Back to top

Etiopía

Mapa de proyectos MSF Etiopía
Consultas externas: 
413.200
Vacunaciones rutinarias: 
6.200
Partos (incluyendo cesáreas): 
4.000
-A A +A

Pese a que en 2015 se registraron mejoras significativas en los principales indicadores de salud de Etiopía, la sequía y las inundaciones, provocadas por una meteorología inestable, perjudicaron enormemente a los grupos más vulnerables.

En 2015, Médicos Sin Fronteras y las autoridades sanitarias del país siguieron colaborando para mejorar el alcance y las capacidades de la atención médica básica disponible y responder a los brotes epidémicos y a las demás emergencias a que está sometida una población en rápido crecimiento y que incluye a un gran número de refugiados.

Entre 2014 y 2015, llegaron a Gambella más de 220.000 refugiados procedentes de Sudán del Sur, en su mayoría mujeres y niños. Dado lo limitado de las infraestructuras y los servicios médicos disponibles en Gambella, MSF estuvo gestionando hasta mayo de 2015 una clínica con servicios integrales en el campo de refugiados de Leitchuor; también desplegó clínicas móviles para llegar a los puntos de tránsito de Burbiey y Matar.

Los campos de Leitchuor y Nip-Nip se habían establecido en una zona propensa a las inundaciones y quedaron completamente anegados durante la estación de lluvias; más de 40.000 refugiados tuvieron que ser trasladados a Jewi, un campo nuevo creado a 18 kilómetros de la ciudad de Gambella. En consecuencia, MSF redujo sus actividades en Leitchuor y se trasladó a Jewi, donde gestionó el principal centro de salud; allí proporcionó consultas médicas, servicios de emergencia y de maternidad y actividades externas. A lo largo del año, estos equipos de MSF realizaron más de 19.600 consultas.

En cuanto al centro de salud de MSF en Itang, cerca de los campos de Kule y Tierkidi, resultó dañado por las inundaciones de 2014 y tuvo que trasladarse de forma temporal. En febrero regresó a su ubicación original y ahora cuenta con 55 camas y servicios ambulatorios y de hospitalización abiertos las 24 horas del día. En 2015, MSF realizó más de 200.000 consultas externas, trató a 70.000 pacientes con malaria y envió clínicas móviles a los campos de refugiados de Pagak y Pamdong. El proyecto finalizó en julio, ya que los hospitales de los campos aumentaron su capacidad y las necesidades quedaron cubiertas. Sin embargo, entre diciembre de 2015 y enero de 2016, MSF realizó una campaña de vacunación contra la meningitis que llegó a casi 29.200 personas en Rrokaj y a 29.300 más en Tierkidi.

En noviembre, los equipos de MSF empezaron a prestar atención sanitaria básica y especializada en los campos de Pugnido, cerca de Gambella. Estos servicios incluían tratamiento de la desnutrición, la tuberculosis y el VIH. Además, se estableció una red de profesionales sanitarios en las comunidades para ayudar a monitorizar los brotes de enfermedades y derivar a los afectados a los centros de salud. A principios de diciembre se habían realizado más de 9.700 consultas externas.

En febrero se completó la tercera ronda de una campaña de vacunación dirigida a los niños refugiados en Gambella con edades comprendidas entre los 6 y los 59 meses, contra el neumococo (13.862 niños) y contra la difteria, la tosferina, el tétanos y la hepatitis B (3.376 niños).

Región Somalí

En 2015, MSF proporcionó asistencia médica y nutricional a los refugiados somalíes en el centro de recepción de Dolo Ado y en los campos de refugiados de Buramino y Hiloweyn. Estos servicios también beneficiaron a toda la población de la woreda (distrito), así como a los somalíes que cruzaban la frontera de forma puntual para buscar atención médica. En los campos de Buramino y Hiloweyn, más de 2.800 niños recibieron nutrición suplementaria y se realizaron 1.300 consultas prenatales.

MSF siguió colaborando con la Dirección Regional de Salud (RHB) para mejorar los servicios sanitarios en el centro de Dolo Ado. En 2015, este equipo empezó a proporcionar tratamiento para la tuberculosis y estableció un banco de sangre. En urgencias atendió a más de 1.800 pacientes y cerca de un millar fueron hospitalizados. Con frecuencia, estos pacientes presentaban infecciones de las vías respiratorias y trastornos gástricos.

En la región de Jerar, situada en una zona de conflicto de baja intensidad, MSF dio apoyo al hospital, a los centros de salud y a las clínicas móviles en hasta 23 ubicaciones remotas en Degahbur, Birqod, Ararso y Yocale, principalmente a través de actividades de capacitación en colaboración con la RHB. A finales de año, MSF redujo sus actividades externas, con el fin de racionalizar los servicios y aumentar su calidad; paralelamente, amplió su base de operaciones y el centro de salud en el que opera en Yocale, para poder ofrecer atención integral de forma ininterrumpida.

