Back to top

Uganda

En 2017, seguimos centrados en responder a las necesidades médicas de los refugiados y mejorar la salud sexual y reproductiva y la atención a personas con VIH y tuberculosis.

Mapa de proyectos MSF Uganta
520 millones 
de litros de agua distribuidos
304.600  
consultas externas
8.900 
consultas individuales de salud mental
810 
víctimas de violencia sexual
770 
pacientes con VIH en tratamiento ARV de primera línea y 740 de segunda línea
-A A +A

Asistencia a los refugiados de Sudán del Sur

En 2017, siguió llegando un gran número de refugiados procedentes del cinturón meridional de Sudán del Sur (región de Gran Ecuatoria). En agosto, un millón de personas —el 85% de las cuales eran mujeres y niños— habían cruzado la frontera, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados. A pesar de los esfuerzos de las autoridades ugandesas y otras organizaciones, el envío de ayuda resultó insuficiente para satisfacer las necesidades urgentes de tantas personas.

Desarrollamos una amplia variedad de actividades para prestar ayuda a los refugiados. En el distrito de Yumbi, en los asentamientos de Bidi Bidi, Imvepi, Palorinya y Rhino, nuestros equipos atendieron más de 273.773 consultas de salud primaria, tuvieron ingresados a 3.574 pacientes en las instalaciones que administramos, asistieron 712 partos y ofrecieron apoyo y atención de salud mental a 786 víctimas de violencia sexual. Además, se vacunó a quien lo necesitaba y se organizó la vigilancia epidemiológica. El equipo de logística trabajó para mejorar la disponibilidad de agua potable y suministró una media de dos millones de litros de agua diarios en el momento álgido de la intervención.

Mejora de la atención al VIH y la TB

Se estima que 1,2 millones de personas están infectadas con VIH en Uganda. A pesar de los avances logrados, el diagnóstico y tratamiento del VIH siguen siendo un problema de salud pública en grupos específicos de personas, como las comunidades de pescadores, los niños y los adolescentes.

En 2015, pusimos en marcha un proyecto para mejorar el acceso a las pruebas y tratamiento del VIH y la tuberculosis en los puntos de desembarco de pescadores en los lagos Edward y George.

También ofrecimos un servicio de monitorización de la carga viral en el punto de atención que tenemos en el hospital regional de Arua; esta prueba permite detectar si el paciente que recibe antirretrovirales tiene que cambiar a la segunda línea de tratamiento por fracaso de la primera. A finales de 2017, 739 personas recibían ARV de segunda línea en Arua. Por otra parte, también proporcionamos pruebas de resistencia a los medicamentos así como nuevos fármacos, que permitieron que 10 nuevos pacientes iniciaran tratamiento de tercera línea. Además, reforzamos el apoyo clínico y psicosocial para pacientes con VIH, especialmente en el caso de los adolescentes, para ayudarlos en la adherencia a un tratamiento que es de por vida.

Salud sexual y reproductiva para adolescentes

Los adolescentes son particularmente vulnerables a los riesgos potencialmente mortales asociados a los embarazos no deseados, el VIH y las enfermedades de transmisión sexual, ya que apenas hay concienciación sobre estos peligros y apenas hay servicios de salud y asesoramiento adaptados a los jóvenes. En 2015, pusimos en marcha un centro para adolescentes en la ciudad de Kasese, que ofrece salud sexual y reproductiva y organiza actividades de sensibilización y recreativas, que aspiran a animar a los adolescentes a acudir a consulta. En 2017, se había atendido a 30.852 adolescentes y a 20 víctimas de violencia sexual.

Respuesta a un brote de Marburg

Entre finales de octubre y principios de diciembre, respondimos a un brote de fiebre de Marburg en los distritos de Kween y Kapchorwa, en este del país. Nuestros equipos establecieron dos centros de tratamiento de 10 camas cada uno, capacitaron al personal sanitario y ayudaron a las autoridades sanitarias con las actividades de vigilancia epidemiológica, promoción de la salud en la comunidad y seguimiento de la enfermedad.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Uganda entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2017, contábamos en Uganda con 897 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 18,2 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1986.