Back to top

Liberia

En 2018, seguimos dirigiendo un hospital pediátrico en la capital liberiana, para ofrecer atención especializada que incluía cirugía. También trabajamos en centros de salud para hacer que el tratamiento psiquiátrico esté más accesible en el ámbito de la comunidad.

Mapa de proyectos MSF Liberia
5.360  
personas hospitalizadas
1.430 
niños hospitalizados en centros de nutrición
3.500 
personas con malaria tratadas
740 
intervenciones de cirugía mayor
-A A +A

Abrimos el Hospital Bardnesville Junction en Monrovia en 2015 para ayudar a los servicios de salud durante la epidemia de Ébola, con el foco puesto en la atención pediátrica especializada.

En 2018, el hospital atendió a pacientes de entre un mes y 15 años, y recibió algunos de los casos más críticos de una gran zona urbana que tiene cerca de un millón de habitantes. Durante el año, ingresamos a unos 100 pacientes cada semana, con afecciones como malaria, desnutrición aguda severa, diarrea e infecciones de las vías respiratorias. El hospital cuenta con una sala de emergencias, una unidad de cuidados intensivos, una sala de pediatría y otra de nutrición. Además, es un centro de formación clínica de Enfermería.

En enero, iniciamos un programa de cirugía infantil en Bardnesville y realizamos 735 procedimientos durante el año, que incluyeron intervenciones de emergencia y operaciones comunes como reparaciones de hernias pediátricas. Cuando acababa el año, construimos un segundo quirófano para procedimientos especializados que no son fáciles de encontrar en el país, como la cirugía plástica reconstructiva.

También ampliamos nuestro innovador programa de salud mental y atención para la epilepsia en el área de Monrovia, en el condado de Montserrado. A partir del modelo creado por la Organización Mundial de la Salud para llevar la atención psiquiátrica al ámbito comunitario, trabajamos junto con las autoridades sanitarias para proporcionar capacitación y supervisión al personal de cuatro centros de atención primaria, a los que también donamos medicamentos.

El objetivo es que estos ambulatorios puedan tratar afecciones como el trastorno bipolar, la depresión grave, el trastorno de estrés postraumático, la esquizofrenia y la epilepsia. Por su parte, los equipos de agentes de salud se encargaron de identificar a los pacientes en sus comunidades, ayudarlos con su tratamiento domiciliario y concienciar a la población sobre las enfermedades mentales.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2018; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2018, contábamos con 323 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 5,7 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1990.