Back to top

Guinea

Mapa de proyectos MSF Guinea
Pacientes con VIH en tratamiento antirretroviral de primera línea: 
8.100
Consultas de salud mental (individuales y en grupo): 
3.800
Pacientes con Ébola tratados: 
230
-A A +A

La respuesta de Médicos Sin Fronteras al Ébola continuó en 2015: además de atender a los enfermos en los centros de tratamiento, la organización siguió asegurando la seguridad de los entierros, la sensibilización, prevención y vigilancia epidemiológica en las comunidades y el seguimiento de las personas que hubieran estado en contacto con los enfermos.

Al cabo de un año de epidemia, se había hecho evidente que eran necesarios nuevos métodos y procedimientos para luchar contra la enfermedad. Por esta razón, MSF participó en varios estudios y ensayos, entre ellos el de una nueva vacuna destinada a los trabajadores sanitarios de Conakry y de las ciudades de Forécariah y Coyah, y de la que también se beneficiarían las personas que hubieran estado en contacto con los nuevos casos confirmados. MSF también lanzó un estudio sobre la infección, para determinar qué fluidos corporales presentan mayor riesgo de transmisión del virus y durante cuánto tiempo persiste este riesgo tras curarse el enfermo.

Además, entre los meses de enero y marzo, MSF puso en marcha un equipo móvil de respuesta rápida, habilitado para desplazarse a los lugares donde se notificaran nuevos casos para analizar rápidamente las necesidades y proponer una respuesta adaptada a cada situación. Este equipo se desplegó en dos ocasiones, en Faranah y Kissidougou.

En abril cerró el centro de tratamiento de Guéckédou, mientras que en Forécariah la Cruz Roja Francesa transformó el centro de tránsito del Ministerio de Salud (creado con el apoyo de MSF) en un centro de tratamiento; durante este proceso, MSF colaboró en el traslado de los pacientes, en la identificación de nuevos casos y en las actividades externas (relacionadas con la promoción de la salud, la vigilancia de las comunidades, etc.).

En julio, MSF abrió nuevos centros de tratamiento en Nongo, una región de Conakry, y en la ciudad de Boké. El centro de Nongo tiene 72 camas y se le transfirieron las actividades del hospital de Donka. Como resultado, mejoraron los estándares de tratamiento y se pudieron adoptar soluciones innovadoras en la atención al paciente (como el escaneo mediante una cámara del historial del paciente ingresado en la zona de alto riesgo para enviarlo a la zona de bajo riesgo para su análisis).

El final de la epidemia en Guinea se declaró oficialmente el 29 de diciembre (aunque en marzo siguiente se detectaron nuevos casos). Desde que comenzó en marzo de 2014, se registraron oficialmente 3.804 casos confirmados y 2.536 fallecidos, de los cuales 110 eran sanitarios.

Adherencia al tratamiento del VIH

La epidemia de Ébola tuvo graves consecuencias para los pacientes con VIH que estaban en tratamiento; muchos lo interrumpieron por temor a acudir a los centros de salud y contraer el Ébola. Ya en 2014, MSF trató de mitigar esta situación implantando una estrategia llamada ‘de reposición semestral’ (R6M), que consiste en proporcionar al paciente toda la medicación antirretroviral que necesitará durante un semestre completo, con el fin de reducir a solo dos el número de visitas al hospital. Gracias a esta estrategia, el 90% de los pacientes con VIH que participaban en el programa continuaban en tratamiento en marzo de 2015; otros proveedores sanitarios notificaron una adherencia significativamente menor.

La prevalencia del VIH en Guinea es relativamente baja: afecta a un 1,7% de la población; pero solo una de cada cuatro personas con VIH reciben tratamiento antirretroviral. Desde 2003, MSF proporciona atención de calidad a estos pacientes, que ahora incluye el seguimiento de la carga viral (indicador del éxito o fracaso del tratamiento). En 2015, la organización atendió a estos pacientes desde un centro de salud en Matam (donde hay varias camas disponibles para la hospitalización de casos sin complicaciones) y desde los seis centros de salud con los que colabora con atención al VIH, servicios básicos de salud, asesoramiento y formación. En total, MSF da apoyo a una quinta parte de la cohorte de pacientes en tratamiento en Guinea.

La victoria de Nubia

La pequeña Nubia fue la última paciente con Ébola en Guinea antes de declararse el fin oficial de la epidemia en diciembre de 2015.

Nadie esperaba que una bebé nacida con Ébola pudiera sobrevivir. Hasta ese momento ningún bebé nacido de una madre infectada lo había conseguido. A pesar del mal pronóstico y de los problemas que plantea cuidar a un recién nacido en una zona de aislamiento, donde es necesario el uso de trajes de protección, el equipo médico puso todo su empeño en salvarla. Nubia recibió dos nuevos fármacos experimentales y su estado fue mejorando. Al cabo de un mes, las pruebas confirmaron que se había curado y el 28 de noviembre recibió el alta.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Guinea entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Guinea con 732 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 19,2 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1984.