Back to top

Chad

Mapa de proyectos MSF Chad
Consultas externas: 
103.600
Vacunaciones contra el sarampión en una epidemia 
22.200
Pacientes con malaria tratados: 
56.600
Vacunaciones rutinarias: 
12.500
Niños con desnutrición severa atendidos en centros de nutrición terapéutica 
12.300
-A A +A

El conflicto en la vecina Nigeria se extendió a Chad en 2015, lo que incrementó la necesidad de asistencia médica y ayuda humanitaria.

En mayo, había en Chad 18.000 refugiados nigerianos; simultáneamente, Boko Haram (o Estado Islámico de África Occidental), lanzó una ofensiva en territorio chadiano que desencadenó enfrentamientos con el Ejército y nuevas oleadas de desplazamiento. Miles de personas se instalaron en campamentos improvisados por toda la región del lago Chad, prácticamente a la intemperie y sin comida ni agua. En marzo de 2015, Médicos Sin Fronteras comenzó a proporcionar asistencia a estas personas tan vulnerables y fue ampliando sus actividades para responder a sus urgentes necesidades médicas y humanitarias.

En Baga Sola, donde se habían congregado 7.000 refugiados en el campo Dar es Salam, MSF ofreció atención médica tanto a refugiados y desplazados como a la comunidad de acogida, llevando a cabo más de 33.400 consultas médicas y cerca de 900 consultas de salud mental, algunas de ellas a víctimas de violencia sexual. Los equipos distribuyeron más de 2.000 kits de artículos de higiene y otros 660 de potabilización de agua. A partir de septiembre, MSF organizó clínicas móviles para atender a los desplazados y las comunidades de Bol: se realizaron más de 2.700 consultas y se distribuyeron 350 kits de artículos de higiene y otros 264 de cloración. En noviembre, otro equipo más comenzó a trabajar en el hospital regional de Bol, prestando atención materna, neonatal y pediátrica (para menores de 15 años) y apoyo nutricional a niños de hasta 5 años.

Proteger la vida de mujeres y niños

MSF continuó cubriendo algunas de las principales carencias de la asistencia sanitaria en Chad, respondiendo a los brotes de enfermedades y ejecutando programas específicos dirigidos a mujeres y niños. En Bokoro (región de Hadjer-Lamis), MSF trató a niños desnutridos en centros de nutrición terapéutica (hospitalarios y ambulatorios); en total, en 2015, 4.400 niños fueron ingresados para su tratamiento. La organización también dio apoyo al programa nacional de inmunización, trató a enfermos de malaria, diarrea e infecciones respiratorias agudas, garantizó el acceso a agua potable y llevó a cabo actividades de promoción de la salud en las comunidades.

En Am Timan (región de Salamat), MSF trabajó en el hospital público, dando apoyo a sus servicios de pediatría, maternidad, tuberculosis y VIH y nutrición, y a tres clínicas móviles. En 2015, este equipo realizó más de 24.400 consultas ambulatorias y 4.400 consultas prenatales, trató a 8.100 niños con malaria y asistió en 2.100 partos. Unos 1.620 pacientes se presentaron voluntariamente para recibir asesoramiento y realizarse la prueba del VIH y 68 nuevos pacientes empezaron su tratamiento contra la tuberculosis.

En Moissala (región de Mandoul), MSF se centró en las necesidades de salud de las mujeres embarazadas y los niños menores de 5 años, y llevó a cabo un programa de prevención, detección y tratamiento de la malaria pediátrica sin complicaciones y de la malaria grave. Siguiendo con la estrategia de quimioprevención de la malaria estacional, se organizaron cuatro rondas de tratamiento preventivo para unos 100.000 niños cada una. Además, cerca de 990 niños fueron hospitalizados para su tratamiento, se administraron vacunas orales contra la polio a 28.800 niños menores de 2 años y 14.000 recibieron la vacuna pentavalente (difteria, tosferina, tétanos, Haemophilus influenza tipo b y hepatitis B); finalmente, más de 48.000 niños fueron inmunizados contra el sarampión.

En el marco del programa quirúrgico de MSF en Abéché (región de Ouaddaï), el equipo practicó 928 intervenciones quirúrgicas a lo largo del año, sobre todo a personas heridas en accidentes de tráfico o como resultado de la violencia de género.

Unidad de Respuesta a Emergencias

MSF cuenta en Chad con una Unidad de Respuesta a Emergencias (CERU): este equipo respondió a un brote de sarampión en abril en Goz Beida (región de Dar Sila), donde vacunó a 80.000 niños. También aportó suministros médicos e impartió formaciones al personal del Ministerio de Salud en la gestión de incidentes con víctimas en masa en dos hospitales de Yamena y en un hospital de Abéché con el fin de mejorar su preparación para este tipo de eventos.

Cierre y traspaso de proyectos

En febrero, tras desplegarse otros agentes de salud, concluyó el proyecto de asistencia médica a los refugiados procedentes de República Centroafricana en Bitoye (región de Gore Sido). En mayo, por la misma razón, también cerró el programa de atención básica y especializada en Tissi, en la región de Dar Sila, y en noviembre se traspasó al Ministerio de Salud el programa de nutrición pediátrica de Massakory, en Hadjer-Lamis.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Chad entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Chad con 754 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 19,5 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1981.

Testimonio

Hadza el Hagizegri vive en el campo de refugiados de Baga Sola, llamado Dar es Salam. Huyó de su pueblo cerca de Baga, en Nigeria, tras un ataque de Boko Haram en enero, cuando estaba embarazada de cinco meses.

“Mi familia y yo tomamos un barco. Tardamos cuatro días en cruzar el lago y llegar a Chad. Hace dos días di a luz a mi séptimo hijo, en una tienda de campaña del campo de refugiados; me ayudaron otras mujeres refugiadas. Ahora tengo miedo del futuro, porque llevamos cinco días sin comida. Por el momento puedo salir adelante porque otros refugiados me ayudan. Pero si no nos dan más comida, tendremos que volver a Nigeria, a pesar de la amenaza de Boko Haram”.