Back to top

Camerún

En 2020, Médicos Sin Fronteras asistió a personas desplazadas y refugiadas y a comunidades de acogida vulnerables en las áreas afectadas por la violencia en Camerún y la vecina Nigeria, y dio apoyo a la respuesta nacional a la COVID-19.

Mapa de proyectos MSF Camerún
137.200 
casos de malaria tratados
39.200 
personas vacunadas de cólera en respuesta a una epidemia
6.930 
cirugías
3.150 
personas tratadas tras sufrir violencia física
-A A +A

El año estuvo marcado por repetidos estallidos de violencia armada, seguidos de nuevas oleadas de desplazamientos, especialmente en las regiones Noroeste y Suroeste. Para diciembre, un total de 705.000 personas habían huido de sus hogares, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA). El nivel de violencia tuvo un impacto grave en el acceso a los servicios médicos en estas regiones.

Para responder a las mayores necesidades, colaboramos con cerca de 30 hospitales y centros de salud y mantuvimos un servicio de ambulancias (disponible las 24 horas del día), que facilitó más de 9.000 derivaciones. Nuestros equipos de agentes de salud en las comunidades −capacitados para tratar casos simples de enfermedades comunes, como la malaria y la diarrea− atendieron más de 150.000 consultas.

El 10 de diciembre, las autoridades suspendieron los acuerdos entre MSF y las instalaciones del Ministerio de Salud en el Noroeste, lo que llevó al cese práctico de nuestras actividades y dejó importantes deficiencias en los servicios médicos de la región.

 

Refugiados y desplazados en el Extremo Norte

La población del Extremo Norte de Camerún sigue sufriendo las consecuencias de los enfrentamientos armados diarios, además de afrontar una elevada inseguridad alimentaria debido a la impredecible meteorología.

Mientras concluimos nuestro apoyo al hospital regional de Maroua después de capacitar al personal especializado y rehabilitar varias de sus áreas (como la uci), lanzamos actividades generales de atención médica en Kolofata y agregamos la cirugía de emergencia a nuestro proyecto de Mora, tras detectar que bastantes pacientes de traumatología y cirugía obstétrica de Maroua procedían en realidad de Mora. Mediante nuestro proyecto en Mora, también continuamos tratando la malaria, la diarrea y la desnutrición infantil.

 

Respuesta a brotes

Respondimos a los brotes de cólera en Douala, Kribi y la península de Bakassi, entre otras medidas, con campañas de vacunación y promoción de la salud. En Kribi, los equipos de la comunidad realizaron más de 80.000 visitas domiciliarias para concienciar sobre las medidas de prevención.

MSF apoyó la respuesta nacional a la COVID-19 en cinco de las diez regiones de Camerún mediante la habilitación de zonas de aislamiento, la donación de suministros de oxígeno, la capacitación del personal sanitario, la promoción e investigación de la salud y el tratamiento de pacientes.

 

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2020; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2020, contábamos con 658 profesionales,* entre personal nacional e internacional, y gastamos 20,9 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1984.

En 2020, MSF España era una de las secciones de MSF con actividades en el país. Si quieres conocer más en profundidad nuestro trabajo allí, consulta nuestro ‘Informe de Misiones’.

* La cifra de personal equivale al total de puestos a tiempo completo o FTE (del inglés full-time equivalent). Por ejemplo, dos personas a media jornada equivalen a un FTE.