilidad de abrir otro centro cerca de las áreas más afectadas. Nos preocupa que el número de camas planeadas actualmente no sea suficiente para lidiar con los pacientes cuando se presente el pico del brote”, añade.

Además, estamos instalando puntos de rehidratación donde se están reportando nuevos casos, y compartimos nuestros conocimientos al formar a los trabajadores del Ministerio de Salud y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre métodos de control y prevención.

En esta línea, hacemos especial hecho hincapié en que no es necesario que los residentes de Maiduguri entren en pánico, sino que solo deben tomar las precauciones adecuadas.

“Con un diagnóstico y tratamiento oportuno, las personas tienen muchas posibilidades de sobrevivir. Hasta el momento, 37 pacientes han sido dados de alta de nuestro centro de tratamiento en Dala,” comenta Anna Cillers, nuestra coordinadora médica. “Si a las personas les preocupa tener cólera, deben beber sales de rehidratación oral y buscar tratamiento lo antes posible. Sin embargo, para contener la propagación del cólera en Maiduguri es necesaria una respuesta coordinada por parte de las autoridades sanitarias del estado y otros actores presentes en la respuesta a este brote”.

Por ello, en coordinación con el Ministerio de Salud y otras organizaciones, buscamos asegurarnos de que los hogares afectados sean rociados con solución de cloro y que se distribuyan jabón, agua y tabletas purificadoras en el campo de Muna.

 

Desde 2014, proporcionamos servicios nutricionales, atención médica primaria y secundaria, así como ayuda médica durante brotes epidémicos. Además, monitoreamos el acceso al agua potable, alimentos y refugio en 11 localidades del estado de Borno.