Back to top

Liberia

Mapa de proyectos MSF Liberia
1.100 
consultas individuales de salud mental
-A A +A

El brote de Ébola en África occidental de 2014 y 2015 tuvo un grave impacto en la Sanidad liberiana, que ya era de por sí frágil y carecía de infraestructuras médicas adecuadas.

Durante la epidemia, murieron en Liberia 4.800 personas, entre ellas 184 profesionales de la salud. Aunque la Sanidad se están recuperando progresivamente, sigue habiendo lagunas importantes, especialmente en áreas donde no llega financiación suficiente; tal es el caso de la atención pediátrica especializada y la salud mental.

En 2015, MSF abrió el Hospital Bardnesville Junction (BJH) en Monrovia, la capital del país y epicentro del brote de Ébola. En 2016, el BJH siguió ofreciendo atención pediátrica especializada y de emergencia, servicios de neonatología y tratamiento de la desnutrición severa con complicaciones; contaba además con una clínica especializada en los supervivientes del Ébola con secuelas (a los que daba atención médica y psicológica). El hospital también ofreció formaciones para personal sanitario y prestó gran atención a las medidas de prevención y control de infecciones, con el fin de permitir, en caso de un nuevo brote de Ébola, la continuidad de los servicios sanitarios.

En septiembre de 2016, la Junta de Enfermería y Obstetricia de Liberia validó este hospital de MSF como centro de desarrollo de capacidades clínicas, y el primer grupo de estudiantes de Enfermería pudo completar su formación práctica en diciembre.

Durante 2016, se llevaron a cabo 8.200 consultas de urgencia en el BJH y 4.500 pacientes fueron hospitalizados. En cuanto a la clínica para supervivientes del Ébola, atendió a unas 600 personas, con una media de 240 consultas al mes; este centro especializado cerró en diciembre y los pacientes fueron derivados a tres clínicas del Ministerio de Salud.

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Liberia entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2016, MSF contaba en Liberia con 161 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 5 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1990.