Back to top

Liberia

Mapa de proyectos MSF Liberia
Vacunaciones contra el sarampión en una epidemia: 
35.200
Pacientes con Ébola tratados: 
145
-A A +A

En Liberia, la epidemia de Ébola prácticamente llegó a su fin en 2015, pero el país sigue necesitando ayuda para hacer frente a los nuevos casos (que no han dejado de producirse) y para reconstruir su sistema de salud.

El sistema sanitario liberiano ya era precario antes del brote de Ébola, y el virus terminó de doblegarlo: muchos hospitales cerraron en 2014 y no llegaron a reabrir, y se cree que un 8% del personal sanitario falleció (y muchos otros dimitieron). En la actualidad, MSF está apoyando al Ministerio de Salud para mejorar el acceso a la asistencia sanitaria.

En mayo de 2015 se declaró formalmente el fin de la epidemia en Liberia, pero en julio y noviembre se registraron nuevos casos. Dentro del Plan Nacional de lucha contra el Ébola del Ministerio de Salud, MSF organizó formaciones centradas en el aislamiento rápido y tratamiento de los pacientes; estas sesiones se impartieron en cuatro distritos del país y en algunos centros de salud de Monrovia, con el fin de reforzar las medidas de prevención y control de infecciones.

En marzo, MSF traspasó la unidad de tránsito de Monrovia a la ONG internacional Comité Internacional de Rescate (IRC); esta unidad se encargaba del diagnóstico, aislamiento y derivación de los pacientes confirmados a los centros de tratamiento; desde enero hasta marzo de 2015, fueron atendidas 81 personas, de las cuales siete resultaron estar infectadas.

En mayo, MSF también traspasó su centro de tratamiento de Monrovia, en este caso al Ministerio de Salud.

MSF también trabajó atendiendo a los supervivientes del Ébola; en Monrovia y el condado de Montserrado, se estima que hay unos 1.000 supervivientes con secuelas, como dolor ocular y de las articulaciones, además del estigma que sufren en sus comunidades. Para responder a esta situación, en enero MSF abrió una clínica especializada en Monrovia, que ofrece consultas ambulatorias y servicios de salud mental, y a la que en 2015 fueron derivadas más de 500 personas. Este centro también atiende a personas que no tienen certificados de curación (eran emitidos por los centros de tratamiento) y que, al no ser oficialmente reconocidas como supervivientes, tienen más dificultades para acceder a la atención médica.

Atención pediátrica en Monrovia

Un 17% de los 1,4 millones de habitantes de Monrovia son niños menores de 5 años. Durante la epidemia, los servicios pediátricos y hospitales cerraron, por lo que las necesidades son grandes. En abril, MSF abrió el hospital pediátrico Bardnesville Junction con el fin de prestar atención pediátrica especializada: cuenta con 74 camas de hospitalización (de las cuales 10 en una unidad de cuidados intensivos), un servicio de urgencias, una unidad neonatal y un centro de nutrición terapéutica. Al finalizar el año, se aumentó la capacidad del hospital hasta las 91 camas.

Respuesta al sarampión

Finalmente, en respuesta al brote de sarampión declarado a principios de 2015 en Monrovia, MSF organizó en marzo una campaña de vacunación de dos días en el distrito de Peace Island, en la que vacunó más de 540 niños. Debido al riesgo continuo que representa el Ébola, MSF eligió emplazamientos de pequeño tamaño e implantó estrictas medidas de control de infecciones. Este protocolo se repitió en mayo, cuando el Ministerio de Salud realizó una segunda campaña de vacunación en todo el país, a la que MSF dio apoyo.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Liberia entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Liberia con 535 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 10,5 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1990.