Back to top

Egipto

Mapa de proyectos MSF Egipto
8.700 
consultas individuales de salud mental
2.700 
consultas médicas
-A A +A

En 2016, Egipto siguió siendo país clave de tránsito y destino para los refugiados y los migrantes de los países de África y Oriente Próximo, muchos de los cuales habían sufrido violencia o persecución en sus países.

A Egipto llegan cada vez más personas procedentes de países afectados por la guerra o la inestabilidad, como Siria, Irak, Sudán, Sudán del Sur, Eritrea, Somalia o Libia. A finales de 2016, había 193.375 refugiados y solicitantes de asilo registrados en Egipto; se hallan principalmente en el Gran Cairo, Alejandría y Damieta y sus oportunidades de encontrar trabajo son muy escasas. Además, los servicios sociales disponibles para este colectivo están dispersos y, en especial, la atención médica a la que tienen derecho es muy escasa debido a la escasez presupuestaria.

Muchas de estas personas están a la espera de que se resuelvan sus solicitudes de asilo, tras haber sufrido la violencia y la explotación en sus países de origen o durante el viaje a Egipto. Quienes han pasado por estas duras circunstancias sufren a menudo problemas psicológicos y discapacidades físicas, y por eso ofrecemos una atención orientada a la rehabilitación, tanto médica como de salud mental (que incluye fisioterapia y apoyo social). En 2016, a la cohorte de pacientes atendidos por nuestra organización se sumaron otras 1.465 personas. Nuestros equipos médicos también ayudaron a otras personas vulnerables, ofreciendo consultas médicas (2.655 a lo largo del año) y distribuyendo kits de higiene (más de 2.300).

Por otra parte, seguimos en negociaciones con el Ministerio de Salud y Población egipcio y otras instituciones médicas nacionales, de cara a establecer proyectos conjuntos en áreas clave de la salud pública y aportar nuestra experiencia en otros programas que ya estén en marcha en el país.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Egipto entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2016, contábamos en Egipto con 113 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 2,5 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 2010.