Back to top

Rusia

En 2020, Médicos Sin Fronteras siguió proporcionando medicamentos y asesoramiento técnico para ayudar en el tratamiento de pacientes con las formas más graves de tuberculosis (TB). Además, iniciamos varias actividades nuevas.

Mapa de proyectos MSF Rusia
-A A +A

Durante la pandemia de COVID-19, MSF brindó asistencia a pacientes con TB resistente a los medicamentos (TB-DR), que consistía en apoyo alimentario e información sobre las medidas de prevención del contagio. También donamos material de laboratorio a organizaciones que colaboraban con el Ministerio de Salud en la realización de las pruebas de COVID-19.

Además de nuestro trabajo de colaboración permanente con el Ministerio de Salud regional de Arcángel, la Universidad Estatal de Medicina del Estado del Norte y el Dispensario Clínico Especializado en Tuberculosis de Arcángel, llegamos a un acuerdo técnico con el Centro Regional de Control de la TB en Vladímir, para aprovechar la experiencia existente y colaborar en la implementación de regímenes de tratamiento novedosos cortos y totalmente orales. La Junta de Revisión Ética de MSF y el Comité de Ética de la Investigación de la Universidad aprobaron un estudio sobre los regímenes orales cortos para la TB-DR, y se preveía que la inscripción de pacientes comenzara a principios de 2021. El propósito del estudio en Arcángel y Vladímir es proporcionar evidencias científicas de cara al futuro desarrollo de la política sobre TB en Rusia y aumentar la variedad de modelos eficaces de tratamiento tolerables para los pacientes.

En Moscú y San Petersburgo, trabajamos con dos organizaciones de la sociedad civil que ofrecen atención médica de gran calidad a personas vulnerables, incluidas las que tienen VIH. Las personas excluidas de las clínicas son atendidas en unidades fijas y móviles de estas organizaciones. Durante la pandemia de COVID-19, también les ofrecimos capacitaciones, promoción de la salud sobre medidas de prevención y apoyo material para la higiene, además de proporcionar equipos de protección individual para las personas vulnerables a las que estas organizaciones estaban atendiendo. Las capacitaciones estaban adaptadas para poder ofrecerse online.
 

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2020; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2020, contábamos con 20 profesionales,* entre personal nacional e internacional, y gastamos 1,3 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1992.

* La cifra de personal equivale al total de puestos a tiempo completo o FTE (del inglés full-time equivalent). Por ejemplo, dos personas a media jornada equivalen a un FTE.