Back to top

Irak

Mapa de proyectos MSF Irak
Consultas externas: 
218.300
Consultas de salud mental (individuales y en grupo): 
20.700
Kits de artículos de primera necesidad distribuidos: 
12.500
-A A +A

En 2015, el conflicto en Irak siguió ocasionando un gran sufrimiento y desplazamientos masivos de población. A pesar de ello, los fondos internacionales escasearon y se redujo el volumen de asistencia humanitaria, que acabó concentrándose en las zonas más seguras del Kurdistán iraquí.

Más de 3,2 millones de iraquíes viven desplazados dentro de su propio país, lo que supone una enorme presión para las comunidades de acogida. En 2015, MSF amplió sus actividades para proporcionar asistencia sanitaria básica a las familias desplazadas, a los repatriados, a las empobrecidas comunidades de acogida y a los refugiados sirios. Estas operaciones se repartieron entre diversas localizaciones distribuidas en 11 gobernaciones del país: Dohuk, Erbil, Suleimaniya, Nínive, Kirkuk, Saladino, Diyala, Bagdad, Nayaf, Kerbala y Babilonia.

En todas ellas, MSF desplegó clínicas móviles para ofrecer atención médica a las personas que no pueden llegar a las instalaciones sanitarias debido a las restricciones de movimiento y los riesgos para su seguridad. Los equipos visitaron con regularidad varios emplazamientos, instalando la consulta en clínicas, en tiendas de campaña e incluso en autobuses. En zonas muy militarizadas, los médicos proporcionaron a los pacientes que lo necesitaban documentos de derivación médica para garantizarles el paso seguro hacia los centros de atención secundaria. Los equipos de MSF también estuvieron atentos a posibles brotes de enfermedades.

La mayor parte de los problemas de salud atendidos en estas clínicas se relacionaban con las difíciles condiciones de vida de la población: infecciones respiratorias y del tracto urinario, problemas gastrointestinales, artritis y enfermedades de la piel. Además, se prestó especial atención a las enfermedades crónicas, como la hipertensión y la diabetes, y a la salud materno-infantil –había personal médico femenino para animar a las mujeres a acudir a las clínicas–.

Actividades de salud mental

Los esfuerzos de MSF este año también se dirigieron a incrementar los primeros auxilios psicológicos para atender al creciente número de personas traumatizadas por la violencia recurrente y las precarias condiciones de vida. En las gobernaciones de Kerbala, Nayaf y Babilonia, MSF mantuvo programas regulares de salud mental para ayudar a los desplazados internos. Se realizaron más de 1.500 sesiones individuales de asesoramiento  y 9.220 personas participaron en actividades en grupo de educación psicosocial. Además, se impartió formación sobre la salud mental al personal del Ministerio de Salud y a maestros de escuela. En Erbil, un equipo de psicólogos y psiquiatras de MSF dio apoyo a los refugiados sirios en los campos de Kawargosk, Gawilan y Darashakran.

Atención médica móvil

Durante la mayor parte de 2015, los equipos de MSF proporcionaron asistencia sanitaria a los desplazados que se han instalado en edificios sin terminar en la gobernación de Dohuk; a lo largo del año, se realizaron 21.775 consultas. A medida que estas personas se trasladaban a campos oficiales donde había servicios médicos disponibles, MSF fue reorientando sus actividades hacia el distrito de Tel Afar, en Nínive, donde las infraestructuras médicas habían sido destruidas y las necesidades eran acuciantes. Allí, los equipos de MSF organizaron clínicas cerca del frente de batalla, en las zonas donde la población tenía miedo a moverse y tampoco podía permitirse el lujo de viajar largas distancias para conseguir atención médica; estos equipos móviles realizaron 19.505 consultas ambulatorias relacionadas con enfermedades crónicas, salud sexual y reproductiva y salud mental, dirigidas tanto a los desplazados internos como a las comunidades locales. Los equipos de MSF también operaron clínicas móviles en diferentes lugares entre Mosul y Erbil, y establecieron una unidad quirúrgica de emergencia para atender a las víctimas directas de la guerra.

