Back to top
28.10.2020

Burkina Faso atraviesa la crisis humanitaria que más rápido crece en el mundo

Dos años de una violencia extrema y en aumento entre grupos armados en el norte y este del país ha obligado a huir a más de un millón de personas de sus hogares. Miedo, traumas, intentos de suicido… tratamos de aliviar sus cicatrices invisibles.

Burkina Faso
-A A +A

Era un lunes por la noche de julio cuando hombres armados llegaron a la aldea de Fondioaga, en el este de Burkina Faso, y mataron a un miembro de la comunidad. A la mañana siguiente regresaron, asesinando a un segundo hombre, antes de continuar su matanza en un pueblo vecino.

“Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que si nos quedábamos, matarían a todos. Así que huimos con nuestras esposas, nuestros hijos y nuestros padres ”, dice O.K., de 45 años. Se escapó con su familia al pueblo de Matiaocoli, a 25 kms de distancia. “Dejamos nuestras pertenencias y animales y no sabemos si todavía estarán allí cuando regresemos a casa. Aquí no tenemos nada en absoluto. Es agotador. Estamos cansados ​​de las preocupaciones“.

La crisis humanitaria de s rápido crecimiento en el mundo se está desarrollando en Burkina Faso. En los últimos dos años, la escalada de violencia de los grupos armados en el norte y este del país ha obligado a más de un millón de personas a huir de sus hogares. Casi la mitad de ellos han sido desplazados desde principios de este año, tras un aumento de los ataques.

La mayoría vive en condiciones precarias, con acceso limitado a agua, alimentos, refugio adecuado y atención médica, y con el temor constante de nuevos ataques. Durante la actual temporada de lluvias, las personas desplazadas y las comunidades de acogida se enfrentan a desafíos adicionales, incluidos los crecientes índices de malaria y desnutrición.

 

Otro problema de salud es menos visible, pero igualmente devastador.

“Las personas que han presenciado un ataque violento a menudo están traumatizadas. Primero se preguntan: "¿Por qué me pasa esto a mí?". Luego, a menudo se sienten culpables porque sobrevivieron o no pudieron salvar a otros. Su sufrimiento es aún peor cuando se ven obligados a huir de sus hogares ”, explica nuestra psicóloga, Issaka Dahila.

Ante la violencia y el desplazamiento, las personas reaccionan y se adaptan de diferentes formas. Algunos se las arreglan gracias al apoyo familiar o comunitario. Otros intentan reprimir y contener sus emociones.

“Vemos personas que vienen a nosotros días, semanas o incluso meses después con quejas persistentes como tristeza, miedo, negación o enfado”, dice Dahila. “A veces les escuchamos decir: '¡No valgo nada! Mi vida no tiene sentido”. Algunas personas tienen dificultades para ver el futuro por sí mismas. Algunos incluso quieren terminar con sus vidas. Este verano, una joven madre de un niño de un año se suicidó después de que hombres atacaran su aldea y mataran a su esposo”.

La decisión de una persona de poner fin a su vida puede ser el resultado de un sufrimiento psicológico que ya no puede soportar. Desde su perspectiva, la única forma de detener este sufrimiento, este dolor perpetuo, es suicidarse o intentar suicidarse. Aunque estos casos no ocurren con frecuencia, ilustran el trauma que están experimentando las personas afectadas por esta violencia. El número de pacientes con problemas de salud mental aumenta durante los conflictos; en promedio, el 5% por ciento de las personas desarrollan trastornos mentales graves y el 17%, trastornos leves y moderados.

 

Personal MSF en un centro de salud. Burkina Faso.

Para ayudar a aliviar el sufrimiento de las comunidades desplazadas y de acogida, iniciamos actividades de salud mental en la región oriental de Burkina Faso a finales de 2019.

De julio a septiembre, 128 personas asistieron a consultas individuales y 4.391 sesiones grupales de salud mental. Mientras que algunos acuden a nuestras clínicas directamente para buscar ayuda, muchos después son derivados a otros servicios médicos.

“Cuando nos reunimos con los pacientes por primera vez, describen síntomas físicos, como problemas para dormir, dolores de cabeza, latidos cardíacos más fuertes o sentirse asustados sin razón aparente. Generalmente, las personas identifican mejor los problemas físicos que los psicológicos y emocionales”, dice Dahila.

Dice que los niños tienen su propia forma de reaccionar ante la violencia y el desplazamiento que han presenciado y experimentado. Algunos muestran signos como mojar la cama y tener pesadillas, pero otros lo negarán. También pueden usar juegos para reproducir el evento traumático.

Nuestro equipo de salud mental en Burkina Faso ofrece una serie de servicios para aliviar el sufrimiento psicológico de las personas afectadas por la violencia, el conflicto o el desplazamiento. Estos incluyen sesiones de asesoramiento individual, familiar y grupal, donde los especialistas en salud mental se enfocan en los mecanismos de afrontamiento y la construcción de resiliencia.

También se abordan cuestiones y enfermedades específicas, como la violencia sexual, el VIH / SIDA y la desnutrición. Para las personas que han experimentado recientemente un evento traumático, nuestros especialistas en salud mental ofrecen ‘primeros auxilios psicológicos’, una técnica diseñada para reducir la aparición de un posible trauma psicológico.

Así, estamos llevando a cabo sesiones de sensibilización sobre la importancia de la salud mental, pero no todos los que la necesitan buscan ayuda. Un problema es la dificultad que enfrentan las personas para acceder a los servicios de salud mental en áreas remotas e inseguras. Otro desafío es el estigma que todavía se asocia a menudo con los problemas de salud mental en Burkina Faso.

 

  • El nombre se oculta por motivos de seguridad.

Comenzamos a trabajar en Burkina Faso en 1995.

En la actualidad, nuestros equipos brindan asistencia médico-humanitaria a las comunidades desplazadas y de acogida en las regiones Este, Sahel, Norte y Centro Norte. Esto incluye atención médica primaria y secundaria, campañas de vacunación, agua, saneamiento e higiene y distribuciones ad hoc de artículos básicos de socorro.

En el este de Burkina Faso, hemos brindado atención médica pediátrica y materna en dos hospitales de distrito y seis puestos de salud en Fada y Gayeri desde 2019. También brindamos servicios de salud mental, llevamos a cabo campañas masivas de vacunación y hemos establecido una red de trabajadores de salud comunitarios capacitados para tratar enfermedades comunes y para detectar y derivar pacientes que requieran atención médica urgente. Además, hemos estado trabajando para mejorar el acceso al agua, inicialmente a través del transporte de agua y luego mediante la perforación y reparación de pozos.