Además, MSF dirigió los servicios especializados en el hospital de Degahbur, donde ofreció asistencia médica vital y atendió las urgencias obstétricas, además de contar con servicios de hospitalización y de referencia de pacientes con TB. En 2015 también construyó una sala de espera para la maternidad y transfirió al hospital el centro de nutrición terapéutica y el servicio de TB. MSF siguió proporcionando ayuda nutricional para niños con desnutrición aguda y personas vulnerables en Jerar; unos 76 agentes comunitarios de salud se encargaban de las actividades regulares de vigilancia en Degahbur y en 26 emplazamientos fuera de la ciudad. MSF también ofreció apoyo logístico a las campañas de vacunación de la RHB.

La woreda de Fiq, en la zona de Nogob, es otra área afectada por un conflicto prolongado. Un equipo de MSF reforzó la capacidad del hospital, proporcionando apoyo médico y nutricional en colaboración con la RHB.

En la zona de Wardher, MSF se centró en la atención materno-infantil: ofreció servicios de salud sexual y reproductiva, pediatría, tratamiento de la desnutrición y atención a las víctimas de violencia sexual. El centro de salud de Yucub y las clínicas móviles también prestaron atención sanitaria básica. En 2015, MSF realizó más de 22.400 consultas externas y 2.700 consultas prenatales, e ingresó a 1.000 pacientes. Cerca de 1.000 personas de todas las edades se beneficiaron del programa de nutrición terapéutica.

La zona de Sitti, en el norte de la Región Somalí, sufrió los efectos de la sequía, lo que ocasionó tasas muy elevadas de desnutrición. Una evaluación realizada en noviembre en las woredas de Hadigala, Erer y Afdem reveló tasas de hasta un 14% en la población nómada, por lo que MSF lanzó una intervención de emergencia en diciembre.

De hecho, todo el noreste de Etiopía se vio gravemente afectado por la sequía, y las autoridades regionales autorizaron a MSF a iniciar una intervención nutricional de emergencia en octubre en la woreda de Gewane, y en Bidu, en el norte de Afar, en diciembre.

Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur (SNNP)

MSF inició un proyecto de preparación para emergencias con el propósito de realizar vigilancia epidemiológica, establecer contactos locales y adquirir conocimientos y capacidades para responder a posibles crisis en SNNP. En colaboración con la RHB, en 2015 se identificaron seis zonas donde era necesario capacitar al personal del Ministerio de Salud en materia de vigilancia epidemiológica; estas actividades de formación beneficiaron a 112 profesionales etíopes.

Tratamiento del kala azar

El kala azar (leishmaniasis visceral), una enfermedad parasitaria transmitida por mosquitos, es endémico en Etiopía y casi siempre resulta mortal sin tratamiento. Desde 2003, MSF trabaja con pacientes de kala azar en Abdurafi, proporcionando diagnóstico gratuito, tratamiento y derivación a servicios especializados. Este programa, que cubre tanto a la población local como a los trabajadores temporeros, ha conseguido reducir la incidencia y la mortalidad de esta enfermedad. En 2015, MSF hizo las pruebas a más de 2.500 personas, de las cuales 325 dieron positivo y fueron tratadas. Por otra parte, en Abdurafi proporcionó ayuda nutricional a casi 250 pacientes con desnutrición aguda severa y 325 personas fueron tratadas por mordeduras de serpiente.

Salud mental en Tigray

En febrero, MSF inició un proyecto de salud mental para los refugiados eritreos que viven en los campos en la región de Tigray. Las clínicas de los campos de Shimelba y Hitsats ofrecen servicios psicosociales y psiquiátricos para pacientes externos, y en Hitsats además se ofrece atención comunitaria. MSF también inauguró un centro de atención psiquiátrica en Shimelba para el tratamiento de pacientes hospitalizados. En total se realizaron más de 600 consultas de salud mental individuales y se desarrollaron actividades de promoción y sensibilización de la comunidad para reducir el estigma que sufren estos enfermos y garantizar que acuden a los servicios disponibles.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Etiopía entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Etiopía con 1.610 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 26,8 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1984.

 

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en Etiopía. En 2015, los proyectos de MSF España se encontraban en Ogadén (la Región Somalí, concretamente en Degahbur, Fiq y los campos de Dolo Ado, Buramino y Hileweyn); también respondió a varias emergencias de sarampión y desnutrición en la Región de las Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur (SNNPR), Afar y Ogadén. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.