Back to top

Bielorrusia

En 2017, MSF mantuvo su apoyo al Ministerio de Salud en el tratamiento de pacientes con tuberculosis multirresistente a los medicamentos (TB-MDR).

31 
pacientes con TB-MDR iniciaron tratamiento
-A A +A

Según el Informe Mundial sobre la Tuberculosis publicado en 2017 por la Organización Mundial de la Salud, Bielorrusia es uno de los países con mayor carga de TB-MDR del mundo. MSF colabora con el Ministerio de Salud en cuatro centros especializados: el Centro Científico y Práctico de Neumología y Tuberculosis de la República, los dispensarios 1 y 2 de la ciudad de Minsk y el hospital de TB de Volkovichi (en la región de Minsk).

A finales de 2017, también comenzamos a tratar a los convictos con TB-MDR del centro penitenciario Colonia 12 de Orsha. Tras una revisión realizada por MSF en 2016 que identificó el alcoholismo como principal factor de riesgo para la mala adherencia al tratamiento en esta cárcel, exploramos ahora nuevas medidas para abordar este problema.

A finales de 2017, dábamos tratamiento a 59 pacientes con tuberculosis extrarresistente mediante nuevos tratamientos a base de bedaquilina y/o delamanida. Este proyecto sigue formando parte del estudio lanzado por la alianza endTB en más de 15 países para encontrar tratamientos más cortos, menos tóxicos, más eficaces y con menos efectos secundarios debilitantes. MSF lleva a cabo este estudio en asociación con Partners in Health e Interactive Research and Development. Desde agosto de 2015, han sido reclutados 81 pacientes, 31 de ellos en 2017.

Además, a finales de diciembre de 2017, el ensayo clínico pionero TB Practecal recibió autorización oficial para admitir a pacientes, tras un año de preparativos en el centro de Minsk para cumplir con los estrictos requisitos pertinentes.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Bielorrusia entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2017, contábamos en Bielorrusia con 30 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 1,6 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 2015.