Back to top

Papúa Nueva Guinea

Mapa de proyectos MSF Papúa Nueva Guinea
Pacientes con tuberculosis en tratamiento: 
870
-A A +A

En marzo de 2015, Médicos Sin Fronteras comenzó a dar apoyo al hospital Gerehu de Port Moresby, con el objetivo de incrementar su capacidad de detección, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los pacientes con tuberculosis.

Port Moresby se encuentra en el Distrito Capital Nacional, donde viven alrededor del 25% de las personas con tuberculosis (TB) del país. En Gerehu se registran alrededor de 1.500 pacientes con tuberculosis cada año y el número de casos de las formas resistentes a los medicamentos (TB-DR) aumenta sin cesar. La siguiente fase del proyecto es la creación de una unidad específica de TB en el hospital de Gerehu.

En 2015, MSF amplió el programa de TB iniciado en la provincia del Golfo en mayo de 2014, y ahora apoya no solo al Hospital General de Kerema sino también las actividades de promoción de la salud en dos centros médicos. En total, se realizaron más de 2.800 consultas externas y se realizó el diagnóstico a 2.347 personas sospechosas de padecer TB. Sin embargo, al no haber un sistema eficaz de seguimiento, muchos pacientes no completaron su tratamiento, lo cual es muy preocupante ya que estas interrupciones provocan resistencias a los medicamentos. En 2015 se detectaron y trataron 15 casos de TB-DR.

En colaboración con las autoridades provinciales, MSF está desarrollando un modelo descentralizado de atención para que los pacientes no tengan que acudir a un centro médico con tanta frecuencia, y está estudiando también la mejor manera de hacer frente a la tuberculosis en el país.

Víctimas de violencia sexual y doméstica

Las tasas de violencia sexual, de género e intrafamiliar siguen siendo elevadas en la región de Tari y en las llamadas tierras altas. En todo caso, en 2015 MSF traspasó el proyecto de Port Moresby al Departamento Nacional de Salud y hará lo mismo con las actividades en el hospital de Tari. Una vez se hayan completado estos procesos, MSF cesará sus actividades de atención a las víctimas de violencia sexual y doméstica y, a partir de 2016, serán las autoridades sanitarias provinciales quienes dirijan la respuesta para satisfacer las necesidades médicas y psicológicas de las personas afectadas, por lo que las víctimas todavía tendrán acceso a estos servicios vitales.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Papúa Nueva Guinea entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en este país con 226 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 6,9 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1992.