Back to top

Irak

En 2019, Médicos Sin Fronteras continuó brindando servicios esenciales de atención médica en Irak, donde la población sufre los efectos de años de conflictos e inestabilidad.

Mapa de proyectos MSF Irak
125.900  
consultas externas
33.300  
consultas de mental
11.200  
partos asistidos
4.390  
cirugías
89.700  
ingresos en urgencias
-A A +A

Aunque las poblaciones desplazadas siguieron regresando a sus hogares en 2019, más de un millón de personas aún se enfrentan con obstáculos importantes y no pueden volver a casa. Hay quien lleva años viviendo en campos, con pocos servicios básicos. Al acabar el año, la violenta represión de las protestas en diversas ciudades del país ejerció una presión adicional en la sanidad iraquí. 

Muchos centros de atención médica han sido destruidos y hay una escasez general de servicios y de especialistas que puedan dar asistencia vital en atención primaria y secundaria y responder a los traumas psicológicos resultantes de la constante violencia. Nuestros equipos han observado un aumento en las necesidades de salud mental generadas por el sufrimiento prolongado, y esto se da igual en las poblaciones desplazadas que en la población general; vemos a muchas personas con traumas relacionados con la violencia de género, trastornos psicosomáticos, estrés postraumático, depresión y ansiedad.

En 2019, mantuvimos en nuestros proyectos los servicios básicos y secundarios de salud, como atención materna y neonatal, cirugía, atención posoperatoria y rehabilitación de emergencia, tratamiento de enfermedades no transmisibles y apoyo en salud mental, todo ello destinado a atender a personas desplazadas y retornadas y comunidades vulnerables. Desde octubre, cuando comenzaron las manifestaciones, nuestros equipos también proporcionaron suministros médicos y apoyo técnico a varios hospitales del país. En el transcurso del año, gestionamos hospitales y clínicas en algunas de las regiones más afectadas por la guerra, con el fin de restablecer algunos de los servicios médicos más indispensables para la población iraquí.

Gobernación de Nínive

La guerra contra el Estado Islámico tuvo efectos devastadores en Nínive; causó graves traumas físicos y mentales en la población, destruyó centros de salud y desplazó a una enorme cantidad de personas. La salud mental fue el componente principal de todos los servicios de MSF y, en 2019, atendimos unas 14.000 consultas individuales en este ámbito.

Para abordar la escasez de cirugía especializada y atención posoperatoria, en 2018 MSF abrió un centro integral para pacientes con lesiones traumatológicas causadas por violencia o accidente en el este de Mosul. El hospital cuenta con un quirófano, una sala de hospitalización de 33 camas y varias salas de recuperación y unidades de rehabilitación. Durante 2019, los equipos de MSF realizaron casi 580 cirugías. En el este de Mosul, también donamos al Departamento de Salud un centro recién construido especializado en el tratamiento de enfermedades infecciosas.

En el oeste de Mosul, dirigimos una unidad integral de maternidad en el hospital de Nablús, que tiene capacidad quirúrgica para cesáreas. Allí, nuestro equipo proporcionó atención obstétrica y neonatal, hospitalización pediátrica, atención de emergencia y estabilización de pacientes antes de su derivación a otros hospitales. Durante 2019, atendimos aquí 43.100 urgencias y asistimos 9.300 partos.

Cuando las familias desplazadas regresaron al oeste de Mosul, establecimos servicios de maternidad en el centro de atención primaria de Al Rafidain, para responder a la creciente demanda de atención en salud sexual y reproductiva.

También ampliamos nuestras actividades externas para los yazidíes y otras comunidades en el distrito de Sinjar; ofrecemos salud sexual y reproductiva, asistencia en partos y atención pediátrica, tanto en nuestro hospital como en los campos de desplazados. En 2019, atendimos a 14.600 pacientes en urgencias.

En el subdistrito de Qayara, mantuvimos nuestros servicios de urgencias, pediatría, maternidad, nutrición infantil, cirugía, rehabilitación y tratamiento de pacientes con quemaduras. Estos servicios benefician a las comunidades de acogida y desplazadas. Durante 2019, nuestros equipos realizaron 2.670 cirugías y también pudieron aumentar la capacidad de otros proveedores de atención médica, con capacitaciones y donaciones, de forma que pudimos transferirles nuestras actividades de neonatología y pediatría.

Gobernación de Kirkuk

En esta zona afectada por los conflictos, los equipos de MSF ayudaron a restaurar los centros de atención médica en Hauija y brindaron servicios de salud en la ciudad de Al Abasi y en el campo de Lailan. Proporcionamos atención médica básica, salud sexual y reproductiva, salud materna, tratamiento de enfermedades no transmisibles y apoyo en salud mental, y organizamos actividades de promoción de la salud. Además, colaboramos en las urgencias, el laboratorio y el servicio de prevención de infecciones del Hospital General de Hauija.

Gobernación de Diala

En Diala, los equipos de MSF abordaron las necesidades de personas desplazadas y retornadas y de las comunidades de acogida, ofreciendo atención primaria, salud mental, salud sexual y reproductiva, tratamiento de enfermedades no transmisibles y promoción de la salud, en Janaqin y en el campo de Aluand, y en los centros de salud de Sinsil, Sadiya, Al Muqdadiya y Jalaula.

Gobernación de Bagdad

En el Centro de Rehabilitación Médica de Bagdad, las actividades se centraron en la rehabilitación de pacientes heridos por violencia o accidente, que comprende manejo del dolor, fisioterapia y salud mental. Tras estallar las protestas masivas en octubre, aumentamos la capacidad de 20 a 30 camas. Además, dimos capacitación en triaje de víctimas en masa a 80 médicos y enfermeros de las urgencias del Hospital Imam Ali de la ciudad de Sadr, que tenían que atender a unos 20.000 pacientes al mes. También iniciamos un proyecto cuyo propósito era proporcionar un tratamiento más corto y sin inyecciones a pacientes con tuberculosis resistente a los medicamentos y reforzamos la capacidad local de diagnóstico de la enfermedad.

Gobernación de Dohuk

Desde el comienzo de los enfrentamientos en el noreste de Siria en octubre hasta finales de 2019, más de 17.000 personas cruzaron la frontera para entrar en Irak. En octubre, organizamos clínicas móviles en el campo de Bardarash y en el centro de recepción fronterizo de Sahela, para proporcionar atención médica general y salud mental.

Gobernación de Di Car

Cuando comenzaron las protestas en las gobernaciones del sur a finales de 2019, MSF inició una respuesta de emergencia en Nasiriya, que incluyó la capacitación del personal local, para que pudiera responder a la afluencia masiva de víctimas. También colaboramos con la preparación de emergencia de puestos de primeros auxilios.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 1.379 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 46,4 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 2003.

En 2019, MSF España era una de las secciones de MSF con actividades en el país. Si quieres conocer más en profundidad nuestro trabajo allí, consulta nuestro ‘Informe de Misiones’.