Back to top

Malaui

El VIH sigue siendo la principal causa de muerte en Malaui. Los equipos de Médicos Sin Fronteras siguieron trabajando para mejorar su detección y tratamiento, en especial en mujeres, adolescentes y otros grupos vulnerables.

Mapa de proyectos MSF Malaui
13.600  
personas con tratamiento ARV de primera línea y 880 con ARV de segunda línea en programas apoyados por MSF
1.520  
personas con tuberculosis iniciaron tratamiento
-A A +A

De las 300.000 personas que viven en el distrito rural de Nsanje, en el sur de Malaui, alrededor de 25.000 tienen VIH. Muchos pacientes llegan al hospital apoyado por MSF en un estadio avanzado de la enfermedad, a pesar de haber recibido tratamiento antirretroviral (ARV). Para hacer frente a este problema, nos centramos en la detección temprana, la administración del tratamiento en el ámbito de la comunidad, la mejora de la atención en el hospital de distrito, el seguimiento posterior al alta y un sistema de derivaciones sólido. Desde que iniciamos este modelo, la cantidad de muertes debidas al VIH avanzado en el hospital se ha reducido a la mitad, a menos del 15% de los pacientes.

En Nsanje, así como en los distritos de Mwanza, Dedza y Neno, organizamos actividades externas en las que colaboran directamente los propios pacientes; también dimos atención en una clínica que integraba servicios de VIH, tuberculosis (TB) y salud sexual y reproductiva, dirigida a casi 6.000 personas que proporcionan servicios sexuales. La mitad de los pacientes tienen VIH y, de estos, el 82% presentan supresión de la carga viral gracias al tratamiento que reciben. En 2019, atendimos específicamente a niñas menores de 18 años, que afrontan dificultades aún mayores para conseguir atención médica, por temor a las consecuencias legales y a la discriminación.

Adolescentes y pacientes en estadio avanzado

En Chiradzulu, seguimos implementando dos modelos diferentes de atención del VIH: “clubes de jóvenes” integrales y “días de clínica intensiva”. En los clubes, ofrecemos a los adolescentes con VIH consultas clínicas, asesoramiento individual, educación para la salud, servicios de salud sexual y reproductiva y sesiones de apoyo en grupo, todo ello en un entorno acogedor donde la presencia de chicos y chicas en su misma situación y las actividades recreativas les animan a respetar su tratamiento.

Por su parte, los “días de clínica intensiva” se organizan en 11 centros de salud a los que damos apoyo en el distrito; se centran en pacientes cuyo tratamiento no funciona o que están en un estadio avanzado de la infección. Les ofrecemos consultas, sesiones de asesoramiento, pruebas de laboratorio y derivaciones hospitalarias.

Prevención y tratamiento tempranos del cáncer cervical

El cáncer de cuello uterino es el tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres de Malaui; representa el 45,4% de todos los tipos de cáncer y mata a más de 2.300 mujeres cada año. Los motivos principales son la alta prevalencia del virus del papiloma humano, causante de este cáncer, y lo insuficiente de los servicios de detección y tratamiento. MSF trabajó en la elaboración de un programa integral de lucha contra el cáncer cervical desde la prevención primaria, secundaria y terciaria. En 2019, ampliamos las actividades de detección e inauguramos un quirófano especializado y una sala de hospitalización en el Hospital Central Queen Elizabeth de Blantyre. Nuestros equipos ofrecen vacunaciones, detección y diagnóstico, tratamiento en distintas etapas del cáncer y cuidados paliativos para pacientes terminales, así como capacitación y orientación para el personal.

Proyecto en la prisión

La población carcelaria presenta tasas más altas de TB y VIH que la población general, debido a factores como el hacinamiento y las demoras en el diagnóstico. En asociación con las autoridades de la cárcel de Chichiri (en Lilongwe), ofrecimos servicios de detección sistemática del VIH y la TB en el ingreso en prisión, durante la estancia y a la salida, así como tratamiento durante el tiempo de reclusión.

Tratamiento de emergencia

En respuesta a las inundaciones en el distrito de Nsanje en marzo de 2019, brindamos apoyo a las autoridades sanitarias locales para proporcionar atención médica general. También limpiamos los pozos afectados, construimos letrinas y duchas, y distribuimos kits de higiene a unas 18.000 personas.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 452 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 11,7 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1986.