Back to top

Costa de Marfil

En 2019, el objetivo principal de Médicos Sin Fronteras en Costa de Marfil fue apoyar a las autoridades sanitarias locales para poder traspasarles nuestras actividades en Katiola.

Mapa de proyectos MSF Costa de Marfil
3.490  
partos, incluyendo 510 cesáreas
-A A +A

La sanidad marfileña se recupera lentamente de la crisis política y militar que abrumó al país desde 2002 hasta 2010. Debido a la elevada mortalidad en el embarazo y el parto, el Ministerio de Salud ha dado prioridad a la atención materna y la ofrece gratuitamente. Sin embargo, las restricciones presupuestarias, el desabastecimiento de medicamentos y la falta de personal capacitado implican que no siempre estén garantizados servicios de buena calidad para madres y bebés.

Durante cinco años, colaboramos con el Ministerio en zonas rurales de la región de Hambol (en el centro del país), trabajando en la maternidad y los servicios de neonatología y cirugía del hospital de referencia de Katiola. En 2019, hospitalizamos a 700 recién nacidos y reforzamos el sistema de derivaciones para emergencias obstétricas y neonatales. También ayudamos a los hospitales de Dabakala y Niakara y a seis centros de salud.

Para reducir la transmisión perinatal de la hepatitis B, de nuevo en colaboración con el Ministerio de Salud, introdujimos en los protocolos la vacunación sistemática de los recién nacidos en todos los centros de la zona a los que dábamos apoyo. En 2019, fueron vacunados 3.150 bebés.

En vista del volumen relativamente bajo de actividad, de la progresiva reducción de las complicaciones obstétricas y de las limitadas expectativas de desarrollo de nuestro trabajo, tomamos la decisión de transferir progresivamente todas nuestras actividades a las autoridades sanitarias marfileñas. Dejamos de brindar poyo a los centros de salud en abril, a la maternidad en junio y al quirófano y las salas de neonatología al final del año.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 158 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 4,1 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1990.