Back to top
28.07.2019

Día Mundial contra la Hepatitis: Ihor está curado

Los resultados de nuestro proyecto piloto contra la hepatitis C en Ucrania son prometedores: combinan medicamentos genéricos y un modelo de apoyo integral a los pacientes. La tasa de curación supera el 97%.

-A A +A

Una combinación de medicamentos genéricos y un modelo de apoyo integral a los pacientes ha mostrado resultados prometedores en un proyecto piloto que dirigimos en Ucrania. Cuando se amplíe, puede acelerar considerablemente el tratamiento de la hepatitis C en un país donde se estima que más del 5% de la población, o al menos dos millones de personas, están infectadas con el virus de la hepatitis C.

Desde diciembre de 2017, hemos utilizado las versiones genéricas más asequibles del daclatasvir y el sofosbuvir para tratar a casi 900 pacientes con hepatitis C, con una tasa de curación de más del 97%, en la región de Mykolaiv al sur de Ucrania. Se estima que esta región tiene una de las cargas de infección por hepatitis C más elevadas del país. El Ministerio de Salud de Ucrania también ha adquirido y asignado recientemente medicamentos similares para su distribución a nivel nacional como parte del compromiso del Día Mundial de la Hepatitis de 2018, y así comenzar a ampliar el tratamiento de la hepatitis C.

Esta enfermedad se presenta cuando el virus de la hepatitis C (VHC) infecta el hígado, llegando incluso a provocar cirrosis, cáncer de hígado o la muerte. La hepatitis C es curable y el nivel de atención en todo el mundo ha mejorado drásticamente en los últimos años con la introducción de medicamentos orales más nuevos y efectivos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el daclatasvir y el sofosbuvir, que tienen muy pocos efectos secundarios y una tasa de curación alta.

"Estamos felices de ver que el Ministerio de Salud está poniendo a disposición de miles de pacientes en Ucrania medicamentos asequibles para la hepatitis C. Ahora el siguiente paso será encontrar una solución que brinde acceso a herramientas de diagnóstico y tratamiento a las millones de personas que están en riesgo de contraer la enfermedad en todo el país. Nuestra experiencia en Mykolaiv muestra que hay modelos de tratamiento asequibles y efectivos para la hepatitis C”, aseveró Grigor Simonyan, coordinador general para Ucrania.

El alto precio que cobran las compañías farmacéuticas por las versiones de marca de los nuevos medicamentos contra la hepatitis C, ha sido un gran obstáculo para los pacientes y proveedores de salud en Ucrania y en todo el mundo. Cuando es posible, optamos por usar medicamentos genéricos más asequibles para poder llegar a más pacientes. Más del 90% de los medicamentos que utilizamos para tratar la hepatitis y otras enfermedades infecciosas en todo el mundo son genéricos.

Los medicamentos genéricos para la hepatitis C tienen los mismos ingredientes activos que los medicamentos de marca, y funcionan de la misma manera para eliminar el virus, pero son mucho más asequibles. Sin embargo, las recientes campañas de información falsa en Ucrania sobre la ineficacia de los medicamentos genéricos para la hepatitis C representan un obstáculo para la expansión de tratamientos asequibles en todo el país.

“En Ucrania, las personas tienen dudas sobre la efectividad de los genéricos, pero MSF los ha utilizado para tratar a todos sus pacientes con hepatitis C en la región de Mykolaiv. Los medicamentos genéricos y de marca tienen el mismo compuesto químico, por lo que básicamente son lo mismo. La principal diferencia es el precio”, explicó Karan Kamble, Gerente de Actividades Médicas de MSF en el Proyecto de Hepatitis C en Mykolaiv.

Además de estos medicamentos altamente efectivos, ofrecemos a los pacientes en este proyecto piloto herramientas de diagnóstico y tratamientos gratuitos; además de apoyo, educación para la salud, orientación y asesoramiento, que son brindados por trabajadores sociales y educadores de acompañamiento entre pares.

"Lo que me sorprendió más fue que el tratamiento de MSF no tuvo ningún coste, eso es lo que me gustó en primer lugar. En segundo lugar, me gustó el apoyo a los pacientes. No dejan a la persona sola y le dicen que debe tomar sus pastillas. Yo recibía llamadas regulares de un promotor de salud y un trabajador social. Cada que venía a recoger los medicamentos, conversaba con un asesor de salud", cuenta Ihor Skalko, quien se curó de la hepatitis C a través de nuestro proyecto piloto.

Ihor fue diagnosticado con hepatitis C en 2006, y había recibido tratamiento con medicamentos viejos por parte de un programa estatal, que no fue exitoso.

"Para mí, la recuperación es el momento en que estás libre de un problema que te ha estado carcomiendo por muchos, muchos años y no te ha permitido vivir en paz", explica Ihor. “Después de mi segundo intento de curar la hepatitis C (a través del programa MSF), cuando finalmente me dijeron que había superado completamente esta grave enfermedad, me llené de alegría. Tenía ganas de salir, ser feliz, sonreír a todos".