Back to top

Irak

Mapa de proyectos MSF Irak
133.000 
consultas médicas
1.300 
partos asistidos
-A A +A

Años de conflicto armado han interrumpido los servicios de salud en Irak. Millones de personas siguen sufriendo las consecuencias de los combates y necesitan asistencia médica.

Desde 2014, más de 3,3 millones de personas han sido desplazadas por todo el país y, aunque muchos han podido llegar a los campos, otros se han tenido que instalar en escuelas, mezquitas y edificios a medio construir. A lo largo de 2016 hubo un movimiento constante de población: la gente huía de las zonas de combate o regresaba a las zonas recién recuperadas. Por ejemplo, en los últimos tres meses del año, unas 190.000 personas huyeron de Mosul y sus alrededores, mientras que, en paralelo, 1,5 millones de personas volvían a sus casas en otros puntos del país. Todos los que viven en zonas inestables, a menudo cerca de las fronteras, sufren peligros continuos derivados de la inseguridad y la falta de servicios básicos y atención médica.

Ampliando actividades

En 2016, Médicos Sin Fronteras tuvo que incrementar sus operaciones en Irak de forma sostenida; la organización contó con equipos en 11 gobernaciones y proporcionó atención médica de emergencia y básica, incluida atención materna y salud mental. También distribuyó artículos de primera necesidad a familias desplazadas, repatriados, comunidades de acogida empobrecidas y refugiados sirios.

Al expandirse las operaciones militares por el noroeste de Irak, miles de personas continuaron huyendo hacia zonas relativamente seguras, como la gobernación de Saladino (en el centro del país). Dado que las autoridades locales y las organizaciones de ayuda internacional no podían hacer frente a la afluencia de desplazados, en agosto MSF activó clínicas móviles en la ciudad de Tikrit y sus alrededores; desde que comenzaron estas actividades y hasta final de año, se realizaron 15.339 consultas.

Asimismo, en la provincia de Al Anbar, MSF abrió un centro de atención secundaria en el campo de Amriyat al Faluya, que acoge a unos 60.000 desplazados por el conflicto desde la propia Faluya y desde Ramadi.

En octubre, los equipos de MSF en la gobernación de Kirkuk comenzaron a proporcionar asistencia médica, psicológica y psicosocial a desplazados y heridos de guerra en el distrito de Hawiya. También desplazaron clínicas móviles para dispensar atención primaria, primeros auxilios y derivaciones de emergencia a los hospitales de Kirkuk capital.

En noviembre, MSF movilizó a otros equipos itinerantes para trabajar en los nuevos campos establecidos al oeste de Erbil, donde estaban llegando quienes huían de la batalla de Mosul; aquí se proporcionó atención primaria, atención a enfermedades crónicas y tratamiento psicológico y psquiátrico.

En Qayara, al sur de Mosul, MSF estableció un hospital con sala de urgencias, quirófano y 32 camas de hospitalización. Durante el primer mes, el hospital atendió a más de 1.000 pacientes en urgencias y realizó más de 90 intervenciones quirúrgicas.

MSF también contó con un quirófano de campaña y trabajó en puestos médicos avanzados en áreas inestables alrededor de Mosul, estabilizando a pacientes, realizando cirugías y enviando a quienes lo necesitaran a los hospitales en la retaguardia.

Salud mental

En 2016, MSF se centró en incrementar el apoyo psicológico para el creciente número de personas traumatizadas por la guerra y por las precarias condiciones de vida. La salud mental y el apoyo psicosocial forman parte integral de la mayoría de los proyectos de MSF en Irak, tanto para los desplazados iraquíes como para los refugiados sirios. En 2016, estos equipos proporcionaron más de 23.000 consultas.

Salud materna

Durante 2016, MSF siguió trabajando en su clínica de maternidad en el campo de refugiados sirios de Domiz y abrió una segunda en el pueblo de Tal Maraq (Nínive), tras detectar que muchas mujeres daban a luz en casa sin la ayuda de personal cualificado. En los primeros tres meses, este equipo atendió más de 400 partos. La clínica ofrece también cuidados obstétricos y neonatales, atiende complicaciones obstétricas menores y deriva a las pacientes que lo necesitan.

Apoyo a hospitales del Ministerio de Salud

En la gobernación de Suleimaniya, MSF da apoyo al hospital de urgencias, ofreciendo a su personal formación práctica para mejorar la calidad de los servicios en la unidad de cuidados intensivos y la sala de urgencias traumatológicas. Además, los equipos de MSF trabajan en las urgencias de los hospitales de Kirkuk y Azadi, realizando el triaje de pacientes y formando al personal.

Cierre de proyectos

En noviembre, MSF cerró el centro de atención primaria de salud en Bzeibiz, una ciudad en la frontera entre Bagdad y la gobernación de Anbar, ya que los desplazados procedentes de esta última región estaban volviendo a casa y el número de pacientes disminuyó. Entre febrero y octubre de 2016, MSF proporcionó alrededor de 9.000 consultas médicas.

Durante el segundo semestre del año, los programas de salud mental en Babilonia, Kerbala y Nayaf se fueron reduciendo y se suspendieron a medida que los equipos exploraban nuevos enfoques de salud mental y apoyo psicosocial.

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Irak entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2016, MSF contaba en Irak con 833 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 42 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 2003.

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en el país. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.