Back to top

Ucrania

2017, tercer año de conflicto en el este de Ucrania, siguió marcado por la gran escasez de atención médica para las personas que viven a lo largo de la línea del frente, debido a la interrupción de los servicios y los daños sufridos por las infraestructuras.

Mapa de proyectos MSF Ucrania
26.800  
consultas externas
120 
pacientes con hepatitis C iniciaron tratamiento
44 
pacientes con TB-MDR iniciaron tratamiento
-A A +A

En el este de Ucrania, ampliamos el programa de clínicas móviles y trabajamos en un total de 28 localizaciones. Estos equipos ofrecieron atención primaria y apoyo psicológico a las personas que viven en la zona de conflicto o en sus inmediaciones, así como a los desplazados internos. La mayoría de los pacientes son enfermos crónicos que tienen más de 50 años.

Además, impartimos formaciones sobre apoyo psicológico, para ayudar a los trabajadores sanitarios y los docentes que viven y trabajan en la zona de conflicto.

Hepatitis C

Pusimos en marcha un programa para pacientes con hepatitis C en la región de Mykolaiv y ofrecimos tratamiento con dos eficaces antivirales de acción directa, el daclatasvir y el sofosbuvir, además de pruebas de diagnóstico, apoyo al paciente y servicios de educación y asesoramiento. Algunos pacientes presentan infecciones concomitantes con VIH o siguen tratamientos sustitutivos de la dependencia a opiáceos, mientras que otros son profesionales sanitarios que se infectaron con el virus.

Traspaso del programa de TB-DR en cárceles

A finales de noviembre, transferimos a las autoridades el programa de atención a pacientes con tuberculosis resistente que veníamos desarrollando en cárceles de las provincias de Dnipró y Donetsk. Con el fin de garantizar la continuidad de la atención, se estableció un plan individualizado para cada paciente, en el que se incluye la medicación que cada uno deberá seguir hasta finalizar su tratamiento. También trabajamos para abrir un nuevo programa en Zhytómyr, destinado a tratar la TB-DR en la población general.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Ucrania entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2017, contábamos en Ucrania con 150 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 5,7 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1999.

Historia de una paciente

Bajtilie Ajmadulova tiene 73 años y vive en Granitne, un pueblo situado en primera línea del frente del este. Sus hijos y las familias de estos tuvieron que dejar sus casas, después de que fueran dañadas en los bombardeos y se hundieran los tejados.

Con la ayuda de organizaciones de la sociedad civil, están reconstruyendo lentamente sus casas, pero Bajtilie aún duerme vestida con ropa de calle, por temor a que las bombas los obliguen a refugiarse en su oscuro y estrecho sótano.

Después de un intenso bombardeo en 2015, Bajtilie comenzó a perder la voz y ahora apenas susurra. No entiende por qué ha sucedido esto. También tiene hipertensión y, para evitar que su salud se deteriore, recibe asesoramiento médico gratuito y medicamentos del personal médico y de enfermería de una de las clínicas móviles de MSF, que visita el pueblo dos veces por semana.