Back to top

Italia

Mapa de proyectos MSF Italia
Consultas externas: 
9.400
Consultas de salud mental (individuales y en grupo): 
2.200
-A A +A

Italia ha sido durante mucho tiempo un punto de destino para los migrantes y refugiados, y en 2015 más de 153.000 personas llegaron por mar, principalmente de países como Eritrea, Nigeria, Somalia, Sudán y Siria.

Los principales puertos de llegada fueron Augusta, Pozzallo, Palermo, Reggio Calabria y Lampedusa. El sistema de recepción en Italia sufre graves carencias como resultado de la falta de voluntad política para gestionar las nuevas llegadas; en consecuencia, el acceso a la asistencia humanitaria y la protección internacional para los refugiados no están garantizados.

En 2015, MSF dio apoyo a la Agencia Provincial de Salud de Ragusa para realizar exámenes médicos a los recién llegados y poner a su disposición un servicio médico de atención ininterrumpida; la organización también trabajó en el primer centro de recepción de Pozzallo prestando asistencia médica. A finales de año, estos equipos habían realizado más de 3.000 consultas. Muchos de los pacientes sufrían enfermedades de la piel (a menudo consecuencia de las malas condiciones de vida en Libia), infecciones de las vías respiratorias (en algunos casos con sospecha de tuberculosis) y traumatismos.

MSF también puso en marcha un programa centrado en la salud mental en los 16 centros de acogida de la provincia de Ragusa, en Sicilia, donde hay unos 400 refugiados y migrantes. Un equipo de dos psicólogos y varios mediadores culturales se entrevistó con todos los recién llegados para detectar problemas psicológicos y proporcionó atención a quienes lo necesitaban. Este equipo llevó a cabo unas 1.050 consultas de salud mental individuales y organizó 69 sesiones de grupo en las que participaron 550 personas. La mayoría de los pacientes procedían de Nigeria, Gambia, Senegal, Mali y Bangladesh, y el 41% presentaban síntomas de estrés postraumático, mientras que otros sufrían trastornos psicológicos o depresión.

A lo largo de 2015, MSF mantuvo reuniones bilaterales y organizó acciones de sensibilización para pedir un cambio en el sistema de recepción italiano. En noviembre presentó un informe al Parlamento italiano que detallaba los problemas existentes en el centro de recepción de Pozzallo (esencialmente hacinamiento y malas condiciones higiénicas) y ofrecía recomendaciones para su mejora. Sin embargo, no se produjo ningún cambio y a finales de año MSF tuvo que tomar la difícil decisión de cesar sus actividades en el centro.

Primeros auxilios psicológicos

Dada la dureza del viaje realizado por los migrantes y refugiados, que en muchas ocasiones se vieron obligados a vivir situaciones traumáticas, MSF empezó a ofrecer primeros auxilios psicológicos a las personas con necesidades urgentes. Desde mayo, un equipo formado por mediadores culturales y un psicólogo se mantuvieron alerta en Italia para desplegarse en los diferentes puertos de desembarque en un plazo de 72 horas tras recibir un aviso. Respondieron 14 veces en ocho puertos italianos, y prestaron atención a 2.500 personas.

En Roma, un equipo de MSF proporcionó primeros auxilios psicológicos a los migrantes y refugiados alojados en un centro de tránsito gestionado por activistas de la sociedad civil. La mayoría de estas personas partieron hacia el norte de Europa pocos días después de su llegada a Italia. Entre el 16 de julio y el 1 de noviembre, MSF proporcionó información a 6.540 personas, dio apoyo psicológico a 900 mediante sesiones individuales o en grupo, y realizó 79 consultas psicológicas individuales.

En octubre, MSF puso en marcha un proyecto en Roma para trabajar con los solicitantes de asilo que habían sido víctimas de tortura, en colaboración con la asociación Medici Contro la Tortura; en total se realizaron más de 340 consultas. El centro ofrece asistencia médica, psicológica, social y legal a todos los migrantes, refugiados o solicitantes de asilo que han sufrido torturas o violencia selectiva, independientemente de su lugar de origen o estatus legal.

Refugio y atención médica en Gorizia

A finales de año un equipo proporcionó atención médica, refugio y asistencia a cientos de refugiados que dormían al raso a la orilla de un río en Gorizia, en la frontera con Eslovenia. En diciembre, MSF puso en marcha en este emplazamiento un centro temporal, construido con 25 contenedores de mercancías adaptados y con capacidad para 96 personas. El equipo trabajó en colaboración con el servicio local de salud y la Cruz Roja Italiana, y distribuyó artículos de primera necesidad, como kits de higiene. Las personas atendidas en Gorizia eran principalmente paquistaníes y afganos que habían entrado en Italia después de un largo viaje a través de los Balcanes. En las primeras tres semanas del proyecto, se dio refugio provisional a más de 200 personas.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Italia entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Italia con 28 trabajadores en sus proyectos en el terreno, y gastó 8,5 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1999.