Back to top

Chad

Mapa de proyectos MSF Chad
141.100 
consultas médicas
60.600 
pacientes con malaria tratados
21.300 
niños tratados en centros de nutrición
2.900 
partos asistidos
-A A +A

En 2016, miles de habitantes de la región del lago Chad se vieron obligados a huir de sus hogares debido a los violentos enfrentamientos entre el grupo armado Boko Haram y el Ejército chadiano.

Nuestros equipos organizaron clínicas móviles desde bases situadas en Baga Sola, Bol, Liwa y Kiskawa, con el fin de llegar a los desplazados y a la población local que los acogía y ofrecerles atención médica básica y salud mental. La mayoría de las afecciones atendidas en estas consultas se relacionaban con las precarias condiciones de vida y con la falta de saneamiento. También prestams apoyo al centro de salud de Tchoukoutalia y ofrecimos atención psicológica a los refugiados procedentes de Nigeria que estaban asentados en el campo de Dar es Salam.

Proteger la vida de mujeres y niños

En el hospital regional de Bol, nuestros equipos colaboraron con el personal del Ministerio de Salud para mejorar la salud sexual y reproductiva, trabajando en los servicios de maternidad y pediatría y en el centro de nutrición terapéutica, y prestando especial atención a las actividades de gineco-obstetricia y neonatología. En 2016, en este hospital, atendimos 409 partos (81 de ellos por cesárea) y dimos apoyo nutricional y atención pediátrica a más de 1.000 niños.

En Moïssala, en la región de Mandoul, trabajamos en la prevención, detección y tratamiento de la malaria en niños y mujeres embarazadas. En la unidad de malaria del hospital de Moissala ingresaron unos 2.300 niños, y un total de 43.000 niños y 7.500 mujeres recibieron tratamiento antipalúdico en otros centros de salud del distrito a los que también dábamos apoyo. Además, administramos cuatro rondas de quimioprevención de la malaria estacional a más de 110.000 niños cada vez, y los pequeños que no tenían las vacunas rutinarias puestas fueron inmunizados. Finalmente, durante el pico de malaria (en otoño), organizamos fumigaciones para reducir la propagación de la enfermedad.

En Am Timan, en la región de Salamat, dimos apoyo a la pediatría, la maternidad y el laboratorio del hospital y gestionó los programas de nutrición, tuberculosis y VIH. Además, en tres centros de salud, tuvimos equipos de promoción de la salud. Se estima que estos servicios beneficiaron también a más de 7.000 chadianos que vivían en República Centroafricana pero que habían regresado debido al conflicto en el país vecino.

Respuesta de emergencia a la hepatitis E

En septiembre, una alerta por casos de ictericia en Am Timan llevó a la identificación de un brote de hepatitis E. Nuestra Unidad de Respuesta a Emergencias en Chad (CERU) intervino mediante la contratación de 600 personas, entre trabajadores chadianos e internacionales. Estos equipos proporcionaron tratamiento a los pacientes, distribuyeron agua potable y kits de higiene, y organizaron actividades de promoción de la salud y de detección activa de casos. El despliegue de la CERU se completó con agentes comunitarios de salud y de cloración.

Tratamiento de la desnutrición

A lo largo del año, 2.176 niños recibieron tratamiento por desnutrición severa. Por primera vez, pusimos en marcha un proyecto de prevención de la desnutrición, dirigido a casi 30.000 niños menores de 2 años en Bokoro y sus alrededores. En la localidad de Gama y en 14 pueblos de los alrededores, las madres recibieron jabón, mosquiteras y suplementos alimentarios para proteger a sus familias.

Cierres y traspasos

A pesar de que las políticas y estrategias públicas de lucha contra la desnutrición han mejorado en Chad, sigue siendo urgente intensificar los esfuerzos nacionales e internacionales para prevenirla y combatirla. Chad sufre crisis nutricionales recurrentes y eso requiere una respuesta de emergencia sostenida, así como cambios estructurales a largo plazo. En 2016, traspasamos al Ministerio de Salud todas sus actividades en Bokoro (en la región de Hadjer-Lamis), entre ellas 15 clínicas para niños desnutridos de entre 6 meses y 5 años de edad y un centro hospitalario de nutrición terapéutica con unidad de cuidados intensivos.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Chad entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2016, contábamos en Chad con 571 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 22,7 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1981.