Back to top

Papúa Nueva Guinea

La tuberculosis (TB), la segunda causa de mortalidad en Papúa Nueva Guinea, siguió siendo el desafío fundamental para los servicios de salud del país y nuestro punto de interés en 2018.

Mapa de proyectos MSF Papúa Nueva Guinea
16.500 
consultas externas
1.720 
personas con tuberculosis iniciaron tratamiento
62 
personas con TB multirresistente iniciaron tratamiento
-A A +A

En colaboración con el programa nacional de TB, trabajamos para mejorar los servicios de detección, diagnóstico, inicio del tratamiento y seguimiento en el hospital de Gerehu, en Port Moresby (la capital), y en la ciudad de Kerema, en la provincia del Golfo.

En 2018, nuestra prioridad fue mejorar la atención a los pacientes, la adherencia al tratamiento y las tasas de curación. Teniendo esto en cuenta, abrimos el debate con el Ministerio de Salud sobre la implementación de las nuevas recomendaciones de tratamiento de la Organización Mundial de la Salud.

El equipo en Port Moresby trabajó en el seguimiento de los pacientes y en actividades externas para fomentar, facilitar y mejorar la adherencia al tratamiento. La cifra de pacientes que atendimos aumentó durante el transcurso del año, indicio de la creciente aceptación de que goza MSF y al mismo tiempo de la falta de servicios de detección y diagnóstico en la capital.

También ampliamos nuestras actividades móviles: enviamos clínicas a zonas remotas de la provincia del Golfo y brindamos un mejor acceso al diagnóstico y al tratamiento para los pacientes que anteriormente habían sido excluidos de estos servicios por motivos geográficos, económicos o culturales. El modelo descentralizado de atención supone que los pacientes no tienen que acudir a un centro médico con tanta frecuencia.

También introdujimos mejoras en la calidad de la atención, con la integración de pruebas de VIH, un mayor hincapié en el asesoramiento y un control más riguroso de los pacientes, sus tratamientos y los posibles efectos secundarios.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2018; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2018, contábamos con 175 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 4,6 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1992.