En Kirkuk y sus alrededores, dos equipos móviles proporcionaron servicios básicos de salud y salud mental en varios emplazamientos, y un tercer equipo apoyó a la Dirección regional de Salud en el campo de desplazados de Laylan. Este programa, centrado en las enfermedades crónicas y la salud sexual y reproductiva, proporcionó 48.895 consultas. Cuando acababa el año, a medida que otras organizaciones médicas llegaban a Kirkuk, MSF traspasó la mayor parte de sus actividades y redirigió sus esfuerzos a las áreas periféricas. Por ejemplo, desplegó una clínica móvil para las bolsas de desplazados asentados a lo largo de la carretera de Bagdad (cerca de Tuz Kurmato); estas personas no se atrevían a cruzar la zona desmilitarizada para buscar tratamiento médico.

En marzo se iniciaron las actividades en Bagdad, con una clínica móvil en el distrito de Abú Ghraib que atendía tanto a la comunidad local como a los desplazados de los campos de Abú Ghraib y Al Salam. Dado lo grave de las necesidades, fue necesario movilizar un segundo equipo, que en septiembre comenzó a trabajar en varios puntos más de esta empobrecida zona.

MSF también ayudó a los desplazados y las comunidades de acogida del distrito de Garmian y de la vecina gobernación de Diyala (norte): se les proporcionó atención médica básica en las clínicas del Ministerio de Salud y se desplegaron varias clínicas móviles. Además, se prestaron servicios de salud mental en tres campos en Jannaqin (Diyala).

Epidemia de cólera

En septiembre, MSF respondió a un brote de cólera que se extendió por el centro de Irak y afectó a las gobernaciones de Dohuk, Kirkuk, Erbil, Bagdad, Diyala, Nayaf, Diwaniya y Babilonia. Se efectuaron evaluaciones de los sistemas de agua y saneamiento en todos los lugares afectados y se apoyó al Ministerio de Salud en todos los hospitales que trataban el brote epidémico, con actividades de formación, promoción de la salud y la higiene y control de infecciones.

Kurdistán iraquí

Desde mayo de 2012, y con la Dirección de Salud de Dohuk, MSF ha sido la principal organización humanitaria con servicios médicos para los refugiados sirios del campo de Domiz, el más grande de Irak (acoge a 40.000 personas).

En octubre, los servicios médicos generales fueron transferidos a la Dirección de Salud, pero MSF siguió operando los servicios de enfermedades crónicas, salud sexual y reproductiva y salud mental, así como las actividades regulares de promoción de la salud. En 2015, este equipo atendió 1.155 partos en la maternidad.

MSF también trabajó en los campos de Suleimaniya y Arabat, encargándose de los servicios de agua y saneamiento y con actividades de promoción de la salud. En diciembre, empezó a apoyar a la maternidad de Kalar con formación del personal y donaciones.

Finalmente, MSF siguió dirigiendo los servicios básicos de salud y salud mental en una clínica de la gobernación de Diyala, centrándose en las necesidades de los desplazados.

Cirugía reconstructiva en Jordania

Desde agosto de 2006, una red de médicos iraquíes ha estado derivando a las víctimas de violencia de todo el país al hospital de cirugía reconstructiva que MSF tiene en Ammán, Jordania. Este equipo está especializado en operaciones quirúrgicas complejas que requieren múltiples etapas de tratamiento, en particular cirugía maxilofacial y cirugía ortopédica y reconstructiva para quemados. Los pacientes también reciben fisioterapia y apoyo psicosocial.

Apoyo adicional al Ministerio de Salud

MSF organiza periódicamente programas de formación médica para el personal médico iraquí en colaboración con el Ministerio de Salud. A principios de 2015, 12 fisioterapeutas iraquíes asistieron a un curso de formación de 10 semanas. MSF también lleva años colaborando con el Centro Nacional de Toxicología en Bagdad, proporcionando antídotos que al Ministerio de Salud le resultan difíciles de obtener.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Irak entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Irak con 547 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 31 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 2003.

 

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en Irak. En 2015, los proyectos de MSF España se encontraban en las gobernaciones del sur: Nayaf, Kerbala, Wasit, Diwaniya y Babilonia. También respondió a una emergencia de cólera en Nayaf, Diwaniya y Babilonia. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.